Publicidad

Un coche por tierra, mar y aire

El transporte tiende a la multimodalidad, es decir, a combinar diversos medios de locomoción a la hora de completar un desplazamiento desde un punto A a un punto B.
-
Un coche por tierra, mar y aire

Coche y avión, tren y barco, tranvía y metro, etc. Esta tendencia lleva años desarrollándose en el mundo del automóvil y quizá la tendencia más repetida ha sido la de los vehículos anfibios, capaces de desplazarse tanto por tierra como por mar.

Pero ahora el diseñador André Batista ha creado un nuevo concepto de multimodalidad, ideando un coche capaz de desplazarse por tierra, mar y aire, y además de hacerlo de manera limpia y ecológica gracias al uso de motores eléctricos. Se trata del Prisma EV, un vehículo capaz de convertirse en coche, barco o helicóptero en función de las necesidades de cada momento.

Ligero y dinámico
Para convertirse en un auténtico vehículo todoterreno el Prisma EV necesita ser ligero y maniobrable. Por eso, el chasis del vehículo se construiría con fibra de carbono, para disminuir el peso global del vehículo. La carrocería se completaría con un amplio ventanal fabricado en cristal acrílico, que proporcionaría la visión panorámica del entorno del vehículo necesaria para poder maniobrar con seguridad en ámbitos tan diversos.

El parabrisas, además, se podría levantar por completo con la ayuda de los motores eléctricos, convirtiéndose así también en la puerta de acceso al vehículo.

Motores eléctricos
En el apartado de propulsión, este concept car cuenta con dos motores eléctricos, uno de los cuales estaría destinado a dar vida al rotor situado en la parte superior y equipado también con un sistema de frenada regenerativa. Por su parte, el segundo estaría a cargo de mover las ruedas traseras del vehículo.

Con las baterías al 100%, el Prisma EV tendría una autonomía de unas cuatro horas en modo helicóptero, 80 kilómetros en modo barco y 220 en modo coche.

En solitario
Quizá el mayor inconveniente del Prisma EV es su concepción como medio de transporte individual. Es decir, sus propietarios podrán disfrutar de la carretera, del mar y del viento, pero tendrán que hacerlo en solitario ya que no admite acompañantes. De hecho, la idea original se basa también en la filosofía de mejorar el espacio personal disponible dentro del vehículo. 

Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.