Publicidad

Chevrolet Corvette, 60 años de leyenda deportiva

Deseado y admirado por muchos y disfrutado por aquellos afortunados que lo tienen en sus garajes. Es el Chevrolet Corvette, uno de los deportivos más especiales que existen, y que cumple nada más y nada menos que 60 años. Siete generaciones lo contemplan, y nosotros echamos un vistazo a cada una de ellas.
Redacción Autopista.es -
Chevrolet Corvette, 60 años de leyenda deportiva
El Chevrolet Corvette C4 supone una revolución en toda regla, obligado por el contexto de la época: una competencia cada vez más feroz, leyes anticontaminantes que presionan cada vez más y el propio precio de la gasolina. El cliente norteamericano empieza a pedir algo más a sus deportivos, que sean seguros, cómodos, fiables y con un consumo reducido, y Chevrolet les dio la cuarta generación del Corvette.
Ésta es, para muchos, la que ha dado el mejor Corvette que ha existido. Su tarea no era nada fácil, ya que los modelos a los que sucedía estaban basados en un mismo chasis durante los últimos 20 años. El Corvette C4 es completamente nuevo, con unas dimensiones más reducidas y fabricado en materiales más livianos, más resistentes y de menor coste –se deja a un lado la fibra de vidrio por primera vez– que reducen su peso en 100 kilos. Es 20 centímetros más corto, más aerodinámico y cuenta con una batalla de 2,44 metros (por los 2,59 del C1 y 2,48 del C2). Fue, además, el primer coche de General Motors en montar ABS. Como no, mejora también en la dinámica de conducción, impulsado por el motor V8 “Small block” de 5,7 litros, que entregaba 205 CV de potencia. Con la modificación en 1985 y los nuevos 230 CV, el Corvette C4 se convertiría en el Corvette de serie más rápido hasta el momento: 241 km/h, o, lo que es lo mismo, 150 millas por hora. En 1986 volvería tras diez años de ausencia la versión descapotable, con un sobreprecio de 5.000 dólares sobre el coupé. Más adelante llegaría la versión Callaway, con 403 CV procedentes de su doble turbo, y el ZR1, con 375 CV de potencia. Chevrolet haría suyo el lema “Life begins at 150” –“la vida comienza a 150”–, en referencia a su velocidad máxima, y lo llevaría como slogan a unas camisetas que regalaban. La penúltima generación hasta el momento del Corvette llegaría en 1997, adaptado a los nuevos tiempos. En el Corvette C5 la electrónica toma protagonismo, así como un interior ya adecuado a los estándares de finales del siglo XX, dándose cita tecnología moderna, control de tracción, amortiguadores regulables electrónicamente y una dinámica de conducción que va a más. Fabricado completamente en aluminio, la nueva generación del Corvette viene con chasis modificado y carrocería de nuevo diseño y formas más redondeadas, con un coeficiente aerodinámico Cx de 0,29. Mecánicamente, se conserva el motor “Small block” V8, que entrega en el Corvette C5 344 CV de potencia y que lo llevan hasta los 274 km/h, batiendo así el registro del C4. Las diferentes versiones que nacerían del Corvette C5 verían aumentadas sus prestaciones gracias a potencias aún mayores. Así, el Corvette Z06 rendiría 390 CV y 53,2 mkg de par, o mismamente una de las versiones destinadas a los circuitos, el Corvette C5-R, con 630 CV de potencia y 68,4 mkg de par. El Corvette C5 mide 4,565 metros de largo, 1,868 de ancho y 1,211 de alto. Su distancia entre ejes es la más larga hasta ese momento en un vehículo Corvette, de 2,655 metros, con unos voladizos más reducidos que la generación anterior. La penúltima generación del Corvette fabricada hasta el momento tiene su punto de partida en 2005. Sin suponer una revolución respecto al C5 y sí un perfeccionamiento de las líneas existentes, es, sin duda, el Corvette más avanzado y el primero que puede mirar de tú a tú a algunos de los mejores deportivos europeos. Es tal el avance que el superdeportivo americano ha logrado con el tiempo que Chevrolet decida registrar Corvette como marca y no como modelo.

Por fuera, destacan los faros delanteros ya a la vista y sus nuevas y compactas dimensiones, dándole una imagen todavía más deportiva: es 125 mm más corto (4.435 mm) y 25 mm más estrecho (1.844 mm), mientras que cuenta con una batalla 30 mm mayor (2.685 mm) y una altura de récord (1.246 mm). En cuanto a la mecánica, preside bajo el capó un renovadísimo ‘Small block’ LS2 V8, completamente de aluminio, con una cilindrada de 5.967 cc. Entrega 434 CV a 6.500 rpm y un par motor de 55,7 mkg a 4.400 rpm. Asociado a una transmisión manual Tremec de seis velocidades –o automática Hydra-Matic de cuatro–, acelera de 0 a 100 km/h en 4,1 segundos y alcanza los 300 km/h. Otras variantes del Corvette C6 son la ZR1, el Corvette de producción más potente de la historia gracias a sus 647 CV, y el Z06, con 512 CV.

Chevrolet Corvette Stingray C7

El nuevo Chevrolet Corvette llega con la denominación de Stingray, un nombre que ya se utilizó en el pasado, primero con dos palabras por separado -Sting Ray en el modelo de 1963 a 1967- y posteriormente con una única palabra -Stingray, desde 1969 a 1976-. El nuevo Chevrolet Corvette Stingray -o Corvette VII o C7- empezará su comercialización en Estados Unidos a partir del tercer trimestre de 2013. Según Chevrolet, esta nueva entrega del purasangre americano será la más eficiente en su historia y también es la más potente, al menos desde su versión de acceso a la gama. Como buen deportivo americano que es, el Corvette Stingray incorpora un propulsor LT1 V8 atmosférico de 6,2 litros de cilindrada Small Block que rinde una potencia máxima de 466 CV, con un par motor de 62,2 mkg entre las 1.000 y las 4.000 rpm. Con todo ello, en un primer momento se ha asegurado que podrá acelerar de 0 a 100 km/h en unos cuatro segundos.En España, estará disponible este otoño a un precio de partida de 79.900 euros.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.