Publicidad

Lamborghini Aventador LP700-4 vs Aero L-39 Albatros: coche vs avión

¿Quién corre más, un avión de combate o un coche? Hemos salido de dudas enfrentando el nuevo Lamborghini Aventador LP700-4 contra un caza como el Albatros en un duelo contra el cronómetro.
Juan Ignacio Eguiara -
Lamborghini Aventador LP700-4 vs Aero L-39 Albatros: coche vs avión

Nunca antes se había realizado una prueba como ésta. Hemos enfrentado un avión reactor de combate de la antigua RDA que se ha desmilitarizado para el uso civil contra uno de los deportivos más rápido del mundo: el Lamborghini Aventador LP700-4. Nuestro escenario ha sido la base aérea de Bitburg, en Alemania, con su larga pista de aterrizaje que ha permitido exprimir a fondo ambas máquinas.

 

1.250 litros por hora

En la lista de comparaciones empezamos por el precio. Los 366.525 euros que cuesta el Coupé italiano es más o menos lo que pago el propietario del avión —de segunda mano, por supuesto—. Pero en el mantenimiento es donde se empiezan a marcar las distancias. Porque el «avioncito» a reacción puede llegar a consumir nada menos que 1.250 litros de combustible por hora. Lo que contrasta con los 25 litros/100 km que gasta el Aventador. Bien es cierto que si mantenemos un crucero razonable entonces el Albatros se conforma con un consumo de 800 litros cada hora.

Aero L-39 Albatros 

908 km/h frente a los 350 km/h

Pero la comparación que más nos interesa es contra el cronómetro. Arrancamos desde parado con el launch control del biplaza italiano y llegamos a los 200 km/h en 308 metros. Pues bien, hacemos la misma operación con el Aero L39, apretamos la palanca del gas a fondo par que las turbinas entren en máxima potencia y comprobamos que para llegar a los 200 km/h necesita 540 metros. Pero no nos quedamos ahí y nos ponemos a hacer velocidad punta con el Aventador, de manera que alcanzamos los 350 km/h en un «pis pas». Esta es una cifra inalcanzable para el avión con las ruedas en tierra, así que tenemos que despegar. Una vez en el aire nos tiramos en picado para ver qué velocidad se puede llegar a alcanzar y cual es la sorpresa cuando nuestro sistema de medición marca los 908 km/h. Que duda cabe que el aire es territorio del L-39. Sobre todo si hacemos giros extremos, donde el avión puede soportar hasta 8g, mientras que en nuestras pruebas en pista el Aventador llegó a soportar 1,45g.

 

0-300-0 km/h en 30,8 segundos

No nos pudimos resistir y realizamos una prueba de 0-300-0 km/h, una de las más extremas del mundo. Pues el Aventador logró completar este ejercicio en 30,8 segundos: la aceleración la realiza en 23,9 segundos y la frenada en sólo 6,9 segundos.

Para ver la frenada del avión tenemos que esperar a que aterrice. Lo hace a una velocidad de 222 km/h, pero a la hora de tocar tierra está ya a 175 km/h. Pues bien, hasta que se detiene con su ABS necesita 590 metros (casi la misma distancia que requiere para despegar) lo que se traduce en un tiempo de 24,3 segundos. Para frenar de 175 km/h a 0 el Lambo sólo necesita 4 segundos y 98 metros. ¡Vuelve a ganar el coche!

Si quieres disfrutar de todos los secretos de este duelo puedes hacerlo en la revista AUTOMÓVIL de este mes de abril que ya está en tu kiosko.

Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.