Publicidad

Llega el sistema anti-kamikaze

La empresa granadina Viadimensión ha desarrollado y patentado un badén inteligente, que sólo se activa cuando detecta que el coche supera la velocidad permitida, y un dispositivo de pinchos 'anti-kamikaze' que brotan del suelo en el momento en que un conductor circula muy rápido en sentido contrario.
-
Llega el sistema anti-kamikaze

Los responsables de ambos sistemas de seguridad vial son el empresario pacense Benigno Guerrero y el granadino Armando García, que hace tres años decidieron lanzarse al desarrollo de estas dos patentes a pesar de la falta de apoyo. El sistema del badén inteligente requiere de la construcción de un hueco de unos 20 centímetros de profundidad en la calzada para que pueda ser instalado y en el que permanece ‘oculto’ hasta que detecta que un vehículo circula por encima de la velocidad permitida, han explicado los empresarios.

En ese momento sube una plataforma similar a la de los badenes tradicionales que ‘molesta’ al conductor imprudente, si bien han asegurado que su altura cumple con la normativa establecida por el Ministerio de Fomento. El primer prototipo de este badén automático ya se está probando en la localidad granadina de Otura, donde ‘en tan sólo un mes desde que se instaló casi la totalidad de los coches han reducido la velocidad’, han subrayado.

Además de que el dispositivo cuenta con un sistema de señales luminosas que advierten de su presencia a los conductores, una de las principales ventajas de este badén con respecto a otros se encuentra en su capacidad para detectar el paso de ambulancias o coches de bomberos y permanecer desactivado a su paso. ‘Esto se consigue si el Ayuntamiento de la localidad que adquiera el sistema instala un sencillo aparato inhibidor en estos vehículos’, ha indicado Guerrero, quien ha aseverado que los gobiernos locales de Barcelona, Oviedo, Santander y Valencia han manifestado su interés por el badén.

El ‘problema’ es la falta de capital con que cuentan estos empresarios para la producción masiva de los mecanismos, cuyo precio actualmente ronda los 20.000 euros, si bien se están haciendo ensayos con otros materiales más baratos que abaratan el coste a la mitad, ha apuntado García.

‘Necesitamos apoyo, somos una alternativa de generación de empleo que podría quitar carga de trabajo de sectores en crisis como la construcción’, han reseñado los dos socios, que han mostrado su disposición a estudiar diferentes fórmulas de comercialización de la patente -bien a través de la cesión de licencia o de la producción conjunta de los mecanismos-. Una dificultad similar han encontrado los dos emprendedores para la distribución de su dispositivo 'anti-kamikazes', a pesar de que su precio es sensiblemente inferior al de los badenes (unos 3.000 euros).

Este mecanismo se activa cuando detecta que un conductor circula a gran velocidad en sentido contrario, ejecutando un resorte de pinchos que rajan las ruedas del vehículo y consiguen frenarlo. ‘Este sistema no provoca accidentes ya que la brecha que produce en los neumáticos es vertical y no desvía el coche’, ha indicado García. 

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.