Publicidad

Los fabricantes europeos temen perder competitividad por las nuevas exigencias de emisiones

Las exigencias que se imponen a las compañías automovilísticas en materia de emisiones de dióxido de carbono (CO2) pueden amenazar su competitividad, con lo que el empleo en el sector se vería resentido, según advirtió la Asociación de Fabricantes Europeos de Automóviles (ACEA).
Autopista.es. Twitter @Autopista_es -
Los fabricantes europeos temen perder competitividad por las nuevas exigencias de emisiones

El presidente de la ACEA, Carlos Ghosn (también presidente de los grupos Renault y Nissan) aseguró en un discurso en París que ‘un enfoque equilibrado y de conjunto debería hacer posible el desarrollo de un marco regulatorio que nos permita encarar una rebaja total de las emisiones en el transporte más rápida’.

‘Necesitamos trabajar con los políticos para proteger los empleos y el crecimiento. Trabajaremos de forma constructiva con los responsables de la UE para hacerlo realidad’, añadió.

Ghosn destacó que, mientras al automóvil se le pide una reducción de sus emisiones en un 39 por ciento en el periodo 2005-2020, a los sectores sometidos al Mercado Europeo de Carbono (ETS) se les exige tan solo un 21 por ciento; cifra que baja al 10 por ciento en el caso de las industrias que están fuera de este dispositivo.

Con estos datos, el ejecutivo solicitó que se fijen las mismas condiciones para todas las industrias, y que se lleven a cabo las acciones en los sectores donde se puedan obtener mejores resultados al menor coste. ‘Ningún otro sector industrial ha hecho tanto como el automóvil para reducir las emisiones en los últimos años’, añadió.

Para calcular las emisiones medias se contabilizarán también las de los vehículos que ya están en circulación, y que lo seguirán estando en 2020. Los fabricantes no pueden influir sobre éstos, con lo que ven reducido su margen de maniobra de cara a la reducción de emisiones.

Según un estudio llevado a cabo FTI Consulting para la ACEA, lograr un nivel de emisiones de 95 gramos de CO2 por kilómetro en 2020 supondría un sobrecoste de entre 1.000 y 2.000 euros por vehículo.

Así, afirma Ghosn, unos objetivos ‘excesivamente ambiciosos corren el riesgo de crear desventajas competitivas para la industria europea en el mercado global’.

Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.