Publicidad

¿Genio o embaucador? Elon Musk: retrato del hombre que revoluciona el transporte

Fundador de PayPal, Tesla o SpaceX, Elon Musk es, para muchos, el gran visionario del siglo XXI: un personaje fascinante que colecciona hitos, excentricidades… y algunas pérdidas millonarias.
Jordi Moral.

Twitter: @jordimoralp Fotos: Cordon Press. -

¿Genio o embaucador? Elon Musk: retrato del hombre que revoluciona el transporte

Acaba de completar uno de los grandes retos aeroespaciales de la Historia y Elon Musk ya está pensando en su próximo desafío: cruzar con un Tesla autónomo por primera vez Estados Unidos de costa a costa. Y asegura que lo conseguirá en menos de 5 meses. Desde luego, este soñador de 46 años nacido en Sudáfrica no es una persona normal. Y es lo que siempre persiguió. “Creo que es posible para la gente normal elegir ser extraordinaria”, repite como su máxima principal. Ahora, cuando para muchos ya es el nuevo Steve Jobs del siglo XXI tras haber sido capaz de poner un coche en el espacio lanzado con los cohetes más potentes fabricados hasta la fecha, y además los únicos reutilizables, parece que será capaz de cumplir cualquier propósito. Pero, ¿quién es realmente Elon Musk? ¿Será capaz de culminar sus magnánimos proyectos?Tesla en el espacio

Los primeros años de un genio autodidacta

Ingeniero, empresario e inventor, Elon Musk es ya, según Forbes, la 21ª persona más poderosa del mundo y una de las 50 más ricas del planeta. Su carrera meteórica se intuyó ya desde que era niño. Con sólo 10 años compró su primer ordenador, un Commodore VIC-20 y, autodidacta, aprendió a programar para, menos de 2 años después, cerrar su primer negocio con 12 años: vendió, por 500 dólares, el código fuente de un videojuego que había creado llamado Blastar.

A partir de entonces, y antes incluso de culminar sus estudios de Administración de Empresas y Física en la Universidad de Pensilvania, toma contacto con grandes ejecutivos de Sillicon Valley. Con apenas 14 años funda Zip2, empresa que 3 años después gestiona casi 200 grandes sitios webs americanos y que vende en 1999 por 300 millones de dólares. Con 18 años entonces, cofunda PayPal, la plataforma de pago online más famosa del mundo, que 3 años después es vendida a eBay. Tras ganar 150 millones de dólares en acciones de esta compañía, Musk ya es un multimillonario.Tesla Roadster

Rompiendo los límites de la innovación

Con una extraordinaria capacidad para innovar, fundar y gestionar empresas y, todo sea dicho, arriesgar donde muy pocos se atreverían, Elon Musk se marca desde entonces nuevas metas: revolucionar el mundo del transporte, desarrollar las energías renovables, extender la longevidad del ser humano y llegar a colonizar otros planetas. Según cuenta en diferentes libros biográficos, su receta desde entonces es trabajar 100 horas semanales, sin tiempo casi para dormir (apenas 6 horas) ni desayunar. Y para ello reconoce ser adicto a la Coca-Cola.

Uno a uno, Elon Musk empieza a trabajar en todos sus objetivos. Entre otras muchas empresas, crea SolarCity, compañía que pretende extender la energía solar y hacerla más barata, y que en 2011 ya era la mayor proveedora de sistemas de energía solar en Estados Unidos. Invierte mucho dinero en Halcyon Molecular, empresa de biotecnología que pretende curar enfermedades y extender la longevidad de las personas. Crea OpenAI y Neuralink, empresas centradas en el desarrollo de la Inteligencia Artificial y el cerebro humano. Y hasta funda la empresa The Boring Company, una excéntrica compañía que comercializa productos de “merchandising”, tales como gorras, camisetas o, más sorprendente, hasta un lanzallamas que inventa para “hacer frente al apocalipsis zombi”. Con un precio de 500 dólares, está agotado en EE.UU. y ha facturado 10 millones de dólares.

La revolución del transporte

Sin embargo, si por algo ha conseguido ser conocido en los últimos años Elon Musk ha sido por su constante impulso al transporte del futuro. Hasta Volkswagen reconoció que, a través de su empresa Tesla, “el Señor Elon Musk ha despertado y dado un empujón” a todos los fabricantes. Capaz con su compañía californiana de ser pionero en coches eléctricos, en ofrecer baterías con la mayor autonomía conocida en vehículos de serie (más de 600 km el Tesla Model S) y hasta de prometer popularizar este mercado con el nuevo y más barato Tesla Model 3, las críticas también comienzan a aparecer.

SpaceXPorque Tesla ha generado muchas luces… pero también bastantes sombras. Los últimos resultados económicos aseguran que las pérdidas económicas de la compañía se triplicaron en 2017 hasta alcanzar los 2.240 millones de dólares. No ha sido además capaz de cumplir los planes previstos de producción del Model 3, hoy muy retrasados a pesar todavía de tener que invertir nuevas grandes cantidades de dinero para acercarse a las expectativas prometidas. Reconociendo que “en el pasado hemos tenido problemas para cumplir lo prometido en producción”, Musk asegura que “en algún momento de 2018 esperamos generar ingresos trimestrales operativos de forma sostenida”.

Ante estas promesas incumplidas, se acumulan críticas y problemas, incluso de quien acusa a Musk como un producto de marketing. Bob Luttz, ex vicepresidente de GM y uno de los gurús de la automoción, pronostica que “Tesla desaparecerá en 2019. Musk no es consciente de que los ingresos en una empresa deben ser mayores que los costes”. Incluso hay quien afirma que Tesla es una burbuja que acabará pronto pinchando.

Sin embargo, Elon Musk acaba de conseguir lo más difícil: volver a ganar la confianza de la industria y de inversores. Su promesa de revolucionar el transporte se centra en el Hyperloop, su proyecto de túneles que se crearán bajo las ciudades para que viaje por ellos este medio de transporte de alta velocidad (hasta 1.200 km/h), bajo consumo y capaz de autoabastecerse. Y sobre todo en su empresa SpaceX que, como ya te contamos ayer, ha revolucionado la industria aeroespacial con el objetivo de lograr nuevas inversiones para culminar el que, por encima de todos, parece hoy su gran sueño: colonizar Marte. ¿Lo conseguirá?

También te puede interesar:

¿La burbuja de Tesla?

Primera prueba al Tesla Model 3

Los accidentes reales que evitan el piloto automático de Tesla

Los primeros años de un genio autodidacta

Ingeniero, empresario e inventor, Elon Musk es ya, según Forbes, la 21ª persona más poderosa del mundo y una de las 50 más ricas del planeta. Su carrera meteórica se intuyó ya desde que era niño. Con sólo 10 años compró su primer ordenador, un Commodore VIC-20 y, autodidacta, aprendió a programar para, menos de 2 años después, cerrar su primer negocio con 12 años: vendió, por 500 dólares, el código fuente de un videojuego que había creado llamado Blastar.

A partir de entonces, y antes incluso de culminar sus estudios de Administración de Empresas y Física en la Universidad de Pensilvania, toma contacto con grandes ejecutivos de Sillicon Valley. Con apenas 14 años funda Zip2, empresa que 3 años después gestiona casi 200 grandes sitios webs americanos y que vende en 1999 por 300 millones de dólares. Con 18 años entonces, cofunda PayPal, la plataforma de pago online más famosa del mundo, que 3 años después es vendida a eBay. Tras ganar 150 millones de dólares en acciones de esta compañía, Musk ya es un multimillonario.Tesla Roadster

Rompiendo los límites de la innovación

Con una extraordinaria capacidad para innovar, fundar y gestionar empresas y, todo sea dicho, arriesgar donde muy pocos se atreverían, Elon Musk se marca desde entonces nuevas metas: revolucionar el mundo del transporte, desarrollar las energías renovables, extender la longevidad del ser humano y llegar a colonizar otros planetas. Según cuenta en diferentes libros biográficos, su receta desde entonces es trabajar 100 horas semanales, sin tiempo casi para dormir (apenas 6 horas) ni desayunar. Y para ello reconoce ser adicto a la Coca-Cola.

Publicidad

Uno a uno, Elon Musk empieza a trabajar en todos sus objetivos. Entre otras muchas empresas, crea SolarCity, compañía que pretende extender la energía solar y hacerla más barata, y que en 2011 ya era la mayor proveedora de sistemas de energía solar en Estados Unidos. Invierte mucho dinero en Halcyon Molecular, empresa de biotecnología que pretende curar enfermedades y extender la longevidad de las personas. Crea OpenAI y Neuralink, empresas centradas en el desarrollo de la Inteligencia Artificial y el cerebro humano. Y hasta funda la empresa The Boring Company, una excéntrica compañía que comercializa productos de “merchandising”, tales como gorras, camisetas o, más sorprendente, hasta un lanzallamas que inventa para “hacer frente al apocalipsis zombi”. Con un precio de 500 dólares, está agotado en EE.UU. y ha facturado 10 millones de dólares.

La revolución del transporte

Sin embargo, si por algo ha conseguido ser conocido en los últimos años Elon Musk ha sido por su constante impulso al transporte del futuro. Hasta Volkswagen reconoció que, a través de su empresa Tesla, “el Señor Elon Musk ha despertado y dado un empujón” a todos los fabricantes. Capaz con su compañía californiana de ser pionero en coches eléctricos, en ofrecer baterías con la mayor autonomía conocida en vehículos de serie (más de 600 km el Tesla Model S) y hasta de prometer popularizar este mercado con el nuevo y más barato Tesla Model 3, las críticas también comienzan a aparecer.

SpaceXPorque Tesla ha generado muchas luces… pero también bastantes sombras. Los últimos resultados económicos aseguran que las pérdidas económicas de la compañía se triplicaron en 2017 hasta alcanzar los 2.240 millones de dólares. No ha sido además capaz de cumplir los planes previstos de producción del Model 3, hoy muy retrasados a pesar todavía de tener que invertir nuevas grandes cantidades de dinero para acercarse a las expectativas prometidas. Reconociendo que “en el pasado hemos tenido problemas para cumplir lo prometido en producción”, Musk asegura que “en algún momento de 2018 esperamos generar ingresos trimestrales operativos de forma sostenida”.

Ante estas promesas incumplidas, se acumulan críticas y problemas, incluso de quien acusa a Musk como un producto de marketing. Bob Luttz, ex vicepresidente de GM y uno de los gurús de la automoción, pronostica que “Tesla desaparecerá en 2019. Musk no es consciente de que los ingresos en una empresa deben ser mayores que los costes”. Incluso hay quien afirma que Tesla es una burbuja que acabará pronto pinchando.

Sin embargo, Elon Musk acaba de conseguir lo más difícil: volver a ganar la confianza de la industria y de inversores. Su promesa de revolucionar el transporte se centra en el Hyperloop, su proyecto de túneles que se crearán bajo las ciudades para que viaje por ellos este medio de transporte de alta velocidad (hasta 1.200 km/h), bajo consumo y capaz de autoabastecerse. Y sobre todo en su empresa SpaceX que, como ya te contamos ayer, ha revolucionado la industria aeroespacial con el objetivo de lograr nuevas inversiones para culminar el que, por encima de todos, parece hoy su gran sueño: colonizar Marte. ¿Lo conseguirá?

También te puede interesar:

¿La burbuja de Tesla?

Primera prueba al Tesla Model 3

Los accidentes reales que evitan el piloto automático de Tesla

Publicidad

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.