Publicidad

Arnold Schwarzenegger y sus coches, menudas joyas las de Terminator…

Hacemos un repaso por el extenso garaje del actor Arnold Schwarzenegger: desde su colección de Hummer hasta su Bugatti Veyron. ¡Mucha joya sobre ruedas en el menú!
Alejandra Otero -
Arnold Schwarzenegger y sus coches, menudas joyas las de Terminator…

Terminator, Conan, poli de guardería, gobernador de California… las facetas de Arnold Schwarzenegger son tantas como las monturas que le hemos visto lucir a lo largo de estos años. El actor austriaco ha vuelto a ser el T-800 en la última entrega de Terminator: ya van cuatro, a pesar de contar con 67 primaveras. Aprovechando su regreso a la gran pantalla, ya nos lo avisó con su ‘Volveré’, hemos querido hacer un repaso de todos los coches que ha lucido el actor que no son pocos. Nótese que, a pesar de su compromiso con la capa de ozono, ninguna de sus posesiones sobre ruedas es precisamente amiga del medio ambiente…

A Terminator le gustan grandes

Al hablar de Schwarzenegger y coches es de obligada mención el Hummer. La estrella austriaca llegó a tener una flota de ocho de estos mastodontes, siendo la gran mayoría modelos H1, aunque también tonteó con el ‘hermano mediano’, el H2. El bueno de Arnold se tuvo que deshacer de ellos en 2006, después de que, como gobernador de California, impusiera unas draconianas medidas medioambientales en el estado. Había que predicar con el ejemplo. Su flota Hummer estaba valorada en nada menos que 750.000 dólares -unos 689.000 euros-.

Arnold Schwarzenegger, Hummer H1

Al tener que dar boleto a sus Hummer, a Schwarzenegger el entró morriña de gigantes sobre ruedas, así que en 2013 se hizo con un impresionante Mercedes Unimog. Se trataba de una versión U1300 restaurada y modificada por Mertec GmbH expresamente para el actor, utilizando como base un chasis de 1977 del modelo de alemán. El Unimog de ‘Schwarze’, que escondía bajo el capó un turbodiésel de 6.4 litros y 320 CV, disfrutaba de bondades como nuevas defensas delanteras, una cabrestante con control remoto, barras antivuelco, sistema de iluminación adicional y una banqueta en la plataforma de carga con cinturones de seguridad para tres pasajeros. Con él estuvo sólo un año, ya que lo puso a la venta en septiembre de 2014 a un precio de 208.205 euros.

La cosa no acaba ahí. Siguiendo con esa predilección por los gigantes militares, la estrella austriaca ha tenido en su haber vehículos que estuvieron de servicio, como un Dodge M37 -vehículo que utilizaron las tropas norteamericanas en la II Guerra Mundial y en Vietnam-, o un tanque. Sí, como lo lees: Schwarzenegger adquirió en una subasta benéfica un M47 Patton que participó en la Guerra de Corea.

Aunque también los deportivos…

Junto a su pasión por los todoterrenos superlativos, Arnold Schwarzenegger bebe los vientos por los superdeportivos. Y hay, o ha habido, muchos en el garaje del ex gobernador de California. Empezar por uno es por complicado, pero lo haremos por inercia con el que ha sido bautizado como rey de todos los deportivos: el Bugatti Veyron. El ya desaparecido megadeportivo galo, en su versión Grand Sport Vitesse, fue escogido por el artista, que ha disfrutado en múltiples ocasiones de sus 1.001 CV por las carreteras californianas.

Arnold Schwarzenegger, Bugatti Veyron Grand Sport Vittesse

Tirando de sabor americano, otra de sus joyas con exceso de caballos es el Dodge Challenger SRT: en naranja y con las franjas en negro al estilo Mopar, este musculado deportivo, y su motor de 425 CV, le quedaba como anillo al dedo. Pero hay más, aunque volvemos de nuevo a Europa. Porsche 911 hay muchos, pero como el Turbo ninguno. Y claro, bien lo sabe Arnold que no dudó en hacerse con uno en su versión descapotable. El gusto por los modelos británicos lo encontramos en dos Bentley que también ha guardado en su garaje: el Continental Supersports y el Continental GTC. Y para terminar, ‘Schwarze’ también se hizo no hace mucho con un Mercedes SLS AMG, con el que ha sido visto paseando orgulloso por calles de Hollywood.

Gallina vieja hace un caldo estupendo

Como guinda del pastel, en el impresionante garaje del actor encontramos dos joyas clásicas. La primera y más reseñable es un Mercedes Excalibur. Este automóvil se fabricó en EE.UU. a partir de 1964 utilizando como base la línea del Mercedes 500 SSK de la década de los 30, para el que no se acuerde, el coche que conducía Adolf Hitler. Esta belleza de los años 30 cobra vida gracias a un motor V8 de origen Corvette de 5,4 litros y 335 CV.

Arnold Schwarzenegger, Cadillac clásico

¿Más? Pues sí, aunque hay que remontarse a años atrás: cuando Arnold empezaba a saborear las mieles del estrellato, tras interpretar al lado más oscuro del T-800 en la primera película de Terminator, presumía de un precioso Cadillac clásico blanco. Con él fue fotografiado en 1985 por las playas de Santa Mónica (California). 

Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.