Publicidad

La industria de componentes, en crisis

La industria española de componentes del automóvil ha facturado el año pasado 22.988,10 millones de euros, un 23,29 por ciento menos que los 29.970,5 millones de euros que obtuvo como cifra de negocio en 2008.
-
La industria de componentes, en crisis

Según informaron fuentes de la patronal española de componentes Sernauto, estos datos confirman que 2009 ha sido un ‘desastre’ y ‘el peor año de la historia’ para esta industria auxiliar del automóvil. La fuerte caída de la producción automovilística el último año es el origen de esta mala evolución de la cifra de negocio.

Un impacto de la caída de la facturación ha sido la importante reducción del empleo en el sector que ha caído en el último ejercicio un 18,4 por ciento respecto a 2008 y ha situado la plantilla global en 169.936 trabajadores, frente a los 208.766 de un año antes.

En el ejercicio 2009, las fuentes de Sernauto han subrayado que han sido despedidos unos 30.000 trabajadores de este sector y el doble se han visto afectados por Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) de distinta dimensión, lo que supone que ‘no ha habido empresa que se haya podido librar de la aplicación de estas medidas de ajuste’, ha dicho la fuente informante.

Ya en el año 2008 se ha vislumbrado que la crisis iba a pasar factura a los trabajadores, pues ha disminuido un 15 por ciento la plantilla global de esta actividad.

El absentismo laboral en el sector de componentes español se ha reducido un 23,9 por ciento, aunque mantiene un alto índice del 4,77 por ciento, si bien inferior al 6,13 por ciento que ha denunciado en 2008.

De los casi 23.000 millones de euros facturados en 2009, 13.372,70 millones de euros, un 22,78 por ciento menos que en 2008, se concentran en las exportaciones y el resto procede de la industria productiva, 5.276,3 millones (-37,3 por ciento en relación a 2008), y del mercado de recambio, 4.339,1 millones (+2,6 por ciento).

El valor de las importaciones ha ascendido a 18.214,3 millones de euros, un 22,29 por ciento menos que en el ejercicio precedente. De dicha cantidad, se han destinado 11.138,9 millones de euros (-16,7 por ciento) al suministro para la industria de producción automovilística, 5.450,5 millones (-35,5 por ciento) para las dotaciones a la industria de componentes y 1.624,9 millones (+1,5 por ciento) para reponer en el mercado de recambio.

El mercado de recambio es el único que ha tenido comportamiento alcista el año pasado, lo que se explica por la alternativa que ha supuesto a los consumidores como acceso a un componente de precio más accesible para paliar los efectos de la crisis económica.

También se entiende como una alternativa al recurso de alargar el mantenimiento de los coches más viejos ante las decisiones de demora en la compra de coches por la falta de liquidez y las dificultades de acceso al crédito.

Las inversiones del sector han rondado los 550 millones de euros, aproximadamente el 1,8 por ciento de la facturación, mientras que al gasto directo en I+D+i se ha destinado el 0,85 por ciento de la cifra de negocio (unos 300 millones de euros).

Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.