Publicidad

El garaje secreto de General Motors en Detroit

El Heritage Center de General Motors, ubicado en Detroit (Estados Unidos), alberga una de las colecciones de automóviles más grandes del mundo.
Teresa de Haro.

Twitter: @TeresaAutopista -

El garaje secreto de General Motors en Detroit
En total son cerca de 600 vehículos, algunos de los cuales nunca vieron la luz o lo hicieron sólo para aparecer en películas. Hacemos un recorrido por la historia de GM a través de algunos de sus modelos más emblemáticos e históricos.

1. Oldsmobile Limited (1911)

Uno de los coches más grandes que se haya fabricado en América nunca. Estaba disponible en versiones roadster, limusina y Touring Car como la de la imagen. Las llantas tenían un tamaño de ¡42 pulgadas! En los tres años que estuvo en producción, se fabricaron apenas 700 unidades, con un precio entre los 5.000 y 7.000 dólares. Hoy su valor supera el millón de dólares. Éste pertenece a la división de Oldsmobile desde el año 1930.

2. Cadillac Model 30 (1912)

Cuenta la leyenda que el impulso definitivo para el arranque eléctrico tuvo lugar cuando un hombre paró a ayudar a una mujer en el puente de Belle Isle, en Detroit, que intentaba poner en marcha su vehículo con la tradicional manivela. Al hacerlo, la manivela saltó matando al buen samaritano que, curiosamente, era amigo de Henry Leland, entonces jefe de Cadillac. De esta forma, Leland  trabajó incansablemente para el desarrollo del arranque eléctrico que apareció por primera vez en este Cadillac Model 30 de 1912. Costaba 1.800 dólares y montaba un motor de 4 cilindros y 40 CV.

3. Cadillac V16 (1931)

Este conjunto, compuesto por 3.273 piezas, y con una cilindrada de 7.4 litros, pesaba nada menos que 588 kilos. Esta obra de arte de 16 cilindros desarrollaba 185 CV a 3.200 rpm. La crisis económica y la competencia de los V12 acabaron definitivamente con este imponente motor.

4. Cadillac Coupe DeVille (1949)

Tiene el honor de ser el Cadillac un millón, pero también es el primer Cadillac V8 en obtener 160 CV. Aunque no era un descapotable, está desprovisto de pilar B o del marco de las ventanillas, lo que a la postre se convertiría en una característica de los descapotables de techo duro y ofrecía mejor visibilidad. El Cadillac Coupe DeVille costaba 3.496 dólares y podía alcanzar una velocidad de 160 km/h.

5. Buick Skylark (1953)

Fue la pieza central del 50º aniversario de Buick. Venía provisto con un equipamiento más allá de lo que solía ofrecer Buick. Además, sus llantas Kelsey-Hayes de 40 radios están consideradas por los coleccionistas como unas de las más bonitas que ha lucido nunca un coche de producción. En 1953 sus ventas ascendieron a 1.640 unidades, haciendo del Skylark una rara pieza de colección. Su precio, 4.596 dólares

En total son cerca de 600 vehículos, algunos de los cuales nunca vieron la luz o lo hicieron sólo para aparecer en películas. Hacemos un recorrido por la historia de GM a través de algunos de sus modelos más emblemáticos e históricos.

1. Oldsmobile Limited (1911)

Uno de los coches más grandes que se haya fabricado en América nunca. Estaba disponible en versiones roadster, limusina y Touring Car como la de la imagen. Las llantas tenían un tamaño de ¡42 pulgadas! En los tres años que estuvo en producción, se fabricaron apenas 700 unidades, con un precio entre los 5.000 y 7.000 dólares. Hoy su valor supera el millón de dólares. Éste pertenece a la división de Oldsmobile desde el año 1930.

2. Cadillac Model 30 (1912)

Cuenta la leyenda que el impulso definitivo para el arranque eléctrico tuvo lugar cuando un hombre paró a ayudar a una mujer en el puente de Belle Isle, en Detroit, que intentaba poner en marcha su vehículo con la tradicional manivela. Al hacerlo, la manivela saltó matando al buen samaritano que, curiosamente, era amigo de Henry Leland, entonces jefe de Cadillac. De esta forma, Leland  trabajó incansablemente para el desarrollo del arranque eléctrico que apareció por primera vez en este Cadillac Model 30 de 1912. Costaba 1.800 dólares y montaba un motor de 4 cilindros y 40 CV.

3. Cadillac V16 (1931)

Este conjunto, compuesto por 3.273 piezas, y con una cilindrada de 7.4 litros, pesaba nada menos que 588 kilos. Esta obra de arte de 16 cilindros desarrollaba 185 CV a 3.200 rpm. La crisis económica y la competencia de los V12 acabaron definitivamente con este imponente motor.

4. Cadillac Coupe DeVille (1949)

Tiene el honor de ser el Cadillac un millón, pero también es el primer Cadillac V8 en obtener 160 CV. Aunque no era un descapotable, está desprovisto de pilar B o del marco de las ventanillas, lo que a la postre se convertiría en una característica de los descapotables de techo duro y ofrecía mejor visibilidad. El Cadillac Coupe DeVille costaba 3.496 dólares y podía alcanzar una velocidad de 160 km/h.

5. Buick Skylark (1953)

Fue la pieza central del 50º aniversario de Buick. Venía provisto con un equipamiento más allá de lo que solía ofrecer Buick. Además, sus llantas Kelsey-Hayes de 40 radios están consideradas por los coleccionistas como unas de las más bonitas que ha lucido nunca un coche de producción. En 1953 sus ventas ascendieron a 1.640 unidades, haciendo del Skylark una rara pieza de colección. Su precio, 4.596 dólares

Publicidad

6. Firebird I (1953)

Fue el primer automóvil de turbina de gas en ser construido y probado en Estados Unidos. Diseñado estrictamente como un ejercicio de ingeniería y estilo, estaba destinado a probar si la turbina de gas se podía usar como un propulsor eficiente y económico para futuros vehículos. La idea del Firebird I fue de Harley J. Earl, legendario vicepresidente de diseño de General Motors, que también diseñó la carrocería reforzada con fibra de vidrio, inspirada en la aviación. El motor era capaz de entregar 370 CV de potencia.

7. Chevrolet Bel Air Convertible (1957)

En 1957, un anuncio a dos páginas de Chevrolet proclamaba que “Chevy pone el ronroneo en rendimiento”. Este descapotable Bel Air con una mecánica V8 opcional de 245 CV, sin duda cumplía con la promesa del anuncio. Con los años se ha convertido en uno de los coches de la postguerra más deseables para coleccionistas y en un icono de una generación. Chevrolet produjo 47.000 unidades en 1957, pero pocos con tantas opciones y accesorios de fábrica como éste, fabricado en la planta de GM en Los Ángeles, California. Costaba 2.611 dólares.

8. Chevrolet Nomad (1957)

Deportivo y especial Chevrolet de dos puertas y carrocería station wagon. Se fabricó durante tres años, sin embargo el nombre Nomad continuó, pero ya como versión de cuatro puertas, que se vendió mejor que la de dos. Todas las de dos puertas son muy coleccionables hoy en día, y muy valoradas como originales de fábrica. Sólo 6.103 modelos Nomad se produjeron en 1957, 22.375 en los tres años en los que se fabricó.

9. Cadillac Eldorado Biarritz Convertible (1959)

Tenía un estilo y personalidad en sí mismo. Decir que las aletas, o mejor dicho, el propio vehículo, era grande, es quedarse corto. El motor V8 catapultaba las dos toneladas y media de peso de Eldorado a velocidades de casi 200 km/h. El año 1959 vio la aparición, por primera vez en un Cadillac de producción, del control de velocidad de crucero. Se vendía por 7.401 dólares, una pequeña fortuna de la época, un precio que, además, lo ha convertido en toda una pieza de coleccionista.

10. Pontiac Tempest LeMans GTO (1964)

Considerado como el coche que inició la era de los “muscle cars”. El paquete GTO incluía una mecánica V8 que desarrollaba 325 CV, doble escape y placas de identificación especiales GTO. Realizaba el 0-100 km/h en 7,7 segundos. Pontiac vendió 32.450 Tempests con el paquete GTO durante 1964. Su precio era de 2.852 dólares.

Publicidad

11. 512 Electric Experimental (1969)

Carrocería de poco más de dos metros de largo de fibra de cristal, chasis de acero y barra antivuelco para este pequeño “experimento eléctrico” de los años sesenta con un peso de apenas 560 kilogramos. Para cargar por completo su paquete de baterías de 84 voltios en una toma doméstica eran necesarias cerca de 7 horas. A plena carga se podían recorrer casi 100 kilómetros a una velocidad media de 40 km/h.

12. Manta Ray Concept (1969)

William Mitchell, jefe de diseño por aquel entonces de General Motors, disfrutaba de la pesca de altura y tenía un profundo amor por la naturaleza. En una de sus excursiones de pesca, Mitchell se inspiró en el movimiento de una manta a través del océano, y así nació el Corvette Manta Ray, también conocido como Mako Shark II.

13. Buick Regal GNX (1987)

Uno de los coches de producción más rápidos de la década de los ochenta, de los que sólo se llegaron a fabricar 547 unidades a razón de 29.290 dólares cada una. Respecto a las versiones GN, montaba un turbo más grande, intercambiador de calor y una serie de modificaciones exteriores y en las ruedas. Alcanzaba con facilidad los 13 segundos en recorrer un cuarto de milla, o lo que es lo mismo, 402 metros.

14. Cadillac Cien (2002)

Presentado en el Salón de Detroit de 2002 para conmemorar los 100 años de la marca, apareció en la película “La isla” (2005). Su diseño fue inspirado en el avión de caza F-22 Raptor, con una carrocería y chasis monocasco hechos íntegramente de fibra de carbono. Bajo el capó escondía un motor V12 montado longitudinalmente de 7.5 litros que entregaba 950 CV de potencia y que podía funcionar sólo con seis cilindros o menos con una carga ligera.

15. DARPA Chevrolet Tahoe (2007)

Este Chevrolet Tahoe, conocido como “Boss”, hizo historia al conducir sin conductor en carretera abierta. El Boss se impuso a otros once vehículos de conducción autónoma en una competición celebrada por carreteras urbanas e interurbanas, lo que le llevó a embolsarse un premio de nada menos que de dos millones de dólares.

Publicidad

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.