Publicidad

Los BMW más brutales: AC Schnitzer

El concepto “tuning” que conocemos en nuestro país es muy diferente a lo que existe en el resto de Europa. Para demostrarlo, nos fuimos con AC Schnitzer, preparador oficial de BMW, hasta el circuito de Nürburgring, donde pudimos ver en vivo y en directo algunas de sus creaciones. El resultado es digno de mención.
-
Los BMW más brutales: AC Schnitzer
Es justo reconocer que un servidor viajaba a Alemania con una idea totalmente equivocada acerca de lo que allí se iba a encontrar. El concepto ‘tuning’ europeo difiere mucho de lo que entendemos aquí en España. Y de ello te das cuenta nada más llegar al centro de operaciones de cualquier preparador de nivel. En nuestro caso, estuvimos dos días completos con la gente de AC Schnitzer, preparador oficial de BMW, cuya fábrica está situada en la ciudad de Aachen, contando además con distribución oficial en España gracias a la labor de importación que realiza Herranz Concesionarios. Ya quisieran muchas marcas de coches tener unas instalaciones como las que tiene este preparador en el oeste de Alemania. Solamente el concesionario es suficiente para perderte entre vehículos a cada cual más espectacular.

Galería relacionada

AC Schnitzer en Nürburgring

Sin embargo, lo más interesante está al otro lado de las instalaciones. Visitando la fábrica de AC Schnitzer es donde realmente nos dimos cuenta de que el ‘tuning’ allí es algo diferente. Mejorar lo sobresaliente parece ser la consigna. Desde kits de potencia para el motor, hasta la más mínima mejora aerodinámica es objeto de un concienzudo estudio que busca principalmente una mejora palpable de rendimiento del vehículo.

Pese a que su principal negocio en España está en la venta de accesorios (spoilers, llantas…), lo más interesante es seguir el proceso de transformación de un coche entero. Meses de estudio y de trabajo para elevar a la máxima expresión los apartados aerodinámico y mecánico. Y no es nada fácil hacer esto de forma compensada. Una de sus últimas creaciones ha sido la versión AC Schnitzer del BMW X6 M, vehículo que pudimos disfrutar durante nuestro viaje, tanto en carreteras alemanas como en uno de los circuitos más míticos del planeta, ‘El Infierno Verde’, o, lo que es lo mismo, Nürburgring. Un kit de potencia que elevaba la misma desde los 555 CV hasta los 650 CV, junto con un rediseño total de las supensiones y la aerodinámica convierten un coche poderoso en una auténtica bestia del asfalto. Estéticamente, como siempre, habrá quien le parezca una maravilla y quien lo aborrezca, pero nadie podrá negar que la labor de ingeniería llevada a cabo en este coche (como en todos los que pasan por la fábrica de AC Schnitzer) es una auténtica obra maestra. Lo pudimos comprobar de camino al Nordschleife (verdadero nombre del mítico trazado alemán). Los tramos de autopista sin límite de velocidad existentes en Alemania permitieron que viéramos el poderío de este BMW X6 M en todo su esplendor. No ponemos la velocidad punta alcanzada (de copiloto, eso sí) por miedo a que Pere Navarro frunza el ceño, pero los 360 km/h que anuncia en su ficha técnica AC Schnitzer no son ningún farol.

Después de completar los más de 100 kilómetros que nos separaban del circuito (y parar a repostar una vez, ya que el consumo no es una de las virtudes de estos ‘supercoches’), llegó la hora de dar una vuelta al ‘Infierno Verde’. Como durante el traslado por la autopista, al volante estaba Manfred Wollgarten, participante durante más de 25 años en las 24 horas del trazado alemán. Es la única manera de sentir los límites en los 20,76 km de curvas entre árboles que tiene Nürburgring, montarte con alguien que conozca cada metro del circuito. Y creedme, no es nada fácil. La exigencia del trazado es máxima, tanto para el piloto como para el coche. Y pese a que el BMW X6 no es precisamente el mejor coche para disfrutar en un circuito, el resultado no pudo ser mejor. El trabajo realizado a nivel de aerodinámica y, sobre todo, de suspensiones por AC Schnitzer salió a relucir en cada curva. Ahí es cuando realmente nos dimos cuenta de que los más de seis meses necesarios para ‘tunear’ un coche de este calibre es un trabajo muy complicado en cada uno de sus pasos, desde los primeros estudios hasta las pruebas finales en pista, que por cierto se realizan en el caso de AC Schnitzer en el mismo ‘Infierno Verde’. Nos explicaron allí que hacer 10.000 kilómetros en el Nordschleife equivalen a 200.000 kilómetros de pruebas en cualquier otro sitio. Tal es la exigencia y misticismo del trazado, aunque esto quedará para otro reportaje…

Lo descrito aquí para el BMW X6 M sirve para cualquier modelo de BMW que AC Schnitzer decida modificar, y en nuestro viaje pudimos comprobar (y conducir en el segundo día de nuestra visita) las mismas virtudes de este mastodonte extrapoladas a otros modelos como el M3, el Z4 o el GT 5. Auténticas obras de arte que nos demostraron que en Europa las cosas se ven de otra forma. ¿Mejor o peor? Para gustos los colores, que se suele decir…
- Otros preparadores alemanes
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.