Publicidad

Crece la morosidad en la compra de coches

El importe de los créditos destinados a la adquisición de automóviles registró una caída del 37% en 2009, con un total de 6.324,5 millones de euros, mientras que la morosidad de este sector se elevó hasta el 14,2% al cierre del ejercicio, frente al 8,7% de 2009, según datos presentados hoy por la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito (Asnef).
-
Crece la morosidad en la compra de coches
Asnef subrayó que la caída registrada por el sector de la automoción fue ‘acusadísima’, por lo que el tamaño del mercado sigue siendo similar al del año 2000. Por tipo de vehículos, la financiación a turismos nuevos cayó un 40,8%, hasta 4.967 millones, de los que 4.149 millones fueron para particulares (-38,4%) y 818 millones para turismos de negocio (-50,8%).
Los créditos para turismos usados cayeron un 16,6%, con 1.208 millones. Del total, 981,7 millones fueron a particulares (-26%) y 226 millones de negocio (+87,1%). La financiación para vehículos comerciales descendió un 28,8%, hasta 46,9 millones, y en otros vehículos descendió un 23,1%, hasta 102,3 millones. En cuanto a los nuevos contratos realizados, Asnef señaló que en automoción se realizaron 498.389 contratos, con un importe medio de 12.700 euros. Del total, 375.854 fueron de turismos nuevos (-32,5%) y 107.408 contratos de turismos usados (-17,8%). La morosidad registró un importante crecimiento en este sector hasta cerrar el año en el 14,2%, frente al 8,7% de 2008. A pesar de esta progresión, el comportamiento fue desigual durante el año, ya que en segundo trimestre del año descendió con respecto al primero y se mantuvo estable en el tercero. El presidente de Asnef, José María García Alonso, resaltó que la mora seguirá creciendo durante 2010 si continúa creciendo el desempleo, pero precisó que lo hará en menor medida que en 2009 porque ‘lo peor ya ha pasado’. En cuanto a la subida del IVA que está previsto aplicarse a partir de julio, García Alonso resaltó que habrá ciertos tipos de consumo que se verán afectados, entre ellos, las grandes compras, como los vehículos. A su juicio, la subida de este impuesto requerirá un mayor esfuerzo para las familias y no va a favorecer el consumo, principalmente, aquel que suponga una mayor inversión. En este sentido, García Alonso reconoció que se están vendiendo coches pero alertó de que si al impacto de la subida del IVA se le suma el final de las ayudas a la venta de coches, la actividad de venta de vehículos podría resentirse este año.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.