Publicidad

Ford Fiesta, 35 años entre nosotros

Es uno de los iconos automovilísticos de la industria del motor, el Ford Fiesta alcanza la madurez al cumplir 35 años en 2011. Seis generaciones después, continúa siendo uno de los utilitarios preferidos por el público, aunque fue en los años 80 cuando realmente se popularizó.
-
Ford Fiesta, 35 años entre nosotros
Década de los 70 del siglo XX. El mundo se enfrentaba a una gran crisis energética, en la que se plasmaba la dependencia excesiva del petróleo. Los entonces miembros de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) deciden no exportar más 'oro negro' a los países que apoyaron a Israel en su conflicto contra Siria y Egipto. Los Gobiernos y empresas multinacionales de Estados Unidos y Europa Occidental cambian su perspectiva de futuro y empiezan a buscar alternativas. Los fabricantes de coches también buscan nuevos horizontes y empiezan a desarrollar y a producir pequeños vehículos que consuman la menor cantidad posible de combustible.

Galería relacionada

Ford Fiesta, la historia

El gigante norteamericano Ford se adapta a las necesidades de entonces. Bajo la supervisión del propio Henry Ford II, se desarrolla el prototipo 'Bobcat', la base de la que partiría el definitivo Fiesta. Hubo otros nombres que estuvieron en la quiniela para el entonces modelo más pequeño de Ford (posteriormente, el Ka desbancó al Fiesta como el Ford más pequeño). Se barajaron denominaciones como Amigo, Bambi, Bebe, Bravo, Forito, Metro, Pony, Sierra..., pero finalmente fue Fiesta la decisión final. El Ford Fiesta I se presentó en verano de 1976 con tres versiones. La variante de acceso montaba un motor de gasolina de 957 cm3 y 40/45 CV (versiones Normal y Lujo). La versión tope de gama correspondía a un motor de 1.117 cm3 y 53 CV con niveles de equipamiento Sport y Ghia. Estos primeros Fiesta incorporaban una caja de cambios manual de 4 velocidades, suspensión MacPherson, frenos de disco delante y eje rígido y frenos de tambor detrás, dirección de cremallera y carrocería de tres puertas. Con un peso de sólo 700 kg, el Fiesta de 1976 estaba entre los más ligeros de su clase.

En el capítulo de seguridad, el Fiesta ya era un modelo que destacaba en este apartado, ya que en sus previas pruebas de choque ya se incluía los primeros programas de simulación por ordenador. Respecto a consumos de combustible, se anunciaba un gasto de 5,6 l/100 km en ciclo extraurbano a una velocidad constante de 90 km/h, mientras que en conducción urbana se declaraba un consumo de 7,9 l/100 km. Entre sus opciones de equipamiento, destacaba la posibilidad de añadir el techo solar extraíble de cristal. El éxito de esta primera generación fue tal que, de la fábrica de Almussafes salió la unidad un millón el 9 de enero de 1979, menos de tres años después de su presentación. Otras versiones destacadas en esta primera generación fueron la GL (1979), la S (1980) y la Super Sport (1981). Ésta última versión fue realmente el primer Fiesta deportivo con un motor de 1,6 litros y 83 CV. En plena transición española, el Ford Fiesta fue uno de los vehículos más populares. Compartió protagonismo durante los nostálgicos años 80 con otros célebres coches como el Renault 5 y el Seat 127. Uno de los grupos musicales de moda, los Hombres G, lo incluyeron en una de sus letras de más éxito, 'Sufre, mamón'. ¿Lo recordáis? Aquí va el inicio de dicha canción: 'Estoy llorando en mi habitación, todo se nubla a mi alrededor, ella se fue con un niño pijo, en un Ford Fiesta blanco y un jersey amarillo...' En septiembre de 1983, se presentaba la segunda generación del Ford Fiesta, con pequeños cambios estéticos en el exterior y en el interior y diversas modificaciones en el chasis. Se trabajó mucho más la aerodinámica, ofreciendo en su diseño una mayor sensación de modernidad. En el apartado mecánico, destaca, sin duda, la incorporación de un motor Diesel 1.6 de 54 CV, la primera vez que un coche utilitario del segmento B incorporaba un motor de gasóleo. Su consumo en ciclo extraurbano a 90 km/h ya hablaba por sí mismo: tan sólo 3,8 l/100 km.

Casi a la vez de la llegada del motor Diesel en el Fiesta, se empieza a comercializar la versión deportiva XR2 de 96 CV. Poco después entra en escena el motor 1.3 HCS de 96 CV. En cuanto a cajas de cambio, el Fiesta ya podía montar la novedosa caja de cambios automática CVT de variador continuo, denominada por Ford con las siglas CTX. A principios de 1989, se presentaba un Ford Fiesta ligeramente más grande y en versiones de carrocería de 3 y de 5 puertas. Las buenas noticias para el Fiesta III no tardaron en llegar, ya que fue elegido como Coche del Año en España. Su equipamiento era muy completo y en él destacaba el sistema de frenada antibloqueo SCS.

En su gama mecánica, los motores del Fiesta III ofrecían la posibilidad de poder funcionar con gasolina con o sin plomo. En la oferta de gasolina, había diversas opciones que iban desde un 1.0 hasta un 1.6, mientras que en Diesel destacó la presencia de un nuevo 1.8. La deportividad continuaba siendo una de las máximas en la gama del Ford Fiesta, apareciendo la espectacular y atractiva versión XR2i con motor de inyección de 110 CV. Pero ésta no fue la versión más potente de la tercera generación, ya que poco después apareció el ansiado Fiesta RS Turbo de 133 CV, fabricado en exclusiva en la factoría de Almussafes (Valencia). Esta variante a su vez fue modificada posteriormente dando lugar a la versión RS1800i, con motor 1.8 con sistema multiválvulas y 130 CV. Además de las ya mencionadas versiones de tres y cinco puertas, en el Salón de Barcelona de 1991 se presentaba su variante comercial, denominada Courier. Pincha en la historia del Ford Fiesta en imágenes, para ver algunas de las fotografías más peculiares de este coche. La cuarta generación del Ford Fiesta hizo acto de aparición a finales de 1995. Los cambios fueron radicales en todos los aspectos: diseño, carrocería, chasis (dirección, frenos y suspensiones), motores y cajas de cambio. A nivel mecánico, destaca la incorporación de la nueva familia de motores multiválvulas de aleación ligera Zetec-SE de 1.25 litros (75 CV) y 1.4 litros (90 CV). También se mejoró el conocido Endura-E de 1.3 y 60 CV y el Diesel Endura-D de 1.8 litros y 60 CV.

Otra de las virtudes del Fiesta IV debemos buscarla en su amplia dotación de elementos de seguridad. Era uno de los vehículos más completos entre su competencia, con dispositivos como el sistema antibloqueo de frenos ABS con distribución de la fuerza de frenado. Asimismo, también se podía añadir al equipmiento el control de tracción. A finales de esta cuarta generación, también se ofrece el airbag de serie para acompañante, además de los airbags laterales como opción, sin olvidarnos de un renovado sistema ABS electrónico de cuatro canales. Los Fiesta V y VI son las versiones más vistas hoy en día por las carreteras de todo el mundo. La quinta generación va desde 2002 hasta el 2008. En ella, además de una estética más moderna basada en el lenguaje de diseño 'New Edge', también destacó la llegada de diversos adelantos técnicos. Entre ellos, cabe destacar la posibilidad de incorporar la transmisión automática Durashift y el cada vez más popular control electrónico de estabilidad ESP.

La sexta generación del Ford Fiesta aparece en 2008. A día de hoy, es la generación que se vende como modelo nuevo. En su gama mecánica, se ofrecen hasta siete motores con potencias que van desde los 60 hasta los 134 CV. La gama de este popular utilitario espera la ansiada llegada de su versión más deportiva y rabiosa, la ST. Esta nueva variante incorporará un motor de gasolina turboalimentado 1.6 Ecoboost potenciado hasta los 180 CV. Su diseño tiene claras reminiscencias al competitivo Fiesta WRC del Mundial de Rallyes, con Jari-Matti Latvala y Mikko Hirvonen como pilotos punteros. En definitiva, seis generaciones después y más de 15 millones de unidades vendidas son toda una prueba del éxito y de la popularidad de este automóvil. De cara al futuro, sólo nos queda decir, 'que continúe la fiesta...' La presencia de versiones especiales de competición del Ford Fiesta en el mundo de los rallyes ha sido numerosa y exitosa. La primera victoria de un Ford Fiesta la obtuvo un piloto español, Rafael Cid. Otro piloto nacional de renombre y con una amplia trayectoria, Salvador Serviá, también ha competido al volante de un Fiesta. En cuanto a pilotos ilustres de corte internacional, el finlandés Ari Vatanen es uno de los más destacados.
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.