Publicidad

Hyundai Qarmaq

El Qarmaq es un concepto, esos coches sólo para soñar, aunque Hyundai lo usa para dejar entrever su futuro.
-
Hyundai Qarmaq

Galería relacionada

HyundaiQarmaq

Para empezar, el Hyundai Qarmaq ya lleva uno de los motores Diesel más potentes de su categoría, tanto como el 2.0 TDI de Volkswagen, con más fuerza y cumpliendo la normativa de emisiones Euro5. El Hyundai Qarmaq no es solo una carrocería avanzada en colaboración con General Electric. El Qarmaq es el todo terreno del futuro. Tiene un tamaño entre el Hyundai Tucson y el Hyundai Santa Fe. En cambio, su altura es inferior derivada de su silueta de coupé. Un Ssangyong Actyon podría presumir de haber llegado antes. Su mecánica deja claras las aspiraciones de Hyundai de mezclarse con los líderes del Diesel. 170 caballos, los mismos que el 2.0 TDI del grupo VW. Incluso con más fuerza a bajo régimen. Valores cumpliendo la normativa Euro5 de emisiones que entrará en vigor en 2009, El Qarmaq es un coche concepto, un escaparate para el Salón de Ginebra, pero también un marcaje a los rivales. Con la rapidez de desarrollo de Hyundai, un Volkswagen Tiguan, algo más corto, puede que se encuentre con el Qarmaq durante el lanzamiento. Según General Electric, un proveedor de Hyundai, simplemente con el empleo de sus materiales se ha conseguido reducir el peso en 60 kilos. Y eso, aparte de las ventajas de CO2, consigue reducir el consumo de un conductor medio, en una utilización tipo, de 80 litros de combustible al año. En el Hyundai Qarnaq se han utilizado casi 30 especialidades de plásticos diferentes. Lo más notable desde el punto de vista de la ecología y el reciclaje es el empleo de una lámina de plástico tipo sandwich, que se “encolan” utilizando como adhesivo un producto obtenido del PET, el material habitual de las botellas de plástico. Para realizar el Qarmaq, se han empleado 900 de estas botellas. Otras muchas piezas fundamentales se han obtenido del reciclaje: hasta un 85 por ciento habrían sido, en otro caso, desechos. Hay nombres conocidos en los plásticos que emplea el Hyundai, como el Lexan, una lámina de plástico con la que se hacen ventanillas en coches de competición e incluso carrocerías de coches de slot o de radiocontrol. Otros como Noryl, que se emplean para hacer las fundas de los cables eléctricos. Sin necesidad de dispositivos mecánicos o pirotécnicos, los plásticos permiten diseñar a la carta un capó capaz de amortiguar en caso de atropello de un peatón y de resistir un impacto en caso de un accidente severo contra otro vehículo.

Imagínate el Qarmaq con puertas no transparentes y te harás una idea de su potencial. Piensa en unos retrovisores que se desempañan gracias a una resina termoeléctricamente conductora. Suponte que las ventanillas de plástico se recubren de vidrio para permitir una limpieza y eliminación del hielo ejemplares; un parabrisas con esa construcción que permite reducir los decibelios en el rango de frecuencias audibles; efectos luminosos en la instrumentación; enormes puertas que pesan la mitad que en metal... No llegará tal cual, pero lo que lleva te irá deslumbrando durante los años venideros en muchos futuros coches.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.