Publicidad

Los conductores temerarios irán a la cárcel

El pleno de la Cámara Baja aprueba hoy la Reforma del Código penal en materia de seguridad vial, que establece penas de cárcel por exceder los límites de velocidad, conducir ebrio o bajo los efectos de las drogas. La mayor parte de las penas se conmutarán por trabajos al servicio de la comunidad o contacto obligado con víctimas de accidentes de tráfico.
-
Los conductores temerarios irán a la cárcel

La reforma del Código Penal en materia de seguridad vial será aprobada de forma definitiva hoy en el pleno del Congreso de los Diputados, entrando en vigor en los próximos días tras su publicación en el Boletín Oficial del Estado. La nueva normativa de tráfico es tajante con las conductas temerarias al volante: los conductores que excedan la velocidad en carretera serán condenados con penas de hasta cinco años de cárcel y la suspensión del carnet de uno a diez años (dependiendo de la gravedad de la conducta) si circulan a 110 kilómetros por hora en ciudad, a 180 en carretera o a 200 en autovía.

De esta forma, la condena será tanto mayor cuanto más grave sea la conducta: provocar un accidente con heridos, conducir con temeridad manifiesta, poner en concreto peligro la vida de los demás o mostrar un desprecio evidente por la misma. Además, el nuevo reglamento establece la aplicación de las mismas condenas para quienes circulen tras consumir drogas o con una tasa de alcohol en sangre de 1,2 gramos por litro. También irán a prisión de tres a seis meses aquellos que se nieguen a someterse a los controles de alcoholemia o de drogas.

El único punto de la normativa que admite una moratoria de casi seis meses para su entrada en vigor (se empezará a aplicar a partir del 1 de mayo de 2008) es el referente a las personas que se pongan al volante sin carnet, con el carnet suspendido o tras haber perdido todos los puntos. La nueva ley castigará con un máximo de seis meses de cárcel o una multa y trabajos con las víctimas de tráfico a estos conductores, que suman 30.000 (un 0,12 por ciento del total). Este comportamiento, que hace tres décadas sólo se consideraba falta administrativa, podría ser su pasaporte a la cárcel en virtud de la nueva reforma.

Por otra parte, la mayor parte de las condenas de menos de dos años en las que no se hayan producido un accidente o daños personales serán conmutadas por actividades que impliquen el contacto directo con víctimas de tráfico o con las familias de los fallecidos, o bien por trabajos forzados al servicio de la comunidad.

En declaraciones a la agencia Efe, el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, considera que esta reforma 'va a garantizar mejor la seguridad en las carreteras españolas', ya que quien cometa comportamientos imprudentes que pongan en peligro la vida de los demás 'será sancionado con rigor'. En este sentido destacó el nombramiento de un fiscal delegado de Seguridad Vial y la creación de una red de fiscales especializados en esta materia en todas las fiscalías españolas.

Respecto a este tema, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se aventuraba ayer durante su intervención sobre seguridad vial en el Pleno de Control al Gobierno en el Senado a asegurar que 'a final de año tendremos una cifra de muertos en carretera por debajo de 3.000, que nos distancia en más de mil de la que nos encontramos en el año 2003 y, por tanto, habremos avanzado, aunque con estas cifras no podemos estar satisfechos y lo que tenemos que hacer es seguir trabajando mucho más ', según ha informado Europa Press.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.