Publicidad

Los coches dejarán de circular por Madrid: medidas aún más restrictivas con Carmena

El recién llegado Gobierno de Manuela Carmena endurecerá las medidas para episodios de alta contaminación en Madrid: la limitación a 70 km/h en la M-30 o la restricción de acceso y aparcamiento en la zona centro podría tener luz verde con mayor frecuencia.
Alejandra Otero -
Los coches dejarán de circular por Madrid: medidas aún más restrictivas con Carmena

El pasado 1 de marzo, el Ayuntamiento de Madrid puso en marcha un renovado protocolo de actuación para episodios de alta contaminación con duras medidas restrictivas para los vehículos que circulen por la capital. No obstante, éste no ha sido activado en la capital de España hasta la fecha, algo que podría cambiar con el gobierno de Manuela Carmena, en el cargo desde junio de 2015. El equipo de la nueva alcaldesa prevé endurecer estas medidas a fin de mejorar la salubridad del aire madrileño y evitar una posible multa de la UE por exceder los límites de dióxido de nitrógeno impuestos por el gobierno comunitario.

Protocolo de acción, ¿en qué consiste?

Según el plan aprobado por Ana Botella el pasado marzo, se establecen en Madrid dos niveles previos, uno de aviso (dos mismas estaciones de medición que superen los 250 microgramos de dióxido de nitrógeno durante dos horas consecutivas) y otro de preaviso (dos mismas estaciones que pasen de los 200 microgramos de dióxido de nitrógeno durante dos horas consecutivas).

De esta manera, el protocolo de acción se llevará acabo de la siguiente manera: el primer día de preaviso, no se lleva a cabo ninguna medida. El segundo día de preaviso o el primer día de aviso se limitará la velocidad en la M-30 y en las autovías de acceso a la capital a partir de la M-40 a 70 km/h. Por su parte, el tercer día de preaviso o segundo de aviso se pasará a prohibir el aparcamiento en las zonas de estacionamiento regulado excepto a los residentes. Finalmente, el cuarto día de preaviso y tercero de aviso el tráfico quedará restringido en la almendra central –interior de la M-30 y la propia M-30- a la mitad de vehículos. El acceso de los mismos se controlará según matrícula: si es día impar, los coches de matrícula impar no podrán circular; si es día par, los coches que cuentan con matrícula par tendrán prohibido el acceso a la zona central de Madrid. Ello se aplicará también a los taxis que libren ese día.

¿Qué cambios introduce el gobierno de Manuela Carmena?

El protocolo en vigor estipulaba que, para que entren en acción las medidas de actuación, el límite, ya sea de 200 o 250 microgramos, debe superarse durante dos horas consecutivas en la misma estación de medición. No obstante, a partir de ahora, el protocolo tendrá luz verde en el momento en el que dos estaciones de una misma zona estén por encima del límite durante dos horas consecutivas.

Todo lo que se considera la almendra central de Madrid, es decir la zona delimitada por la M-30, es el área más conflictiva. Sólo ésta, en la que viven 1,1 millones de madrileños, cuenta con 10 estaciones de medición, por lo que es más que probable que las medidas entren en acción con frecuencia en dicha delimitación.

La segunda novedad tiene que ver con los niveles, tanto en fase de aviso como de preaviso, que serán menores a los 200 y 250 microgramos respectivamente, aunque el Ayuntamiento no ha facilitado aún cifra exacta.

Desde el Ayuntamiento lo han dejado claro ‘el nuevo protocolo para episodios de alta contaminación es más exigente y plantea intervenir mucho antes y con medidas más intensas’.

¿Por qué los coches son los más perjudicados?

Madrid lleva desde 2010 incumpliendo los límites de calidad del aire impuestos por Europa en lo que toca al dióxido de nitrógeno, partícula emitida por motores de combustión Diesel. En 2013, el Gobierno comunitario ya avisó a la capital española de que era necesario que tomasen medidas de reducción de contaminación para cumplir los niveles exigidos.

Si bien el índice de dióxido de nitrógeno ha descendido los últimos años a 35 microgramos por metro cúbico, lo que se cifra por debajo del límite legal de la UE -40 miligramos-, el año pasado seis de las 24 estaciones ubicadas en Madrid rebasaron el nivel anual y cinco no cumplieron el límite horario. La concejala de Medio Ambiente, Inés Sabanés, ha explicado que Madrid dispone de una única oportunidad para evitar la multa de la Unión Europea.

Éste es el principal motivo del exigente plan que impedirá la libre circulación de coches en la urbe madrileña. Junto a la restricción del tráfico, se sumarán otras medidas como la de aumentar el porcentaje de la flota de autobuses no contaminantes de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) -que se fija a día de hoy en un 50 por ciento- o a los vehículos de carga y descarga, para lo que se está preparando un programa piloto de vehículos eléctricos.

Por último, Sabanés ha confirmado que se invertirá un total de 670.000 euros en la renovación de la red de medidores de contaminación con el objetivo de que las lecturas sean más homogéneas, aunque su ubicación no variará. 

Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.