Publicidad

China, la tabla de salvación de las marcas

Los fabricantes occidentales de automóviles se aferran al mercado chino, el mayor del mundo desde el pasado enero, ante el impacto de la crisis económica en sus ventas en Europa y Estados Unidos.
-
China, la tabla de salvación de las marcas
Los grupos automovilísticos Ford, General Motors o Mercedes-Benz son algunos de los fabricantes occidentales que se han dado cita en la feria Auto Shanghai 2009, una de las principales citas anuales del motor, que finalizó ayer y donde han presentado sus nuevos modelos, ávidos por captar al consumidor chino.
Sin embargo, prácticamente todos se mostraron reticentes a hablar con la prensa, ante la delicada situación que atraviesa el sector y los rumores de acuerdos de venta de activos o marcas a compañías del gigante asiático. China superó por primera vez a EE.UU. como mayor mercado mundial de vehículos en enero, con 735.500 coches vendidos, a pesar de que las ventas cayeron entonces un 14,85 por ciento interanual, golpeadas como en el resto del mundo por la crisis financiera. En contraste, EE.UU. registró ese mismo mes su cifra mensual de ventas más baja desde 1982. El responsable de ventas de la marca sueca Volvo en China, Bart Smits, declaró que "hemos tenido mejores resultados en el primer trimestre (de 2009) que en el primer trimestre del 2008", antes de que estallara la crisis financiera, por lo que se mostró confiado en el comportamiento del mercado chino en el futuro. Smits no quiso pronunciarse sobre la posibilidad de que Volvo acabe en manos chinas, ya que en los últimos meses han aparecido informaciones en medios orientales y estadounidenses que señalaban que Ford, dueña de la marca sueca, estaba negociando su venta con las marcas chinas Geely y Changan. Ford aún no se ha visto obligada a pedir ayuda oficial al Gobierno de EE.UU., como sí ha hecho General Motors (GM), que se mantuvo líder de ventas entre los fabricantes occidentales en China, con más de un millón de vehículos vendidos. GM, sobre la que planea la sombra de la bancarrota, presentó este año 37 modelos en Auto Shanghai, cinco menos que en la edición del año pasado y cuatro menos que en el 2007, en medio de los rumores de venta de su marca Hummer a las chinas Sichuan Auto o Changfeng. China también es algo más que un mercado importante para el fabricante alemán Mercedes-Benz, ya que en febrero pasado, mientras sus ventas globales caían un 27,8 por ciento, crecieron un 17,4 por ciento en China. También Volkswagen registró un aumento del 9 por ciento interanual en sus ventas en China, las mejores cifras de ventas mensuales de su historia en el gigante asiático. En lo que coinciden las marcas occidentales con presencia en China es en que el plan de estímulo puesto en marcha por el Gobierno chino para revitalizar el sector, que incluye impulsar la compra de coches más pequeños, menos contaminantes y baratos, está dando sus frutos. "El consumidor está recuperando la confianza, porque hay un cierto número de medidas a favor del consumo de automóviles", aseguró Pascal Meyer, director general de vehículos importados de la francesa Peugeot. Sin embargo, el analista Stefan Matthaei, de la consultora Arthur D. Litte, explicó que la demanda se ha trasladado de los coches de precio alto a los vehículos de precio bajo, lo que favorece a las marcas chinas por delante de las occidentales. Un problema que no preocupa a Meyer, que señaló que la intención de Peugeot es aumentar el número de vehículos importados a China entre 1.600 y 1.700 este año, desde los 1.000 del año pasado. El reto de los fabricantes occidentales es ahora arrebatar el cliente chino a las firmas locales, que compiten con precios más bajos y no tienen miedo a aprovechar, en tiempos de crisis, la oportunidad para comer terreno a los grandes fabricantes mundiales. La Corporación Industrial del Automóvil de Shanghai (SAIC), el mayor fabricante de vehículos de China, registró en el 2008 un beneficio neto de 656 millones de yuanes (73 millones de euros, 96 millones de dólares), lo que supone una caída del 86 por ciento en relación al año anterior.

SAIC, que en el 2007 ganó 4.600 millones de yuanes (511 millones de euros, 674 millones de dólares), culpó de sus pérdidas a la crisis financiera mundial y al "enfriamiento" del mercado de vehículos en China el año pasado, que frenó las ventas e intensificó la competencia, según informaba el diario oficial "Shanghai Daily". Las ventas totales de SAIC alcanzaron en el 2008 los 1,82 millones de vehículos, lo que supuso un aumento del 8 por ciento interanual, mientras que los ingresos por ventas subieron un 1,44 por ciento, hasta los 106.000 millones de yuanes (11.791 millones de euros, 15.531 millones de dólares). La firma también culpó de sus malos resultados a la situación de la surcoreana SsangYong, de la que SAIC controla el 51 por ciento, cuyas ventas cayeron un 31 por ciento en el 2008 y que el pasado febrero se declaró en bancarrota. A finales de noviembre, la participación de SAIC en SsangYong estaba valorada en 270,7 millones de dólares (205 millones de euros), por debajo de los 500 millones de dólares (379 millones de euros) que pagó por ella en el 2004, en la primera compra en el extranjero de una compañía china del sector, señaló el diario. SAIC tiene como objetivo para el 2009 vender 1,8 millones de vehículos y obtener unos ingresos de 119.400 millones de yuanes (13.284 millones de euros, 17,495 millones de dólares).
Te recomendamos

Ya quedan menos de dos semanas para que AutoRacing Madrid abra sus puertas. Atentos a...

El día 30 de junio te esperamos en Ávila para recorrer 700 km con tu moto, siguiendo ...

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.