Publicidad

Ford Fusion Hydrogen, a 333 km/h

El respeto del medio ambiente y las altas prestaciones no son incompatibles. Así lo ha demostrado el Ford Fusion Hydrogen 999 que ha rodado por un desierto salado norteamericano a 207 millas por hora, logrando un curioso récord de velocidad para vehículos impulsados mediante la tecnología de pila de combustible. Una hazaña que supone el trabajo en equipo de expertos procedentes de distintos campos.
-
Ford Fusion Hydrogen, a 333 km/h

Galería relacionada

Ford Fusion Hydrogen 999

Ver vídeosVer vídeo

Cada año por estas fechas los locos de la velocidad se juntan en el desierto salado de Bonneville, en Estados Unidos, para dar rienda suelta a sus “inventos” y buscar su momento de protagonismo en la famosa Semana de la Velocidad que, una vez más, ha sido un hervidero de coches de altas prestaciones. En la edición de 2007 –celebrada entre el 13 y el 19 de agosto– ha llamado especialmente la atención el récord de velocidad conseguido por el Ford Fusion Hydrogen 999, ya que es el primer vehículo impulsado por una pila de combustible que ha superado la barrera de las 200 millas por hora. En concreto consiguió alcanzar una velocidad máxima de 207 millas por hora (333 km/h) . El Ford Fusion Hydrogen 999 cuenta con un sistema de pila de combustible diseñado por Ford que rinde 350 kW y que está formado por 16 células Ballard Mk902. La corriente generada por este dispositivo pasa a través de un inversor a un motor de inducción capaz de entregar 770 CV de potencia. Frente a otros modelos de pila de combustible “tradicional” que sólo trabajan con hidrógeno comprimido como combustible, el Ford Fusion Hydrogen suma dos depósitos adicionales de heliox comprimido –40 por ciento de oxígeno y 60 por ciento de helio–, una mezcla de gases enriquecida que permite obtener un nivel superior de prestaciones. Para entendernos, sería una sofisticada versión del afamado óxido nitroso utilizado en el tuning.

Además, los ingenieros expertos en la tecnología de pila de combustible han trabajado junto a los especialistas en aerodinámica para reducir el coeficiente del Ford Fusion desde 0,34 a 0,21 –su parrilla va totalmente sellada–, un factor esencial para poner al alcance del proyecto el reto de superar las 200 millas por hora. Para llegar a la meta, la marca americana ha contado con otros especialistas procedentes de distintos campos que han aportado sus conocimientos al Ford Fusion Hydrogen. Por ejemplo, para el desarrollo de su motor eléctrico, Ford ha contado con un grupo de estudiantes de ingeniería de la universidad de Ohio, que con un prototipo denominado Buckeye Bullet ya logró un récord de velocidad de 504 km/h con un vehículo impulsado por baterías. Ahora trabajan en un nuevo proyecto de pila de combustible, que ha servido de base para el definitivo Ford Fusion Hydrogen. Y para no dejar nada en el aire, Ford también contó con los servicios de la empresa Roush, de Michigan, especializada en la puesta a punto de coches de competición, que también ha aportado su toque racing al Ford Fusion Hydrogen 999, antes de ser pilotado por Rick Byrnes, un veterano especialista que ha participado en distintas hazañas en el desierto de Bonneville.

La berlina que ha servido de base para este modelo se vende como coche de calle en Estados Unidos. Mide 4,83 m de largo, por 1,84 de ancho y 1,42 de alto y su distancia entre ejes es de 2,73 m. Pero el peso del modelo de serie poco tiene que ver con el del Fusion Hydrogen 999 que supera ligeramente las tres toneladas dada su complejidad estructural, con todo el sistema generador de electricidad, los tanques de hidrógeno y heliox, el curioso sistema de refrigeración por hielo de 400 litros, el cambio manual de seis velocidades procedente del Ford GT, los refuerzos del chasis o los dos paracaídas que ayudan en la deceleración al potente equipo de frenos. Por cierto, los tres “9” que acompañan al nombre de este veloz y ecológico coche, que sólo emite vapor de agua, hacen honor al Ford 999 que el 12 de enero de 1903 logró el récord mundial de velocidad al rodar a 147 km/h sobre la superficie helada del lago St. Clair, un escenario radicalmente distinto al del desierto de Bonneville. Ford lleva más de una década trabajando en la tecnología de pila de combustible y casi 40 años desarrollando vehículos eléctricos. Buena prueba de su experiencia son los 800.000 kilómetros acumulados por una flota de 30 Ford Focus Fuel Cell por las carreteras de todo el mundo.
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.