Publicidad

Fin al engaño del esguince cervical en accidentes, pero… ¿y si es verdad?

El esguince cervical es una lesión que difícilmente se indemniza en un accidente de tráfico ya que suele fingirse con facilidad, ¿qué pasa si es real?
Sonia Recio.

Twitter: @autopista_es -

Fin al engaño del esguince cervical en accidentes, pero… ¿y si es verdad?

La picaresca es algo innato en un elevado número de individuos: el Lazarillo de Tormes es un buen manual de uso y disfrute que muchos siguen poniendo en práctica en su día a día. En el caso de los accidentes de tráfico, el ejemplo por antonomasia de esta singular conducta es el esguince cervical: una lesión relativamente sencilla de sufrir al verse inmerso en un siniestro vial pero también muy fácil de fingir.

La manera de demostrar un esguince cervical

Las aseguradoras, conscientes de esta situación, decidieron ponerla fin. Aprovechando la reforma de la ley que establecía el sistema de valoración de los daños causados por accidentes de tráfico –más conocido como baremo-, en 2016 establecieron nuevas pautas para indemnizar a las víctimas de un accidente de tráfico por un esguince cervical.

El nuevo baremo establece en su artículo 135 el procedimiento a seguir para probar la relación de causalidad entre el accidente de tráfico y las lesiones sufridas. Así, se exige un parte médico dentro de las 72 horas posteriores al accidente (criterio cronológico), que no existan patologías previas (criterio de exclusión), que exista relación entre la zona afectada del cuerpo y la forma de ocurrir el siniestro (criterio topográfico) y que el golpe haya tenido entidad suficiente (criterio de intensidad).

Las aseguradoras intentan la mínima indemnización

Con estos requerimientos, las aseguradoras han conseguido que las indemnizaciones por esguince cervical hayan descendido considerablemente: en 2014, antes de que entrase en vigor el baremo, supusieron el 70% de los casos de primas concedidas y en 2017 han supuesto un 27%.

En la práctica, lo que está ocurriendo es el supuesto de que una víctima de un accidente de tráfico afirme sufrir un esguince cervical, la aseguradora intenta salir del paso denegando que se sufra esta dolencia y exigiendo el cumplimiento de lo establecido en el artículo 135 de la ley.

Cuando a la aseguradora no le queda más remedio que reconocer la existencia de una lesión de esguince cervical, disminuye su importancia o paga las cantidades mínimas posibles al afectado: se ha pasado de una indemnización de entre 3.000 y 6.000 euros por sufrir un esguince cervical a pagarse como una lesión temporal (por días de baja), haciéndose efectiva una indemnización solo si se aporta un informe médico que acredite su existencia tras este periodo de tiempo. 

También te puede interesar:

Esguince cervical tras un accidente de tráfico: ya no se podrá engañar

Esguince cervical, la gran lesión de los accidentes de tráfico

Tuve que ayudar a una persona en un accidente de tráfico y vi fallos

La manera de demostrar un esguince cervical

Las aseguradoras, conscientes de esta situación, decidieron ponerla fin. Aprovechando la reforma de la ley que establecía el sistema de valoración de los daños causados por accidentes de tráfico –más conocido como baremo-, en 2016 establecieron nuevas pautas para indemnizar a las víctimas de un accidente de tráfico por un esguince cervical.

El nuevo baremo establece en su artículo 135 el procedimiento a seguir para probar la relación de causalidad entre el accidente de tráfico y las lesiones sufridas. Así, se exige un parte médico dentro de las 72 horas posteriores al accidente (criterio cronológico), que no existan patologías previas (criterio de exclusión), que exista relación entre la zona afectada del cuerpo y la forma de ocurrir el siniestro (criterio topográfico) y que el golpe haya tenido entidad suficiente (criterio de intensidad).

Las aseguradoras intentan la mínima indemnización

Con estos requerimientos, las aseguradoras han conseguido que las indemnizaciones por esguince cervical hayan descendido considerablemente: en 2014, antes de que entrase en vigor el baremo, supusieron el 70% de los casos de primas concedidas y en 2017 han supuesto un 27%.

Publicidad

En la práctica, lo que está ocurriendo es el supuesto de que una víctima de un accidente de tráfico afirme sufrir un esguince cervical, la aseguradora intenta salir del paso denegando que se sufra esta dolencia y exigiendo el cumplimiento de lo establecido en el artículo 135 de la ley.

Cuando a la aseguradora no le queda más remedio que reconocer la existencia de una lesión de esguince cervical, disminuye su importancia o paga las cantidades mínimas posibles al afectado: se ha pasado de una indemnización de entre 3.000 y 6.000 euros por sufrir un esguince cervical a pagarse como una lesión temporal (por días de baja), haciéndose efectiva una indemnización solo si se aporta un informe médico que acredite su existencia tras este periodo de tiempo. 

También te puede interesar:

Esguince cervical tras un accidente de tráfico: ya no se podrá engañar

Esguince cervical, la gran lesión de los accidentes de tráfico

Tuve que ayudar a una persona en un accidente de tráfico y vi fallos

Publicidad
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.