Publicidad

“Los cambios en la ITV no son bien vistos por algunas marcas de coches”

Así lo cree Víctor Salvachúa, miembro en el Comité Internacional de Inspección Técnica de Vehículos (CITA) y Responsable de zona en Applus+Iteuve.
Sonia Recio.

Twitter: @autopista_es -

“Los cambios en la ITV no son bien vistos por algunas marcas de coches”

AECA-ITV, asociación sin ánimo de lucro e independiente integrada por la práctica totalidad de empresas privadas y públicas que prestan el servicio de ITV en nuestro país, ha entrevistado a Víctor Salvachúa con motivo de la próxima entrada en vigor del nuevo Real Decreto que traerá cambios en la ITV.

-¿Se puede realmente hablar de que hay independencia en las ITV?

Es necesario que sea así. Cuando hablamos del modelo europeo hablamos, por un lado, de modelo español y alemán, donde son operadores más grandes. En casos como Inglaterra y Holanda, la inspección se hace en talleres.  El principio de AECA ITV era lo más oportuno y sigue teniendo plena vigencia. El Dieselgate así lo reafirma.

Si fabricantes, concesionarios y usuarios no están interesados en que las cosas salgan, no saldrán. El nuevo Real Decreto quiere que tengamos acceso a determinados datos, que sólo tienen los fabricantes a su disposición.

-¿Lo van a poner fácil los fabricantes?

Algunos sí, pero hay otros que cuando les pides acceso argumentan que sólo los tocan ellos porque sus coches son cada vez más complejos. Son compañías muy grandes.

-Pero el Real Decreto permite el acceso al OBD (On Board Diagnostic)

El OBD da acceso a unos datos y a otros no. Y aunque la Ley dice claramente cuáles hay que dar, algunos juegan al límite de la legalidad. La industria del automóvil es muy fuerte, pero espero que gane la razón.

-Con la llegada del coche eléctrico o los coches inteligentes todo va a cambiar. ¿Seguirá habiendo hueco para las ITV?

Por supuesto, también hay que inspeccionarlos. Cuando pensamos en vehículos modernos se nos vienen a la cabeza modelos nuevos y sin problemas mecánicos, pero si algo sabemos seguro es que los vehículos nuevos de hoy son los vehículos usados del futuro.

Cuando el vehículo ya no es nuevo pierde valor económico, pero seguirá circulando. En este momento, pasadas las garantías del fabricante, dejar el mantenimiento a criterio del usuario no es la mejor idea, como vemos allí donde no existen inspecciones reguladas.

-¿Y dejarlo en manos del fabricante?

Puede también comportar conflictos de intereses en uno u otro sentido, tal y como el Dieselgate ha demostrado. En esta estructura, la inspección por terceras partes independientes sigue teniendo todo el sentido.

-¿Cuál es el trabajo que se puede hacer desde organismos como las estaciones de ITV?

En mi opinión el Dieselgate pone de manifiesto la necesidad de inspecciones independientes y el hecho de que el vehículo “tiene que cumplir” durante toda su vida útil, y no solo en el momento de diseño y homologación.

El sector de la automoción es probablemente uno de los más competitivos a nivel mundial y no podemos esperar una autorregulación del mismo especialmente en aspectos que, como las emisiones, tienen un grandísimo efecto social a medio plazo pero no un impacto puntual sobre el usuario afectado, como sería el caso de un accidente.

-La máxima de la ITV sigue vigente: salva vidas

Tiene un ratio coste beneficio a nivel social. Es un dinero bien invertido y da fruto de manera inmediata.  El objetivo está adelante y no hacia atrás. Con la calidad del aire y las vidas no se puede dar paso atrás. 

También te puede interesar:

En breve, en vigor la nueva ITV 2018: conoce todas sus nuevas medidas

Revisión ITV 2018: algunos de sus grandes cambios, ya en vigor

Nueva ITV: sus medidas más polémicas, a debate

-¿Se puede realmente hablar de que hay independencia en las ITV?

Es necesario que sea así. Cuando hablamos del modelo europeo hablamos, por un lado, de modelo español y alemán, donde son operadores más grandes. En casos como Inglaterra y Holanda, la inspección se hace en talleres.  El principio de AECA ITV era lo más oportuno y sigue teniendo plena vigencia. El Dieselgate así lo reafirma.

Si fabricantes, concesionarios y usuarios no están interesados en que las cosas salgan, no saldrán. El nuevo Real Decreto quiere que tengamos acceso a determinados datos, que sólo tienen los fabricantes a su disposición.

-¿Lo van a poner fácil los fabricantes?

Algunos sí, pero hay otros que cuando les pides acceso argumentan que sólo los tocan ellos porque sus coches son cada vez más complejos. Son compañías muy grandes.

-Pero el Real Decreto permite el acceso al OBD (On Board Diagnostic)

El OBD da acceso a unos datos y a otros no. Y aunque la Ley dice claramente cuáles hay que dar, algunos juegan al límite de la legalidad. La industria del automóvil es muy fuerte, pero espero que gane la razón.

-Con la llegada del coche eléctrico o los coches inteligentes todo va a cambiar. ¿Seguirá habiendo hueco para las ITV?

Por supuesto, también hay que inspeccionarlos. Cuando pensamos en vehículos modernos se nos vienen a la cabeza modelos nuevos y sin problemas mecánicos, pero si algo sabemos seguro es que los vehículos nuevos de hoy son los vehículos usados del futuro.

Cuando el vehículo ya no es nuevo pierde valor económico, pero seguirá circulando. En este momento, pasadas las garantías del fabricante, dejar el mantenimiento a criterio del usuario no es la mejor idea, como vemos allí donde no existen inspecciones reguladas.

Publicidad

-¿Y dejarlo en manos del fabricante?

Puede también comportar conflictos de intereses en uno u otro sentido, tal y como el Dieselgate ha demostrado. En esta estructura, la inspección por terceras partes independientes sigue teniendo todo el sentido.

-¿Cuál es el trabajo que se puede hacer desde organismos como las estaciones de ITV?

En mi opinión el Dieselgate pone de manifiesto la necesidad de inspecciones independientes y el hecho de que el vehículo “tiene que cumplir” durante toda su vida útil, y no solo en el momento de diseño y homologación.

El sector de la automoción es probablemente uno de los más competitivos a nivel mundial y no podemos esperar una autorregulación del mismo especialmente en aspectos que, como las emisiones, tienen un grandísimo efecto social a medio plazo pero no un impacto puntual sobre el usuario afectado, como sería el caso de un accidente.

Publicidad

-La máxima de la ITV sigue vigente: salva vidas

Tiene un ratio coste beneficio a nivel social. Es un dinero bien invertido y da fruto de manera inmediata.  El objetivo está adelante y no hacia atrás. Con la calidad del aire y las vidas no se puede dar paso atrás. 

También te puede interesar:

En breve, en vigor la nueva ITV 2018: conoce todas sus nuevas medidas

Revisión ITV 2018: algunos de sus grandes cambios, ya en vigor

Nueva ITV: sus medidas más polémicas, a debate

Publicidad
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.