Publicidad

Bloodhound SSC, más rápido que una bala para batir el récord de velocidad

Imagínate un coche que va más rápido que una bala, a 469 metros por segundo. En tres meses el Bloodhound SSC intentará batir en Sudáfrica el récord mundial de velocidad en tierra -1.228 km/h en estos momentos conseguidos-. Más tarde, en 2016 el objetivo del Bloodhound y de su piloto Andy Green será superar las 1.000 millas por hora -1.680 km/h-.
Autopista.es

Twitter: @Autopista_es -

Bloodhound SSC, más rápido que una bala para batir el récord de velocidad

Para que te hagas una idea una pistola de 9 mm lanza su bala a 300 metros por segundo, 1.080 km/h. Las balas de fusil o ametralladora se mueven entre 600 y 1.000 metros por segundo. Ahora piensa que el objetivo que fija el Bloodhound SSC en su estratosférico récord del mundo que plantea para 2016 –antes batirá en otoño de 2015 el actual récord de 1.228 km/h- es de 1.000 millas por hora -469 metros por segundo-.

El “automóvil” encargado de lograr esta proeza ha sido bautizado como Bloodhound SSC –nombre de un perro de origen belga-. A sus mandos, el actual poseedor del récord mundial de velocidad, el antiguo piloto de cazas de la fuerza aérea británica Andy Green. El Bloodhound SSC mide 13,5 metros -120 metros de radio de giro- para un peso total de 7.786 kilos que se catapultarán gracias a un sistema combinado de tres motores que entregan en conjunto 135.000 CV y donde en el arranque y lanzamiento se apoya en un reactor Rolls Royce EJ200. Después, y cuando el Bloodhound SSC roce los 500 km/h, una mecánica V8 de Jaguar con 800 CV alimenta con 1.000 litros de peróxido de hidrógeno líquido  un motor de cohete durante una veintena de segundos  –nuestro agua oxigenada lleva una concentración de un 3 por ciento de este compuesto y en el combustible del Bloodhound se irá al 85 por ciento lo que le volverá inestable y con alto poder detonador- hasta que antes de los 43 segundos de aceleración se supere el objetivo de los 1.680 km/h o 1.050 millas. En ese momento, el cuerpo de Andy Green estará sometido a un fuerza de 6G.

Pero si alcanzar el récord es difícil, no es más fácil lograr detener el Bloodhound SSC teniendo en cuenta que la pista tiene una longitud de 19 km y que en condiciones perfectas se necesitan 16 km para realizar la maniobra de aceleración/frenada. Ese margen de 3 km, a velocidad de récord son menos de siete segundos como margen de error si algo no funciona correctamente. En la frenada lo primero que ralentiza el coche es la resistencia al aire durante nueve segundos. Luego, cuando el Bloodhound haya descendido de los 1.300 km/h, Andy Green activará los aerofrenos laterales, y más tarde, a poco 965 km/h, se activan los paracaídas, y por último, y ya a la modesta velocidad de 320 km/h se activan los frenos de disco sobre unas llantas de 0,915 metros de diámetro y 100 kilos de peso sin neumático que habrán aguando un régimen de más de 10.000 giros por minuto. Toda esta historia se habrá desarrollado en menos tiempo del que has tardado en leer este texto o en ver el vídeo adjunto, poco más de minuto y medio.

 

Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.