Publicidad

¿Cuánto cuesta mantener un coche en España?

No siempre tenemos en cuenta que la compra de un coche tiene un coste posterior relacionado con su mantenimiento. ¿Sabías que mantener un coche en España cuesta algo más de 2.000 euros al año, y que más de la mitad son gastos de repostaje? Aquí te lo contamos todo, para que no te lleves sorpresas.
-
¿Cuánto cuesta mantener un coche en España?

Según un estudio del IDAE (Instituto para el ahorro y la Diversificación Energética) -perteneciente al Ministerio de Industria-, mantener un coche en nuestro país cuesta unos 2.000 euros anuales. Los gastos por adquisición, el mantenimiento, el seguro, los impuestos y el repostaje, son algunos de los factores a tener en cuenta antes de comprarnos un coche.

 Un informe de FleetData –empresa especializada en estudios de mercado- cifra los gastos de utilización de un coche en 23,70 euros por cada 100 kilómetros recorridos –unos 0,23 euros por kilómetro-. Los gastos totales de un automóvil dependen de varios factores y, por supuesto, siempre hay algún truco que puede ahorrarte alguna que otra visita a la cartera.

¿Coche nuevo o coche usado?
Hoy en día se podría decir que es la ‘pregunta del millón’, y más tal y como están las cosas. Nosotros te contamos los gastos generados y tú mismo puedes elegir lo que más se ajuste a tu presupuesto.

Si optamos por adquirir un coche nuevo, el concesionario casi siempre incluye -en el precio final que nos da- una serie de gastos que genera la incorporación del vehículo a la vía pública. Hablamos de: costes de transporte del coche, con un precio de entre 150 y 400 euros; Impuesto de Matriculación, con exención para vehículos de menos de 120 gramos de emisiones de CO2, pero con un gasto del 4,75 por ciento en rangos de emisión de 121 a 159 gramos, 9,74 por ciento entre 160 y 199 gramos, y 14,75 por ciento para los demás; coste de matriculación, que incluye licencia, placas y gastos de oficina por los ‘papeleos’; y, además, el Impuesto de Circulación, que varía de una ciudad a otra, ya que depende del ayuntamiento.

Que te dejen bien claro en el concesionario si se hacen cargo de ellos, ya que el precio se puede inflar mucho.

Si el coche adquirido es de segunda mano, nos ahorraremos la mayoría de los gastos anteriores, pero sí que tenemos que tener en cuenta que tendremos que hacer frente al pago del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y el Impuesto de Matriculación, además de seguir estos pasos.

No descartes las posibles reparaciones y revisiones que haya que hacerle al coche, si es que el vendedor no se hace cargo.

Si quieres ahorrarte algo de dinero, puedes realizar personalmente la gestión de los impuestos, evitando tener que pagar la mayoría de gastos de oficina. Eso sí, ármate de tiempo libre y paciencia para realizarlos.

Seguro
El precio del seguro varia de manera significativa, ya que depende de factores tan variopintos como compañía elegida, años de carné y edad del conductor, modelo del coche y su cilindrada, emisiones de CO2 del vehículo, antecedentes de accidentes, historial de otros seguros previos y hasta el color del coche.
Guardar el coche en un garaje, el uso de sistemas antirrobo y un kilometraje reducido durante el año anterior, pueden ayudar a reducir significativamente este gasto, obligatorio en todo caso. Si el coche tiene más de 25 años, también puede inscribirse como tal, optando a bonificaciones y descuentos. El precio medio de los seguros en España, se sitúa en torno a 378 euros para terceros, 426 euros para terceros ampliado, 586 euros a todo riesgo con franquicia y 1.053 euros para todo riesgo sin franquicia.

Nunca debe quedarse uno con la primera oferta. Lo mejor es comparar entre las distintas compañías y elegir la que más se ajuste a nuestra necesidad y bolsillo
.
El combustible marca la diferencia
Supone el mayor coste anual que genera un coche, por lo que también su menor gasto reducirá el ‘daño’ que sufra nuestra cuenta corriente. Unos 1.200 euros se calcula que gasta de media cada conductor español. Supone, por tanto, más del 60 por ciento del coste de mantenimiento de nuestro vehículo. Conducir de manera más eficiente –los coches de nueva fabricación contribuyen cada día más en este aspecto- puede ayudarnos a gastar hasta un 20 por ciento menos de carburante. Y no sólo hablamos de consumir menos, sino que cuidará la mecánica de nuestro coche, lo que se traduce en menos costes de taller –ruedas, frenos, embrague…-.

Compartir coche también es una buena opción, pero dependerá de las posibilidades de cada uno.

Tener un coche sano
Las posibles reparaciones mecánicas, así como el cambio de piezas, son otros gastos que no deben darse de lado, sobre todo si hablamos de coches con unos cuantos años a sus espaldas. Un estudio de Audatex España demuestra que, en tres años, el vehículo genera una media de 1.825 euros ente mantenimiento mecánico, cambio de neumáticos y revisiones recomendadas.

Comparar precios en los distintos talleres –incluso entre casas oficiales situadas en distintos emplazamientos- puede suponer un ahorro importante. Tengamos en cuenta que un buen trabajo de taller puede alargar la vida de nuestro coche, por lo que tampoco se debe dejar en manos de ‘cualquiera’, por mucho que nos estemos ahorrando.

Otros posibles gastos
Cabe recordar, que hay costes aparte que dependerá de dónde vivamos y de nuestro recorrido anual en coche. El pago de peajes, las posibles multas, los gastos de limpieza y el estacionamiento del coche –garaje, párking o zonas gravadas- elevará lógicamente el coste por ser poseedor de este transporte de ‘lujo’.

¿Qué opinas de esta noticia? Debate en los foros con otros aficionados al mundo del motor.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.