Inicio > Noticias > Jeep: Un todo terreno con historia

Jeep: Un todo terreno con historia

Nació como vehículo militar y su buena actuación le hizo ganarse un hueco en el mercado automovilístico. Te contamos todo sobre el Jeep, un todo terreno que los americanos conocen como “el coche que ayudó a ganar una guerra mundial”.
08/03/2006
Jeep: Un todo terreno con historia
Jeep: Un todo terreno con historia

Estamos en 1940. El Ejército de los Estados Unidos necesita un vehículo que remplace a los Ford-T modificados que ha estado empleando hasta entonces. Con este objetivo, convoca un concurso al que invita a 135 fabricantes, pero sólo responden tres: Willys-Overland, American Bantam Car y Ford.

A partir de aquí, comienza una dura competición para ser el concesionario de un jugoso contrato del Gobierno: los prototipos se desarrollan y entregan en sólo 49 días y el Ejército pasa a la segunda ronda, encargando a las compañías 70 unidades de cada muestra. Un año después, la decisión está tomada; tras someter los vehículos a varias pruebas, el Willy es el vencedor. Comienza una historia que llegará hasta los Jeep actuales, que rinden homenaje a aquellos primeros y toscos modelos.

Cuando el Ejército estadounidense se decantó por los “Quad” (así bautizó a su propuesta la compañía ganadora), pidió algunas modificaciones y los llamó finalmente “MA”. Sin embargo, éste era sólo su nombre oficial, pues todo el mundo se refería a los vehículos como “Jeep”.

Algunos sostienen que este apodo fue debido a la pronunciación en inglés de las letras “GP” (abreviación para “Utilidad General”, ya que, en las bases del concurso, se especificaba que el coche ganador sería empleado para múltiples tareas). Otros dicen que su nombre se tomó de uno de los personajes que aparecían en los dibujos animados de Popeye, llamado “Eugene the Jeep” (Eugene el "Campero"). Sea cual sea su origen, lo cierto es que esta denominación se generalizó y, durante un tiempo, sirvió para referirse a cualquier todo terreno.

Los primeros modelos contaban con una palanca de cambios asociada a la columna de la dirección, dos relojes en el tablero de instrumentos y un freno de mano situado en el lado izquierdo. Hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, Willys construyó más de 368.000 vehículos, mientras que Ford, bajo licencia, ensambló otros 277.000.

Al llegar la paz, su creador decidió registrar la denominación “Jeep” y planeó reconvertir su todo terreno en un vehículo que fuera especialmente útil para los trabajos en una granja. Nacía el “Jeep civil”, que se comercializaba con un curioso eslogan: “El sol nunca se pone sobre el sorprendente Jeep”.

El Ejército de los Estados Unidos detalló un pliego de condiciones que debían cumplir todos los prototipos presentados a concurso:

- Capacidad de carga de 360 kilos.
- Batalla menor de dos metros.
- Altura menor de un metro.
- Motor de funcionamiento suave capaz de alcanzar los 80 km/h.
- Carrocería con formas rectangulares.
- Caja de cambios de dos velocidades y tracción a las cuatro ruedas.
- Parabrisas abatible.
- Tres asientos.
- Luces de posición y carretera.
- Peso inferior a 600 kilos.

Ninguno de los participantes fue capaz de fabricar un vehículo tan ligero, pero el Ejército se dio cuenta de que el límite era demasiado bajo y subió el peso mínimo. Las unidades construidas por Bantam y Ford no acabaron en el desguace tras perder la convocatoria: fueron enviadas a Gran Bretaña y a Rusia como parte de un programa de alquiler y préstamo.

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.