Publicidad

El verdadero primer Batmóvil de la historia sale a la luz

¿Qué nos dirías si te dijéramos que el primer Batmóvil de la historia no fue el de George Barris? ¿Y cómo te quedarías si te confesáramos que se dedicó a anunciar helados y batidos entre 1963 y 1965? Lo que parece un cuento escrito por Tim Burton al estilo ‘Ed Wood’ dista mucho de ser ficción: esta es la verdadera historia del primero de los Batmóviles.
Alejandra Otero -
El verdadero primer Batmóvil de la historia sale a la luz

Hasta la fecha se creía que el primer Batmóvil de la historia era el mítico Lincoln Futura ‘tuneado’ por el gran George Barris para la serie de televisión del Hombre Murciélago. Pero el primer Batmóvil jamás concebido nació en realidad en 1963, tres años antes de la llegada de la serie de la cadena ABC, y fue obra de un fan del cómic y entusiasta de los coches. Una bonita historia que ahora sale a la luz, tras abrirse la subasta el 17 de noviembre de este Batmóvil desconocido hasta 2013.

Su creador, fue Forrest Robinson, tomando como base un Oldsmobile 88 descapotable de 1956. Tres años estuvo, junto a un amigo, dando forma al Batmóvil: modificaron el frontal, las aletas traseras o las puertas. En 1963 estuvo terminado y, a diferencia de todos los coches de Batman vestidos en riguroso negro en cine y televisión, era de color plateado.

El primer Batmóvil de la historia

El superhéroe de Gotham comenzó a hacerse más famoso en aquellos años. Así, dos empresas de productos lácteos, All Star Dairies y Green Acres Ice Cream, tras tener la noticia de la existencia del coche de Robinson, se pusieron en contacto con él para alquilarle su Batmóvil y promocionar sus productos inspirados en el Hombre Murciélago. Lo pintaron de negro y le pusieron el logotipo de Batman, bajo la licencia de DC Cómics, y de esa guisa se dedicó a anunciar batidos y helados por el medio este norteamericano durante dos años. Terminada la campaña en 1965, el coche volvió a manos de Forrest Robinson que, pasada su fiebre por el justiciero enmascarado, decidió venderlo por 200 dólares para financiar un negocio.

Poco se sabe qué pasó después con este primigenio Batmóvil, pero acabó abandonado en un campo del estado de New Hampshire y encontrado años después por un coleccionista, que lo compró por dos duros. El coche estaba completamente destrozado. A principios de 2013, lo adquirió finalmente Toy Car Exchange LLC, que ha tardado más de un año en restaurarlo y devolverlo a su estado original.

El final de esta historia aún no se ha escrito: acaba de salir a subasta en Heritage Auctions partiendo de 90.000 dólares. La subasta se cerrará el 6 de diciembre y, como se puede ver, los 200 dólares por los que fue vendido en su momento ya se han superado con creces. Y será seguramente muy superior. No en vano estamos hablando del primer Batmóvil en carne y hueso.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.