Publicidad

Los impuestos “verdes” debilitarán el mercado

Según un estudio realizado por Faconauto, patronal de los concesionarios, las ventas de automóviles bajarán casi cuatro puntos porcentuales debido a la reducción fiscal para los coches menos contaminantes. La nueva ley entrará en vigor en enero de 2008, constituyendo un paso hacia delante en la política de reducción de emisiones. Sin embargo, según aseguran, muestra claras deficiencias, por lo que deberá completarse con otras medidas para hacerse realmente efectiva.
-
Los impuestos “verdes” debilitarán el mercado
Faconauto estima que las ventas en el sector de automoción experimentarán una caída del 3,8 por ciento en 2007 como consecuencia de la entrada en vigor del nuevo impuesto de circulación favorecedor para los coches más ecológicos.

Según argumentan, la razón es evidente: las ayudas fiscales que se aprobarán en enero para los vehículos menos contaminantes harán que muchos automovilistas retrasen sus compras hasta estas fechas. Para minimizar este descenso, Faconauto propone anticipar la rebaja fiscal para el último trimestre del presente año y evitar esta demora de compradores.
No olvidemos que el nuevo impuesto verde parte con un objetivo claro: concienciar a través de beneficios fiscales, y por tanto económicos, a los españoles, concretamente a las futuras generaciones. En la actualidad, casi un tercio de los jóvenes españoles prefiere la potencia del motor, las prestaciones, el prestigio de la marca o el diseño a la ecología

Según la patronal, la nueva ley tiene claras deficiencias. La mayor de todas se relaciona con el tramo diferencial de casi cinco puntos en los límites de emisiones permitidas. “Esta holgura puede inducir a los fabricantes a realizar ajustes en los motores que rozan los mínimos impuestos para beneficiarse del descuento”, afirman. En consecuencia, las emisiones no se reducirían tanto para llegar a los límites previstos.

Por estos motivos, Faconauto califica de insuficiente la medida aprobada por el Ejecutivo de cara a conseguir el objetivo fijado por la UE. Actualmente, la media de emisiones de CO2 es de 158 gramos por kilómetro recorrido. De hecho, este año ha experimentado una tendencia ascendente respecto al ejercicio anterior (+ 0,49 por ciento).
Con la entrada en vigor de la nueva ley, se prevé una reducción del cinco por ciento en 2008 (llegando a los 140 gr/km), pudiendo alcanzar los 133,8 en 2010. Esto supondría bajar las emisiones en dos años más de 13 puntos, una meta realmente difícil de alcanzar.

Es evidente que esta ley afecta a los segmentos de automóviles más contaminantes como consecuencia del correspondiente incremento del impuesto de circulación.
Los más perjudicados son los monovolúmenes y todo terreno, que experimentarán una subida de impuestos del 2,1 y 2,9 respectivamente. De la misma manera, los deportivos sufrirán un incremento del 1,2 por ciento y, junto a ellos, las berlinas de gran tamaño (0,6 por ciento) y las berlinas de lujo (2,5 por ciento).

En cuanto a las marcas, las más perjudicadas en su precio final serán Porsche, Aston Martin, Hummer, Maserati, Rolls-Royce, Jeep, Bentley y Suzuki. Todas ellas experimentarán un aumento de más del 2,75 por ciento, según las estimaciones de la patronal. En el lado opuesto, se encuentran las marcas más favorecidas, aquellas que han orientado la evolución de sus motores hacia los límites verdes. A la cabeza de marcas ecológicas encontramos a Smart y Honda, con una reducción de más de 4 puntos porcentuales, seguidas de Peugeot, Citroën, Santana y Morgan (con una bajada de más del 2 por ciento).

Ante la dificultad de llegar a los límites impuestos, a pesar de las ventajas fiscales propuestas, Faconauto centra sus propuestas en dos puntos: la renovación del parque automovilístico de España y una evidente mejora del sistema actual para inspección técnica de los coches (la ITV).

Para la primera propuesta, proponen incentivar económicamente a los colectivos más desfavorecidos y hacer posible para ellos la sustitución de su antiguo coche por otro nuevo, menos contaminante y más seguro. Respecto a la ITV, defienden el modelo mixto vigente en países como Francia o Alemania, donde existe una separación entre la inspección y la reparación. De esta manera, la inspección sería llevada a cabo por peritos independientes y la reparación correría a cargo de empresas privadas, agilizando el proceso y haciéndolo más efectivo.

En la actualidad, nuestro país no goza de homogeneidad en el precio del impuesto de circulación.
Cada capital de las distintas provincias españolas decide subir o bajar el coste de este impuesto, por lo que existe un gran abismo entre la más barata, Melilla (17,04 euros) y la más cara, San Sebastián (71,40 euros). Esta fuerte dispersión tarifaria, cercana a los 60 euros, ha provocado el nacimiento de paraísos fiscales y el consecuente éxodo de los compradores, principalmente los profesionales que operan con grandes flotas.

Las ciudades más caras son San Sebastián, Barcelona (68,15 euros), Tarragona (66,93 euros), Lérida (66,46 euros) y Bilbao (65,08 euros). En el polo opuesto, las más baratas: Melilla, Ceuta (30,50 euros), Soria (39, 19 euros) y Zamora (41,91 euros).

Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.