Publicidad

Los biocarburantes ayudan poco a disminuir el CO2

Las políticas públicas de apoyo a los biocarburantes son costosas, repercuten en los precios mundiales de los alimentos y su utilidad para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero es limitada, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).
-
Los biocarburantes ayudan poco a disminuir el CO2
En un informe divulgado recientemente, la OCDE que integra a 30 países, señaló que el coste de estas políticas públicas será de 25.000 millones de dólares anuales en 2015 en EE.UU., Canadá y la Unión Europea (UE), frente a los 11.000 millones de 2006.
En la actualidad, esas medidas son responsables de una reducción neta de menos del 1 por ciento en las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas al transporte. Las políticas de apoyo a los biocarburantes cuestan entre 960 y 1.700 dólares por cada tonelada de gases de efecto invernadero ahorrado, indicó la que se conoce como el "Club de los países desarrollados". Esos dispositivos incluyen ventajas fiscales, ayudas directas a la producción de biomasa, la aprobación de leyes y también restricciones comerciales para proteger las industrias nacionales. Según la OCDE, los efectos a medio plazo de estas medidas sobre la producción agrícola son importantes, aunque no deben ser sobrestimados. Con las políticas actualmente en vigor, el 12 por ciento de la producción mundial de cereales secundarios y el 14 por ciento de la producción mundial de aceite vegetal podrían dedicarse a medio plazo a la producción de biocarburantes. Estos porcentajes se elevarán al 13 por ciento para los cereales secundarios y al 20 por ciento para el aceite vegetal una vez que entre en vigor en EE.UU. la ley sobre independencia y seguridad energéticas y que se apruebe en la UE el proyecto de directiva sobre energías renovables. La OCDE calcula que a causa de las medidas existentes hoy en favor de los biocombustibles los precios a medio plazo del trigo, el maíz y los aceites vegetales se elevarán respectivamente a medio plazo un 5 por ciento, un 7 por ciento y un 19 por ciento, y podrían tener otra subida del mismo orden si entran en vigor las nuevas políticas programadas. El efecto sobre los precios de los biocarburantes de segunda generación (que no utilizan alimentos como materia prima) dependerá de la cantidad de biomasa obtenida en las tierras de cultivo. Una fuerte expansión de la superficie de producción agraria total atenuaría los citados efectos sobre los precios, pero suscitaría inquietudes debido a su repercusión nefasta sobre el medioambiente. Las medidas de apoyo a los biocarburantes pueden tener un impacto considerable sobre el uso de la tierra a escala mundial y acelerar las superficies cultivadas en Latinoamérica y África, pero es importante prevenir los daños al medioambiente y la deforestación, señalan los autores del informe. A la luz de estos hechos, la OCDE recomienda que cada país adopte sus propias estrategias según sus prioridades, ya que no existe una "política universalmente aplicable" que permita cumplir los objetivos y minimizar las consecuencias. Es más barato reducir el consumo de energía, sobre todo en el sector de los transportes, que sustituir unas fuentes de energía por otras, por lo que pide mayores esfuerzos en este sentido. Otra medida es favorecer el uso de superficies aún no cultivadas en vez de recurrir a la producción en zonas ecológicas sensibles. La OCDE preconiza una apertura del mercado de los biocarburantes y de sus materias primas para abaratar y hacer más eficaz la producción y limitar el impacto sobre el medioambiente y la dependencia de los combustibles fósiles. A medio plazo, la expansión del sector de los biocarburantes encarecerá los alimentos y aumentará la inseguridad alimentaria de los más desfavorecidos, pero si se liberaliza el sector puede convertirse en una opción económica viable en algunos países en desarrollo. La organización recomienda también mayor investigación, tanto en el sector de los biocarburantes como en el de la energía solar, las pilas de hidrógeno y otras tecnologías prometedoras.
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.