Publicidad

Analizamos la gama GTi de Peugeot: deportivos con historia

La gama GTi de Peugeot es una de las más deportivas del momento, con coches que encajan bien en gustos diferenciados, pero siempre con el común denominador de una conducción muy efectiva. La analizamos.
Luis M. Vitoria.

Twitter: @autopista_es -

Analizamos la gama GTi de Peugeot: deportivos con historia

Los coches GTi de Peugeot son, en realidad, cuatro modelos distintos. Por un lado, los Peugeot 208 GTi que, aun compartiendo un mismo motor de idéntica potencia (1.6 THP de 208 CV), aportan sensaciones ligeramente distintas en función de que se trate de los Peugeot 208 GTi “a secas” o de los Peugeot 208 GTi by Peugeot Sport, estos últimos aún más especiales que sus hermanos… y también más caros, claro: hasta 3.800 euros más.  

Por otro lado, nos encontramos también con los superiores Peugeot 308 GTi, ambos con el apellido by Peugeot Sport, aparentemente semejantes pero que se diferencian en que el motor 1.6 THP en uno de ellos alcanza 250 CV y, en otro, los 270 CV de potencia. Con semejante plantel, Peugeot puede presumir de contar pues con una de las variedades más amplias de coches deportivos entre los fabricantes generalistas al disponer de dos versiones diferentes en dos modelos bien distintos.

Peugeot 208 GTiPeugeot 208 GTi: pequeño, pero matón

El Peugeot 208 GTI inicialmente con el 1.6 THP de 200 CV (Euro5) hoy ha sido sustituido por la evolución Euro6 de este mismo motor y ya con la misma potencia del 30º aniversario con la que se celebraba el cumpleaños del primer 205 GTI. A partir de esta edición especial numerada desarrollada por Peugeot Sport, la división deportiva de la firma francesa ha desarrollado el actual by Peugeot Sport, con mucho que ver entre ambas.

Estos Peugeot 208 GTi son, con diferencia, los más especiales entre todos los GTI, pues son sometidos a una transformación única que implica más de 26 horas de trabajo por unidad. En ese tiempo casi se reconstruye cada 208 GTI by Peugeot Sport por hasta 14 especialistas del departamento de competición de la marca, empezando por la mecánica y terminando por el repintado de la carrocería. En lo que respecta al primer aspecto, se procede al ensanchamiento de las vías, gracias al reemplazamiento de los triángulos delanteros; el cambio de estabilizadoras –más finas y ligeras, pero más rígidas que las del 208 GTI–, la modificación de las caídas –más divergencia al eje delantero y convergencia al trasero– y se cambia el equipo de frenos, que delante lleva pinzas Brembo y discos de mayor diámetro que el de serie. También las llantas –color negro mate– y las cubiertas son distintas: Michelin Pilot Super Sport 205/40 ZR 18.

Valora tu coche gratisLos rivales de éstas versiones son, en primer lugar, el DS 3 Performance THP con el mismo motor 1.6 del 208, pero también modelos como el Seat Ibiza 1.8 TSI Cupra y el Volkswagen Polo GTI, ambos con el mismo propulsor de 192 CV. También el Renault Clio RS y RS Trophy, con un motor 2.0 de, respectivamente, 200 y 220 CV. Incluso los Mini Cooper S y John Cooper Works con otro motor de la misma cilindrada de 192 y 231 CV. Por su parte, el Audi S1 2.0 TFSI de 231 CV es el único de los contendientes con tracción total.

 

Peugeot 208 GTI

Peugeot 208 GTI by PS

Motor

4 en línea, 1.598 cm3

4 en línea, 1.598 cm3

Potencia máxima

208 CV a 6.000 rpm

208 CV a 6.000 rpm

Par máximo

30,6 mkg a 3.000 rpm

30,6 mkg a 3.000 rpm

Transmisión

Manual, 6 vel.

Manual, 6 vel.

Velocidad máxima

230 km/h

 

Acel. 0-100 km/h

6,5 s

6,5 s

Consumo urbano / extraurbano / mixto

8,2 / 4,7 / 5,4 l/100 km

8,2 / 4,7 / 5,4 l/100 km

Emisiones CO2

125 g/km

125 g/km

Puegeot 308 GTi: potencia a buen precio

Peugeot 308 GTiPor su parte, las tres generaciones del Peugeot 308 han contado con declinaciones GTi, inicialmente, con el 1.6 de 200 CV, hoy con versiones de este motor notablemente más potentes. Sus alternativas son modelos como el Ford Focus ST de 250 CV, el Volkswagen Golf GTI Performance de 230 CV, el Alfa Giulietta en su versión Quadrifoglio Verde y el 1.7 de 240 CV o el Volvo T5 de 245 CV. En cambio, por precio, sus rivales serían más los Kia pro_ceed 1.6 T-GDI de 204 CV, el nuevo Renault Mégane GT TCE de 205 CV, el DS4 THP de 210 CV, además del anterior ST de Ford y el VW Golf GTI de 220 CV.

 

Peugeot 308 GTI 250

Peugeot 308 GTI 270

Motor

4 en línea, 1.598 cm3

4 en línea, 1.598 cm3

Potencia máxima

250 CV a 6.000 rpm

270 CV a 6.000 rpm

Par máximo

33,7 mkg a 1.900 rpm

33,7 mkg a 1.900 rpm

Transmisión

Manual, 6 vel.

Manual, 6 vel.

Velocidad máxima

250 km/h (limit)

250 km/h (limit)

Acel. 0-100 km/h

6,2 s

6,0 s

Consumo urbano / extraurbano / mixto

8,1 / 4,9 / 6,0 l/100 km

8,1 / 4,9 / 6,0 l/100 km

Emisiones CO2

139 g/km

139 g/km

 Gama GTi de Peugeot: el dinamismo marca diferencias

Entrando ya en analizar sus dinámicas, los Peugeot 208 GTi, sean o no by Peugeot Sport, comparte una gran agilidad, entendida ésta como capacidad para cambiar rápidamente de dirección. Es un deportivo adrenalítico: rápido en recta y más aún en curva lenta, aquí con una precisión y rapidez de reacciones espectacular. Tiene un tren trasero que ayuda a redondear las curvas y su bajo peso es básico para definir su comportamiento. Otros factores como el diferencial Torsen delantero no hacen si no completar un excelente producto. Y es que lo que más define dinámicamente al 208 GTi by Peugeot Sport frente al 208 GTi es ese diferencial de deslizamiento limitado: impide que ni una brizna de la fuerza del motor escape en forma de pérdida de motricidad. Así, es posible pasar hasta las curvas más cerradas acelerando.

Sin este diferencial, el Peugeot 208 GTi no resulta tan eficaz, de igual modo que su eje trasero parece no tan ágil como el del by Peugeot Sport e, incluso, quizá su ESP puede sentirse, puntualmente, más intrusivo dentro de que se mantiene hasta muy lejos impasible. Sí es parecida la sensación de la frenada aunque el by Peugeot Sport cuente con unos discos más grandes (323 mm frente a 302 en el eje delantero) o pinzas con más pistones: ambos 208 GTI aportan mordiente y sensaciones más directas que en los Peugeot 308, si bien estos frenan en menos espacio y tienen más resistencia al calentamiento.

Entre los Peugeot 308 GTI, y al margen de la diferencia de 20 CV de potencia entre las dos versiones, el otro elemento mecánico que los distingue también es, como uno de los de los 208 GTI, el diferencial Torsen. Marca, aquí también, el paso por curva, toda vez, tanto más cuanto más lenta sea, más deslizante esté el suelo y mayor sea la fuerza que exigimos al motor durante el giro. Pero la diferencia entre ambos no estriba en la prestación (por mucho que haya una pequeña ventaja en aceleración para el más potente), sino en la endemoniada motricidad que su autoblocante delantero permite al dar gas a fondo con la dirección aún girada en la salida de las curvas. Se mejoran así unas décimas de segundo en cada viraje al hacer trabajar menos al control de tracción. La efectividad plena es la auténtica razón del ser del explosivo Peugeot 308 GTi de 270 CV,  el mejor GTI jamás fabricado por la firma del león.

Gama GTi de PeugeotEn carretera, sin embargo, resulta tan despreciables las diferencias entre ambos Peugeot 308 GTi como lo son en el caso del 208, y las versiones más económicas de ambos GTi (y la menos potente en el caso del 308) se convierte en enormemente racionales y satisfactorias.

Ya entre los Peugeot 208 y 308 GTi, la mayor distancia de sensaciones aparece en las curvas rápidas, donde la ventaja es para los segundos por su mayor estabilidad; mientras que los primeros parecen más ágiles en las lentas. Además, los pequeños parecen tener una dirección más directa; como ocurre con la presión al freno. La sorpresa estriba en que los Peugeot 308 GTi liman unos pocos metros (dos o tres desde 140 km/h hasta pararnos por completo) en las paradas de emergencia a los 208 GTI e, incluso, aportan aún mayor resistencia a la fatiga pese a que su peso está sobre los 1.300 kilos: casi un 10 por ciento más que los utilitarios.

Gama GTi de Peugeot: vida a bordo

Como en cualquier Peugeot 208 o 308, la disposición del puesto de conducción está definida en estos GTi por un volante pequeño. La instrumentación está en la zona superior del salpicadero, de modo que en combinación con ese volante, hace que se lea por encima de éste, no a su través. La inmensa mayoría de las funciones de confort , multimedia, etc. se controlan desde la pantalla táctil central. Esta disposición es la que Peugeot define como i-cokpit. Puede que, de inicio, no encuentres el mejor acomodo, pero terminas acostumbrándote y resulta de lo más efectiva.

En términos prácticos, no hay variaciones entre estas versiones GTi y sus homólogos dentro de sus respectivas gamas. Esto supone que los Peugeot 208, entre los utilitarios, disponen de un excelente espacio en las plazas delanteras, mientras que las traseras están algo condicionadas por la altura disponible. Su anchura los hace, también, más recomendables para dos ocupantes que para un hipotético uso por tres —algo nunca recomendable en un utilitario—, si bien el espacio longitudinal es más que correcto. Por otro lado, el maletero está un poco por debajo de la media en capacidad. El Peugeot 308, por su parte, está en la media de los compactos en cuestiones como anchura o altura interior o espacio longitudinal, mientras que su maletero sí se sitúa al hilo de los mejores.

Gama GTi de Peugeot: equipamiento

El equipamiento funcional de todos los GTi de Peugeot es como el que tienen las versiones superiores Allure. A él se suman, para los 208 GTI, el volante multifunción de cuero perforado, además de elementos decorativos como calandra y paragolpes distintivos, cristales traseros oscurecidos o los retrovisores en negro. En el 208 GTI los asientos delanteros son, estructuralmente, como los Dynamique Oxford de los 208 GT-Line; mientras que en los by Peugeot Sport se trata de bacquets. En éste es de serie el navegador por el que se paga aparte en su hermano (415 euros). También el sistema de llamada de emergencia. En el Peugeot 208 GTI “a secas” se puede montar el techo panorámico. También ayudas al aparcamiento.

Interior GTi de PeugeotMientras, en los Peugeot 308 GTI encontramos entradas de aire en el parachoques, retrovisores con carcasas negras, acabado de aluminio en los pedales o el embellecedor de paso de puertas, guarnecidos de techo en negro, pespuntes en rojo... Todo esto está ya, también, en un 1.2 PureTech 130 con acabado GT-Line. Lo que puede distinguir a los dos 308 GTI respecto a cualquier GT son los asientos: baquets con regulación en altura y lumbar eléctrica, además de masaje, de serie en el 308 GTI 270 y opcionales en el 250. De estándar en este son tal cual los tienen los 308 GT, en Alcantara y tejido. Pinzas de freno, el Torsen y las llantas de 19” con Michelin Pilot Super Sport identifican al 270 frente al 250.

Gama GTi de Peugeot: una saga de éxito

Los dos Peugeot 208 GTI son herederos de una saga que arrancaba en 1984 con el mítico Peugeot 205 GTI 1.6, inicialmente de 105 CV y luego de 115 CV. Tres años después llegó el 1.9 de 130 CV y, ya catalizado, con 122 CV. Recordar, al tiempo, también aquellos Peugeot 205 Rallye, así como los brutales y especialísimos T16. Los Peugeot 206 GTI llegaron a principios de la década de 1990 con el motor 2.0 de 136 CV (el mismo de los Peugeot 406) de los que derivaron los 206 RC (acrónimo de Route et Circuit), en los que llegó a 177 CV gracias a la colaboración de Lotus. El mismo motor que se usó en las versiones 206 GT que se desarrollaron y produjeron en una edición limitada para poder homologar los 206 WRC.

Obviamente, el antecesor hoy más reciente de los nuevos Peugeot 208 GTI es el 207 lanzado en el año 2006 y con el que la marca, para sus versiones más deportivas, volvió a los motores 1.6: en concreto, a los 1.6 THP, el punto de partida mecánico de los que hoy se emplean en los actuales GTI. Este fue el corazón de los 207 GT y RC (GTI en mercados como el británico), con 150-155 y 175 CV, respectivamente.

Por su parte, el legado de los Peugeot 308 GTI arranca en el Peugeot 309. En 1987 apareció la versión GTI de 130 CV con el mismo motor 1.9 del 205 (se quedaría en 122 CV una vez llegó el catalizador) y luego, en 1989, la variante GTI 16, ya con culata multiválvula, que aportaba 160 CV. Los sucesores de ambas variantes serían, primero y en la gama 306, el GTI con su 2.0 16V de 163 CV; posteriormente, el 307 GT de 2 litros y 177 CV con motor íntegramente fabricado en aluminio. Hasta el Peugeot 308 GT (1.6 THP de 175 CV) de 2008 no llegaría el turbo a los modelos más deportivos de Peugeot. Hoy este elemento mecánico es santo y seña no sólo de los GTi, sino de toda la oferta de motores de Peugeot. Por supuesto, en el 308 GTI, la primera generación de 2007 ya lo tenía: rendía cerca de los 200 CV.

También te puede interesar:

Peugeot 308 GTi, contra sus rivales en circuito

Peugeot 208 GTi vs Ducati 899 Panigale

Prueba de larga duración al Peugeot 308

Te recomendamos

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El día 30 de junio te esperamos en Ávila para recorrer 700 km con tu moto, siguiendo ...

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.