Publicidad

Coches que no pueden chocar

¿Es nuestro coche capaz de detectar y reducir el riesgo de impacto? Gracias al avance en I+D de este tipo de tecnologías, hoy es posible. Thatcham ha determinado cuáles son los tres dispositivos más eficaces en esta materia y los presenta hoy en la conferencia sobre transporte e investigación que se celebra en Bruselas.
-
Coches que no pueden chocar
Thatcham, entidad británica dedicada al estudio de las causas y efectos de los accidentes de tráfico, presentará hoy en la conferencia europea sobre la investigación y el desarrollo de medios de transporte (The Transport Research Laboratory) tres sistemas de vanguardia tecnológica que detectan y evitan los accidentes en zonas urbanas.

Según atestiguan las investigaciones de Thatcham, el 75 por ciento de los accidentes se ocasionan a bajas velocidades y dentro de las ciudades. Esto implica que los usuarios más afectados por esta clase de incidencias sean peatones y motoristas, los más vulnerables y desprotegidos.

La organización inglesa considera que los fabricantes deberían centrarse en desarrollar tecnologías capaces de evitar esta clase de accidentes. Tras diversos estudios, Tahtcham ha seleccionado los tres fabricantes más eficaces en su lucha contra la siniestralidad.

La marcas ‘ganadoras’ han sido Volvo, la más avanzada en materia de seguridad, Mercedes y la japonesa Honda.

El sistema del fabricante sueco, Volvo City Safety, funciona mediante un láser radar que se activa cuando el vehículo circula a menos de 32 km/h. Si este dispositivo detecta la proximidad de otro vehículo que se dirige en la misma dirección, los frenos actúan inmediatamente y se bloquea el acelerador. En caso de que el automóvil vaya a una velocidad inferior a 16 kilómetros por hora, este sistema evita la colisión en el cien por cien de los casos, pero, si circula al doble, 32 km/h, sólo lo hará en el 50 por ciento. El Volvo City Safety será incorporado de serie en el nuevo XC60, que estará en los concesionarios de la marca a partir de noviembre.

Por su parte, el dispositivo patentado por Mercedes es el Distronic Plus, que estará disponible para los modelos de la Clase S. A través de dos radares que van integrados en el navegador del coche, éste mantendrá siempre la distancia ideal con el vehículo que nos precede. El sistema es capaz de calcular la velocidad a la que circula el coche y a la que discurre el vehículo inmediatamente delante de él. Si detecta un posible peligro, frena el vehículo evitando la colisión.

Por último, la tecnología de Honda opera también mediante radares y calcula la distancia y la velocidad del vehículo de enfrente. Si determina que una situación es peligrosa, el conductor recibe una señal visual y acústica que se refuerza al tensar los cinturones de seguridad. Todo con el objetivo de que el conductor reaccione a tiempo ante cualquier imprevisto.

Aunque, según sus investigaciones, estos sistemas podrían ayudar a reducir la siniestralidad en 125.000 casos al año sólo en Gran Bretaña, Thatcham recuerda que el máximo responsable siempre debe ser el conductor: “El coche no es el conductor, es el conductor es quien conduce el coche”, concluye la entidad.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.