Publicidad

El copiloto electrónico también se equivoca

¿Cuántas veces hemos introducido en nuestro GPS una calle que no reconocía el navegador? ¿Alguna vez no hemos topado con una salida de autopista que no venía indicada? Los navegadores son una ayuda en la orientación, pero la necesidad de actualización continua de las bases de datos de la cartografía digital lleva a errores habituales, que tienen mucho que ver, entre otras cosas, con el cambio de la geografía vial. Hemos realizado este análisis para mostraros varios motivos que hacen fallar a nuestros navegadores.
-
El copiloto electrónico también se equivoca
La expansión de los navegadores GPS es un hecho; sus ventajas son indudables y sus precios, cada vez más asequibles, hace que un número creciente de consumidores incluya en sus vehículos este sistema de orientación vial.

Aunque se han perfeccionado mucho, todavía existen ciertos errores en las aplicaciones y el contenido de los navegadores. Además, los continuos cambios sufridos en la geografía vial, las restricciones temporales del tráfico y ciertas deficiencias técnicas son factores determinantes que llevan a error a vuestros navegadores GPS. En nuestro país se registra una media de cambios viales del 20 por ciento debido a la remodelación urbanística. Esto deriva en la necesidad de actualizar los mapas cartográficos casi a diario, algo que es imposible.

Actualmente en Europa, dos entidades proveen a los distintos sistemas de navegación GPS de la cartografía digital: Navteq y Tele Atlas.

Su sistema de trabajo se basa en la recopilación, el análisis, la actualización y, finalmente, la verificación de todos los datos . Este registro se realiza mediante vehículos especiales equipados con cámaras, sensores de posicionamiento y ordenadores integrados con tecnología GPS que capturan los datos recogidos por los dispositivos. Una vez registrados e implementados, otro vehículo comprueba la veracidad de los mismos y se incluyen, finalmente, en la base de datos.

Una curiosidad: en los Mobile Mapping de Tele Atlas (vehículos de registro) los dos conductores, deben conocerse, condición sine cua nom, antes de aceptar el trabajo, ya sea como pareja o como amigos. Han de convivir durante muchos kilómetros en el mismo habitáculo del vehículo y la confianza se hace factor indispensable para un buen ambiente de trabajo.

¿Qué ocurre cuando una calle cambia o una vía va a estar cortada por un tiempo indefinido? En este caso, se comprueba la información, facilitada normalmente por servicios públicos, a través de imágenes de satélite o mapas catastrales y los datos son verificados por una aplicación informática. Solamente cuando se estima que un punto puede ser problemático, se comprueba además “in situ” con un vehículo; si no, con la corrección informática basta. Esto puede dar lugar a que ciertos caminos estén erróneamente indicados, aunque los cartógrafos digitales lo consideren un mal menor. Por ejemplo, señalar que la vía permite un giro a la derecha para entrar en una bocacalle cuando en realidad te obliga a girar a la izquierda.

Además, el margen de error que admiten en los mapas registrados o actualizados oscila entre el dos y el tres por ciento. Lo que puede llevar a que el nombre esté equivocado o a confundir una glorieta con un cruce. Una vez más, incidencias que consideran menos importantes, pero que pueden ser muy molestas de cara a los usuarios en un día de malas condiciones meteorológicas o tráfico denso.

Por ello, a pesar de que Tele Atlas, en su caso, asegure que sus mapas sólo cuentan con un uno por ciento de errores significativos, siendo los demás “pequeñas” incidencias, son los usuarios finales los que deberían determinar el grado de importancia de los mismos.

Otro de los problemas es el tiempo estimado en el que se realiza la actualización. Los proveedores de mapas digitales aseguran que la actualización de caminos se está realizando diariamente, aunque, los datos modificados son enviados a las distintas marcas de navegadores en unos noventa días. Esto supone tres meses de demora, por no mencionar el hecho de que las actualizaciones que hacen los usuarios no son más de una al año, como norma general, debido al elevado precio de éstas.

Navteq y Tele Atlas realizan cuatro ediciones de actualizaciones al año. Aconsejan a los usuarios que actualicen sus navegadores al menos una vez al año, aunque lo ideal es que se realizaran dos durante dicho periodo.
El formato suele ser en CD, DVD o tarjetas de memoria SD. La principal barrera para lo consumidores es el coste de las mismas. Los precios oscilan entre los 100 y los 150 euros en CD; entre los 150 y 190 euros en DVD y los 80 y 90 euros en las tarjetas de memoria. Al principio, éstos se podían adquirir sólo en puntos especializados o a través de las páginas web oficiales de venta de Navteq y Tele Atlas. La popularización de estos dispositivos ha permitido que se comercien, además, en hipermercados.
Internet es el futuro: la actualización podrá realizarse a través de la red. Actualmente, muy pocos navegadores, destaca Tom Tom, permiten la actualización a través Internet. Los cartógrafos digitales coinciden en que la principal traba es la piratería. Descargar las actualizaciones desde nuestro ordenador también tiene su coste, una media de 100 euros. Mientras el precio sea elevado, el riesgo de que el contenido sea pirateado será más alto. Tele Atlas calcula que a partir de un año, todos los navegadores podrán descargar el contenido desde la web oficial.
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.