Publicidad

Principio de acuerdo en Mercedes Vitoria

La dirección de la planta de Mercedes en Vitoria y los sindicatos UGT, CCOO, Ekintza y USO han alcanzado hoy un principio de acuerdo en la negociación del convenio colectivo que garantizaría la fabricación de la nueva furgoneta VS20 y la continuidad de esta fábrica.
-
Principio de acuerdo en Mercedes Vitoria

El presidente del comité de empresa, José Antonio Moreno (UGT), ha adelantado que en virtud de este acuerdo, que deberá formalizarse el próximo martes, la dirección de la multinacional automovilística se ha comprometido a invertir 170 millones de euros en la planta vitoriana y 340 millones para la fabricación de troqueles, herramientas e infraestructuras, la mayoría de las cuales quedaría en el tejido industrial vasco.

Mercedes también ha prometido que en 2012 comenzaría a contratar a un mínimo de 300 personas, número que podría incrementarse hasta más de 400 en función de las necesidades de producción.

De estos empleos, 300 se convertirían en fijos si la planta alcanza las 100.000 unidades anuales de producción, han informado fuentes de CCOO, que han asegurado que las condiciones del preacuerdo están "por encima" de las alcanzadas en otras fábricas de automóviles.

El convenio, que tiene una duración de cinco años, contempla un incremento salarial 2,5 por ciento anual fijo, más una paga de 100 euros no consolidable en 2011, 2012, 2013 y 2014; en 2015 la subida sería de IPC real más el 0,25 por ciento, y una paga de 250 euros no consolidables.

El representante de UGT ha explicado que las negociaciones han sido "difíciles", con "muchos puntos de fricción", y ha asegurado que el acuerdo se someterá a un referéndum de todos los trabajadores.

Además, el texto debe ser oficializado por el resto de los sindicatos (ELA, LAB, ESK y CGT), ha asegurado, que no han participado en la negociación y que, a su juicio, "se han marchado voluntariamente", porque "nadie les ha echado".

ELA, LAB, ESK y CGT no están presentes en las negociaciones desde julio pasado, cuando la dirección y el comité de empresa rompieron las conversaciones, tras lo cual Mercedes siguió negociando, de forma separada, con UGT, CCOO, Ekintza y USO, que representan al 51 por ciento de la plantilla.

Por su parte, los cuatro sindicatos que no han participado en la negociación han celebrado hoy una asamblea general para analizar la situación y fijar sus posturas sobre las negociaciones.

En este sentido, el representante de EA en el comité Igor Gevara (ELA) ha criticado la forma en la que se han llevado a cabo las conversaciones, ya que el marco del diálogo "debe ser la mesa de negociación", ha asegurado. Por ello, ha anunciado que los cuatro sindicatos ausentes en la firma del preacuerdo continuarán insistiendo a la dirección para que abra la mesa negociadora.

Gevara ha reconocido que ha sabido de la existencia de un preacuerdo por los medios de comunicación y ha afirmado que los trabajadores de ELA, LAB, Ekintza y USO se sienten "marginados" pese a representar al 49 por ciento de los empleados.

El conflicto en la planta de Mercedes, que da trabajo a unos 3.200 empleados, comenzó el pasado mes de junio, cuando la empresa condicionó la viabilidad de la futura planta a la fabricación de la nueva furgoneta VS20 que sustituiría a partir de 2014 a las que actualmente se ensamblan en Vitoria, los modelos Vito y Viano.

En un principio, Mercedes propuso una reducción del 10 por ciento de los gastos de personal respecto a los de 2008, un planteamiento que fue rechazado por los sindicatos. 

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.