Publicidad

Llegan los radares de velocidad media

Los rádares que estipulan la velocidad media del vehículo midiendo la distancia y el tiempo de recorrido llegan a España. En Cataluña se ha anunciado la ubicación de estos dispositivos en 35 tramos entre 2008 y 2010. Por ahora, algunos se disponen en pruebas en carreteras de Madrid y Barcelona.
-
Llegan los radares de velocidad media
Cataluña mantiene su cruzada para combatir la siniestralidad en carretera. A partir de este año, no sólo detectarán el exceso de velocidad los radares colocados ya en las vías de la comunidad o los Mossos d’Esquadra, además se dispondrá un nuevo tipo de radar, innovador en suelo español, que mide la velocidad media a través de dos parámetros: la distancia y el tiempo que tarda el vehículo en cubrir la misma.

Cataluña mantiene su cruzada para combatir la siniestralidad en carretera. A partir de este año, no sólo detectarán el exceso de velocidad los radares colocados ya en las vías de la comunidad o los Mossos d’Esquadra, además se dispondrá un nuevo tipo de radar, innovador en suelo español, que mide la velocidad media a través de dos parámetros: la distancia y el tiempo que tarda el vehículo en cubrir la misma.

Cuando al conseller se le pregunta en qué lugares se dispondrán los nuevos radares, éste contesta que no se ha decidido aún, pero que seguramente se colocarán en los tramos en los que la siniestralidad esta directamente relacionada con el exceso de velocidad.

Además, el Govern de Cataluña realizará strong>otras medidas para alcanzar el objetivo de reducir las muertes en carretera al 50 por ciento. Una meta no muy lejana si se tiene en cuenta que desde el año 2000 esta cifra se ha reducida en un 42 por ciento, pasando de 5.145 muertos y heridos graves a 3.419 en 2006. Se reforzarán los controles de alcoholemia y estupefacientes, se añadirán 91 radares, entre fijos y móviles, a los ya existentes y se pondrán en marcha tres carriles VAO para vehículos de alta ocupación.

El Radar de control de velocidad media de tramo, también conocido como SPECS, ésta en tramos de entre 8 y 12 kilómetros de longitud.

Entre dicha distancia, se ubican dos dispositivos en cada uno de los carriles que van equipados con cámaras fotográficas digitales que incorporan un sistema de reconocimiento de matrícula (OCR) y un reloj. Cuando el coche pasa por el primer radar, éste anota la hora y, kilómetros después, el siguiente dispositivo, vuelve a reconocer la matrícula y la hora a la que discurre dicho vehículo. Ambos sistemas envían la información al centro de gestión de tráfico, donde un sistema informático calcula el tiempo recorrido y, por tanto, la velocidad empleada.

Si el tiempo de recorrido y, en consecuencia, la velocidad media del coche analizado supera el límite permitido, se procede a la sanción. Según expone la DGT este sistema es mucho más fiable ya que no puede ser detectado por los antirradares y no se permite eludirlo simplemente con levantar el pie del acelerador en un punto determinado.

Su implantación, en pruebas en algunos tramos de nuestras carreteras, está en vías de estudio, ya que el principal obstáculo lo presenta el vigente marco legal que obliga, para expedir la sanción, señalar el punto kilométrico exacto en el que el conductor cometía la infracción.

No sólo las carreteras catalanas están realizando pruebas con estos dispositivos. En Madrid hay dos de estos radares: uno situado en plena M-30 entre la altura de Alfonso XIII y plaza de Castilla y otro en la A-1, carretera de Burgos, en un tramo cuya longitud llega a los 12,1 kilómetros.

Toda la información la tienes en Todoradares.com.

Desde el 24 de agosto de 2007 hasta el 14 de febrero del presente año, un radar fijo mal calibrado situado en un tramo de la autovía entre Tarargona y Reus (T-11) puso centenares de multas erróneamente. Varios de los sancionados mostraron su desacuerdo con la multa alegando el mal funcionamiento del dispositivo. Uno de ellos, aseguró que discurría a 80 km/h por ese punto (cuando la velocidad máxima permitida asciende a los 100 km/h) ya que conocía la ubicación de dicho radar. A pesar de su prudencia, recibió la sanción.

Ante la imposibilidad del Server Català de Trànsit para determinar qué vehículos realmente sobrepasaron la velocidad permitida, éste ha determinado retirar todas las multas y, a aquellas personas que pagaron la sanción, se devolverles el dinero.

El radar loco: no te pierdas este vídeo.

Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.