Publicidad

Clubes de coches exclusivos

¿Te imaginas conduciendo un Ferrari, un Bentley o un Aston Martin, aunque sólo sea por unos días al año, y sin necesidad de tenerlo que comprar? Pues ponerse al volante de un superdeportivo está mucho más cerca gracias al nuevo concepto de club automovilístico que recientemente se ha puesto en marcha en nuestro país.
-
Clubes de coches exclusivos


Los aficionados a los coches de lujo están de enhorabuena. Ha llegado un nuevo concepto de club que permite a sus socios conducir los vehículos más exclusivos que si bien no se trata de una idea original, -en Gran Bretaña, por ejemplo, funcionan desde hace un tiempo-, sí ofrecen una posibilidad distinta al automovilista que desea conducir un coche de altas prestaciones sin desembolsar el total del importe que supone comprarlo. De momento son dos: el GT Club y el Gentleman Drive.

No se trata de un alquiler en sí, sino de pertenecer a un club, en el que, entre otros servicios, nos permite conducir, durante unos días al año en función del modelo y de la cuota que paguemos, los coches más exclusivos. El sistema es sencillo: a través de una cuota de acceso, -que oscila entre los 6.000 y los 3.750 euros-, y una tarifa anual -que varía a elección del cliente entre los 8.500 hasta los 29.000 euros-, el socio dispone de un número de puntos y kilómetros concretos. Es como si comprara el número de puntos.

En ambos clubes hay tres niveles asociativos en función de los puntos y los kilómetros de que los clientes deseen disponer. No todos los vehículos cuestan el mismo número de puntos, ni tampoco todos los días vamos a gastarnos igual cantidad de éstos. Como es lógico, los fines de semana suponen un mayor desembolso de puntos, así como los vehículos más caros de la gama requieren un mayor número de los mismos. Tanto en el GT Club como en el Gentleman Drive la flota de ambos clubes es de lo más selecto: Ferrari 599 GTB Fiorano, Bentley Continental GTC, Aston Martin DB9 volante, Aston Martin V8 Vantage, Porsche 911 Carerra 4S cabrio y 911 turbo, Maserati Quattroporte sport GT, Audi R8. ¿A que te suenan a música celestial? El Ferrari es, sin duda, el más caro, sólo cuesta 277.442 euros, le sigue el Bentley valorado en 215.287 euros y el DB9 de 203.066 euros. El tiempo que permanecen los vehículos como máximo en el club es cuatro años. Es curioso, tal y como nos comenta Albert Castelló del GT Club, que muchos de los miembros del club son conductores que han sido propietarios de alguno de estos modelos o de vehículos similares, que se pueden permitir adquirirlos y mantenerlos pero que para el día a día prefieren otros más funcionales. Este tipo de club a ellos les ofrece la posibilidad de no renunciar a conducirlos por lo menos unos días al año. Aunque ambos clubes tienen su sede en Barcelona, tienen previsto inaugurar a corto plazo, nuevas sedes en otras provincias de forma que los clientes puedan disfrutar de los vehículos de otras sucursales de toda España.

Además del alquiler de vehículos, el GT Club y el Gentleman Drive organizan diferentes actividades como cursos de conducción, viajes a grandes premios de F1 o viajes con significado especial. Ambos clubes disponen de una categoría especial para empresas con al posibilidad de que varias personas puedan disfrutar de los servicios del club como un incentivo más. Desde unos 22.000 euros es posible que un empresario premie a sus trabajadores más eficientes con la conducción unos días de estos modelos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.