Publicidad

La reestructuración en GM sigue adelante

La dirección y la comisión permanente del comité de empresa de la factoría de General Motors (GM) España, ubicada en la localidad zaragozana de Figueruelas, han firmado el acuerdo alcanzado entre ambas partes para acometer la reestructuración, lo que supondrá el cese paulatino de 900 empleados de la fábrica antes de 2013.
-
La reestructuración en GM sigue adelante

Según ha informado la secretaria del Comité de Empresa, Ana Sánchez, el texto ya se ha remitido a la autoridad laboral para su aprobación, y se espera que el Ejecutivo autónomo de el visto bueno ‘lo antes posible’.

 Hemos trabajado para que no haya ningún error en el texto y recoja fielmente todo lo acordado, lo hemos llevado personalmente a la Autoridad laboral y esperamos que se resuelva lo antes posible para que los trabajadores tengan un pequeño margen’, ha indicado.

En este sentido ha aclarado que la aplicación comenzará el 1 de abril para 270 trabajadores ‘a los que hay que avisar individualmente para que decidan si se acogen a esta fórmula o firman su rescisión de contrato’, mientras que el resto de ceses se irán aplicando ‘paulatinamente’ hasta que firmen el contrato de relevo a los 60 años.

De esta forma, el texto incluye la fórmula para aplicar el expediente de regulación de empleo que se traduce, por un lado, en la suspensión temporal de 600 empleados en el turno de noche, entre el 22 de abril y octubre, y, por otro, la salida de la empresa de 900 empleados.

El cese de estos 900 trabajadores supone la salida de 550 relevistas y la apertura de listas hasta el 9 de abril para los 350 empleados fijos que irán al paro entre 7 y 22 meses para volver como relevistas con contrato fijo.

De esta forma, quedaría pendiente la firma del convenio colectivo, que se hará ‘más adelante pero sin demorarse mucho’, ha apuntado la secretaria del Comité. Un convenio con vigencia para cuatro años y que incluye un incremento salarial del uno por ciento para 2009 y 2010, que se aportará dentro del plan de ahorro --lo que supone la congelación salarial a los empleados--; y de un dos por ciento para 2011 y 2012.  Por otro lado, el Ejecutivo central y el aragonés han constituido un grupo de trabajo para decidir conjuntamente las ayudas públicas que se destinarán a la empresa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.