Publicidad

Qué hacer si te roban el coche

Un buen día te levantas, bajas a la calle, te diriges al lugar donde habías aparcado tu vehículo y… ¡sorpresa, no está! Tras unos minutos de desconcierto en los que piensas que te lo has estacionado en otro lugar, te das cuenta de que te han robado el coche. ¿Qué hago? Te contamos los pasos y trámites a realizar.
Sonia Recio -
Qué hacer si te roban el coche

Aunque el robo de vehículos ha descendido en los últimos años —desde 1990 un 50 por ciento—, este tipo de delitos deja más de 50.000 perjudicados cada doce meses, lo que supone 150 desapariciones diarias. De hecho, España es uno de los países más afectados de Europa, situándose en el quinto puesto por detrás de Italia, Gran Bretaña, Francia y Alemania.

Si tienes la mala suerte de que te roben el coche, éstas son las gestiones que debes efectuar con la mayor celeridad posible dentro de los plazos establecidos.

 

1. Denuncia

En el momento en que te des cuenta que el coche no está donde lo has dejado, acude a una comisaría de policía rápidamente y pon una denuncia. Necesitarás llevar tu DNI, pasaporte o tarjeta de residencia y dar la matrícula, marca y modelo del vehículo. Si tienes la documentación del coche, puedes aportarla, pero no es necesario puesto que con el número de placa la policía obtendrá el de bastidor. Te pedirán el nombre de la compañía en la que estaba asegurado y el tipo de póliza que tenías contratada.

En la denuncia haz constar, si es el caso, el robo de la documentación del vehículo así como de cualquier otro objeto de valor que llevases en el interior del coche (navegador, silla de niño,  manos libres…).Coche robado, ¿qué hacer?

 

2. Llama a tu compañía de seguros

Inmediatamente después, comunica a tu aseguradora el robo del coche. Te pedirán que les remitas una copia de la denuncia por email o por fax para abrir parte del accidente. En ese momento te informarán de las condiciones de tu póliza en estos casos. Lo habitual es que tengas que esperar 30 días naturales para iniciar los trámites que darán lugar a una indemnización por robo de vehículo. En este lapso de tiempo, si el coche apareciese, te pertenecería, asumiendo la aseguradora la posible reparación. Transcurrido el mes, en el supuesto de que fuese encontrado, elegirías si quedarte con el dinero que te hayan dado en compensación o devolverlo y recuperar el vehículo, también arreglado.

 

3. Haz cálculos

Como probablemente el coche te proporcionaba una movilidad necesaria, necesitarás comprarte otro, para lo cual saber con cuánto dinero te indemnizará el seguro es importante. Hasta los dos años desde la primera matriculación las compañías suelen indemnizar con el pago del vehículo con valor de nuevo, es decir, que recibirás la misma cantidad de lo que costaría un coche a estrenar con las mismas características que el robado e incluyendo todo los impuestos. Pasados esos 24 meses te compensarán por el valor de reposición del coche o con el valor venal, depende de las condiciones recogidas en la póliza.

En el primer caso, la indemnización es equivalente al valor que tiene el vehículo en caso de comprarlo en el momento del siniestro. En el supuesto del valor venal, éste se calcula como si fueses a vender el coche en el momento del siniestro. En ambos casos, no se tiene en cuenta ni el kilometraje ni el estado del vehículo. Además, algunas compañías incluyen un valor venal mejorado, que no es otra cosa que el incremento en un porcentaje del valor venal establecido, con lo que la indemnización es mayor. El valor venal es una cantidad pública que se recoge en la tabla de valores de V.O. de Ganvam o en las tablas que publica el Ministerio de Economía y Hacienda (www.boe.es).

 

4. Pasado el mes, toca papeleo

Justo cuando pase un mes desde el robo del vehículo, puedes iniciar los trámites para que el seguro te indemnice. Deberás aportar un justificante del pago del último Impuesto Municipal de Circulación —si no lo tienes, debes acudir al ayuntamiento que conste en el Permiso de Circulación—, así como solicitar a la Dirección General de Tráfico —en la Jefatura Provincial que te corresponda— un justificante de la baja temporal por sustracción del vehículo —es un trámite que realiza la policía en el momento que pones la denuncia— y un informe de los antecedentes del vehículo —por la Ley de Protección de Datos, sólo figurará el número de transferencias (o propietarios) que ha tenido ese coche—.

 Coche robado, ¿qué hacer?

5. Entrega de la documentación

Con esos documentos más el original de la denuncia, tu DNI, pasaporte o tarjeta de residencia y todas las llaves que tengas del vehículo, tendrás que acudir a las oficinas de la aseguradora.  En ese momento puede que te den a firmar unos impresos para que, en el caso de que apareciese el coche, transferirlo a nombre de la compañía, ahorrándote así que tengas que ir de nuevo a hacer más papeleos. Obviamente, si se diese este caso, te informarían antes por si decides devolver la indemnización y quedarte con el vehículo.

 

6. Toca esperar

Una vez tenga la aseguradora todos los documentos en su poder tendrás que esperar a que los peritos del departamento correspondiente —habitualmente, los que llevan siniestros totales en los vehículos— hagan una valoración de tu coche para indemnizarte. El tiempo que pueden tomarse para estas deliberaciones depende de la agilidad de la compañía y de su carga de trabajo; en realidad, sólo tienen que verificar que todo está en orden y aplicar las tablas de depreciación correspondiente, pero como conlleva un desembolso económico pueden demorarse semanas.

La indemnización que te den —la recibirás por transferencia o talón bancario, dependiendo de la política de la compañía—no es negociable, pero sí reclamable. Es decir, que la tienes que aceptar y, si no estás de acuerdo, hacer un escrito al Defensor del Asegurado exponiendo tu queja: es un servicio gratuito que por ley deben tener  todas las compañías  delegado en un departamento de atención al cliente o una persona o entidad.

 

7. ¿En desacuerdo?

Además de reclamar al Defensor del Asegurado, y una vez hayan transcurrido dos meses, puedes poner una queja a una instancia oficial superior: el Comisionado para la Defensa del Asegurado, que depende de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones. La gestión es gratuita. La solicitud se presenta por correo electrónico o postal, aportando todas las pruebas que consideres oportunas para razonar un importe de indemnización mayor. En unos cuatro meses obtendrás una respuesta de esta institución y otra de tu aseguradora, en la que te dirá si acata el dictamen.

*Contacto con el Comisionado para la Defensa del Asegurado: 91 339 70 00 o www.dgsfp.mineco.es.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.