Publicidad

Honda FR-V 1.8 i-VTEC

El Honda FR-V se renueva ligeramente para seguir en el “candelabro”. Nuevo motor, nueva caja de cambios automática y pequeños cambios estéticos son las principales novedades de esta nueva generación del monovolumen de seis plazas japonés.
-
Honda FR-V 1.8 i-VTEC
El FR-V es un coche perfecto para realizar desplazamientos largos, aunque no reniega de los recorridos urbanos, donde no resulta incómodo maniobrar con él, ni por la respuesta del motor a bajas revoluciones ni por las dimensiones, pues no es excesivamente grande.

Galería relacionada

HondaFRV

Si echábamos de menos el toque deportivo en el motor, no podemos decir lo mismo del tacto de conducción. El chasis, las suspensiones y la dirección están enfocados a que el conductor no sacrifique sus emociones y sienta que conduce algo más que un electrodoméstico. El 1.8 de 140 CV cuenta con el conocido sistema i-VTEC de Honda, que permite modificar el alzado de válvulas en función de las necesidades de cada momento. En esta ocasión, Honda ha modificado el funcionamiento del i-VTEC, haciendo que actúe no sólo cuando el nivel de exigencia es muy alto, sino también a pocas revoluciones. Así, se ha montado un doble juego de levas de apertura de válvulas: unas funcionan cuando hace falta mucha potencia (mayor apertura) y otras actúan cuando la demanda de fuerza es más baja (mínima apertura). Como ambos juegos están sincronizados, no se pierde nada de la fuerza de bombeo y, de paso, se ahorra mucho combustible.

Este 1.8, que debutó en el Civic, ofrece 140 CV de potencia y un par máximo de 17,7 mkg a 4.300 rpm. Sus prestaciones son más que suficientes para un vehículo de estas características, con una velocidad máxima de 190 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 10,6 segundos, ambas con el cambio manual de seis relaciones. El FR-V mantiene las mismas características que le hacen casi único en el segmento, como es la citada estructura 3+3 y sus seis plazas, aunque seguimos recordando que no todas las plazas no son igual de cómodas (sobre todo las centrales). Hemos echado de menos más huecos para el depósito de objetos, un defecto grave cuando hablamos de un coche de marcado carácter familiar como es este FR-V. El maletero (433 litros) podría ser más grande, pero hemos de reconocer que el espacio está muy bien aprovechado teniendo en cuenta que el FR-V es de los monovolúmenes más cortos del segmento. El FR-V 1.8 i-VTEC ya está disponible en los concesionarios de la marca desde 21.600 hasta 30.500 euros y con tres acabados, el básico, el Executive y el Excutive más tapicería de piel y navegador. Desde el equipamiento más bajo se incorpora climatizador, radio CD, ordenador de viaje, bandeja para cubrir el maletero, control de estabilidad y tracción, entre otros. Para acabados más caros quedan elementos como la alarma, el navegador con pantalla táctil, los mandos de la radio al volante, los asientos calefactables, la tapicería de cuero o el techo solar.
Manual Automático
1.8 i-VTEC 21.600 euros 22.600 euros
1.8 i-VTEC Executive 25.600 euros 26.600 euros
1.8 i-VTEC Executive (Piel/Navi) 29.500 euros 30.500 euros
2.2 i-CDTi Comfort 25.600 euros  
2.2 i-CDTi Executive 28.100 euros  
2.2 i-CDTi Executive (Piel/Navi) 32.000 euros  

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.