Publicidad

BMW M3 Coupé

Desde que apareció el primer M3 en el año 1986 BMW nos ha ido sorprendiendo siempre con las siguientes generaciones del M3. Esta cuarta no iba a ser menos y se anuncia, con sus 420 CV de potencia y su nuevo motor V8, más potente, más ágil, más dinámica y, además, más ligera. Habrá que esperar todavía hasta después de verano para poder verlo en los concesionarios, pero seguro que la espera merecerá la pena.
-
BMW M3 Coupé

Galería relacionada

BMWM3segunda

Ver vídeosVer vídeo
No hace mucho tiempo tuvimos la ocasión de poder ver y escuchar cómo sonaba la nueva joya tecnológica que BMW estaba terminando de desarrollar para la nueva generación del deportivo M3. En ese momento volvimos a descubrir que si hay algo que la marca bávara sabe hacer como nadie, esto es, sin lugar a ninguna duda, los motores; refinados, potentes, suaves y con un gasto ciertamente contenido para las prestaciones que ofrecen. El M3 siempre ha sido su “modelo estrella” –sí, ya sabemos que hay M5, M6 y que con toda probabilidad habrá un M1, pero el M3 es el coche con el que se sueña desde la infancia- y cada generación que pasa nos vuelven a sorprender con su forma de hacer deportivos de calle. De las primeras generaciones del M3 ya no queda más que el espíritu de deportividad. La estética actual manda eliminar los ostentosos elementos aerodinámicos para dar paso a una carrocería que “insinúe” que no se trata de un Serie 3 convencional, pero que no lo diga a grandes voces. Según la marca, el nuevo M3 se basa en el Serie 3 coupé, pero sólo recibe de éste el bastidor, las dos puertas de la carrocería, la tapa del maletero, las ventanas y los grupos ópticos delanteros y traseros. El resto está diseñado específicamente para el nuevo M3 teniendo muy en cuenta que el peso debía ser el mínimo posible dentro de un coste razonable. El techo está fabricado de material sintético reforzado con fibra de carbono –se deja ver perfectamente ésta y aporta una reducción de peso de 5 kg-, casi todos los elementos del eje delantero están realizados en aluminio, algo que también sucede en el eje trasero donde los cinco brazos de la suspensión así como los amortiguadores están fabricados en aluminio forjado –se consigue ahorrar alrededor de 2,5 kg con respecto a un tren trasero convencional-.

En su vista frontal llaman la atención las generosas entradas de aire situadas en el paragolpes necesarias para que el flujo de aire al motor sea el adecuado a las necesidades de este nuevo V8. Por ello, incluso, se han suprimido los faros antiniebla delanteros que, ni siquiera como opción, estarán disponibles. En la parte trasera destaca la presencia de un pequeño alerón en el borde del maletero que sirve para reducir las fuerzas ascendentes y las acanaladuras de guiado del aire que se encuentran situadas justo a continuación de la abertura central. La presencia de los cuatro tubos de escape situados en el centro también es una seña de identidad que delata la presencia del nuevo M3. En el interior nos encontramos con un habitáculo típico M. Asientos envolventes en las plazas delanteras, dos plazas individuales en las traseras y tecnología para que el conductor pueda adecuar algunos parámetros del coche a su gusto.

Así, está a su alcance el desconectar por completo el control de estabilidad, elegir uno de los programas posibles del tarado electrónico de la amortiguación –normal, confort o sport- o activar uno de los tres programas del motor con los que se regulan, entre otros parámetros, las mariposas de la admisión.

La dirección Servotronic también cuenta con dos programas de funcionamiento, normal y sport que regula la dureza de la misma. Como es ya habitual en los modelos de la gama M, el cuentarrevoluciones –mediante los colores amarillo y rojo- indica al conductor el límite de revoluciones recomendable dependiendo de la temperatura del motor y del aceite.

Si hasta ahora bajo el capó delantero de los M3 estaba un refinado motor de 6 cilindros en línea en esta nueva generación la marca ha recurrido a un nuevo V8 –es la primera vez que un M3 monta tantos cilindros- que, aunque tiene como base al V10 del M5, lo cierto es que cuenta con sus características y tecnología propias. 420 CV a 8.400 rpm y 4,8 segundos para alcanzar los 100 km/h partiendo desde parado son una tarjeta de presentación que, prácticamente, lo dice todo. Es cierto, acelera como un Audi RS4 y consume 1 litro menos en el consumo mixto homologado; eso sí no lleva tracción integral. Lo cierto es que el nuevo V8 está diseñado y desarrollado cuidando cada detalle tanto para ganar ligereza como para aprovechar al máximo su rendimiento. El bloque del motor está realizado de una aleación de aluminio y silicio –tecnología de F-1-, las válvulas y las bielas están fabricadas utilizando el menor peso posible –éstas últimas son de acero y magnesio-, no lleva varilla para medir el aceite –se informa al conductor de ello en el display del cuadro de instrumentación- y el cárter es de una sola pieza. Con estas y otras cosas, el peso del motor es de sólo 202 kg -15 kg menos que el anterior 6 cilindros-. Habrá que esperar todavía hasta después de verano para poder verlo en los concesionarios pero seguro que la espera merecerá la pena.
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.