Publicidad

Así es ‘La bestia’: el nuevo coche de Donald Trump

Un Cadillac conocido como "La bestia"es la limusina del presidente de Estados Unidos. Tras usarlo como coche oficial Barak Obama, ahora le llega el turno a Donald Trump. Así es su nuevo coche.
Rubén Leal.

Twitter: @Rubenleal_motor / Fotos: Cordon Press y Cadillac -

Así es ‘La bestia’: el nuevo coche de Donald Trump

En parte limusina, en parte SUV y en lo que queda tanque. Así es el vehículo oficial en el que se ha paseado el presidente Barack Obama desde que en 2009 se convirtiera en el primer hombre de raza negra en ponerse al mando del Gobierno de Norteamérica. Y, si no se anuncian cambios en los próximos días, así será el coche oficial desde ahora del nuevo presidente Donald Trump.

Esta auténtica fortaleza creada por General Motors es la única de todas las que se han fabricado para la Casa Blanca que no parte de un modelo específico de serie, sino que toma prestado parte de una limusina de Cadillac y otra de un todoterreno de GMC. Y todo eso, a lo ‘bestia’, motivo más que suficiente para apodar así al coche presidencial de Obama. Su carrocería de 20 centímetros de grosor es capaz de soportar proyectiles de gran calibre gracias a su fabricación en una aleación de acero, aluminio, titanio y cerámica. Los cristales también se benefician de un blindaje que los hace prácticamente irrompibles –de unos 12 centímetros de grosor-. Su peso se estima en unas ocho toneladas, lo que hace que sus prestaciones estén muy limitadas. Su velocidad máxima es de 100 km/h, alcanzado este límite en no menos de 15 segundos. Eso sí, un avanzado sistema ‘RunFlat’ en sus neumáticos permiten a ‘La bestia’ rodar durante más de 100 kilómetros con las ruedas pinchadas.

Lejos de la ficción, incorpora metralletas y cohetes que convierten al automóvil presidencial en una especie de tanque, salvo por el detalle de que el lujo y la elegancia no se pierden en su estética. Hasta es capaz de aguantar un ataque químico, para el que sellaría las puertas y utilizaría un sistema para ir reciclando el oxígeno del interior.

No falta en su interior un completo sistema de comunicaciones compuesto por ordenadores, teléfonos, dispositivo de rastreo GPS, Internet, satélites y conexión directa con las autoridades norteamericanas.

Incluso el motor de gasolina V8 que impulsa a la limusina está blindado. Eso sí, consume más de 30 litros cada 100 km.

También te puede interesar

- ¿Quieres un coche nuevo? Antes, valora tu coche gratis

- Las limusinas más horteras y extravagantes del mundo

El Cadillac limusina de Evita, a subasta

Alquiler de limusinas, date el capricho

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.