Inicio > Noticias > El bioetanol, un combustible con futuro

El bioetanol, un combustible con futuro

Hemos asistido a la presentación en sociedad de la gama de modelos de bioetanol de Saab y, además, hemos conocido un poco mejor las ventajas y la problemática de este tipo de combustible. Te lo contamos.
05/12/2007
Votar
0 votos

Aliento fresco desde Suecia. Saab ha reunido su gama de biocombustible, el 9-3 y el 9-5 Biopower, y la ha presentado a la prensa con la peculiaridad de que todos ellos tenían el depósito lleno de combustible E85 –compuesto de un 85 por ciento de etanol y un 15 por ciento de gasolina-.

Desde Saab se han mostrado convencidos de que los coches movidos por biocombustible suponen una alternativa muy interesante a los coches que dependen del petroleo y sus derivados.

En este sentido, Saab cuenta con una oferta bastante amplia de automóviles “flexibles”, que pueden usar indistintamente gasolina convencional –de 95 ó 98 octanos- y bioetanol E85. El Saab 9-3 cuenta con dos versiones de propulsor flexifle, un 1.8t de 175 CV y un 2.0t de 200 CV, mientras que el 9-5 opta por un 2.0t de 150 CV y un 2.3t de 185 CV. Las ventajas más notorias son un aumento del par motor, un nivel inferior de emisiones y un precio del combustible más reducido –0,85 centimos el litro-, aunque este último apartado se compensa porque el coche consume más cuando funciona con etanol.

Sin embargo, no todo son buenas noticias para el biocombustible. Varios fabricantes, entre los que se encuentra Saab –a través de General Motors-, negocian con los ministerios de Medio Ambiente, Industria y Economía para lograr que el bioetanol E85 sea reconocido como un combustible limpio, ya que en materia de emisiones y fiscalidad se le trate de manera similar a la gasolina.

Así, los propulsores de Saab que admiten bioetanol han de declarar emisiones de CO2 por encima de los 200 g/km, lo que les perjudica en materia impositiva: pasan de pagar un 12 por ciento a un 14,75 por ciento en materia de impuesto de matriculación.

Los defensores del bioetanol defienden que las emisiones de CO2 que produce este combustible son entre un 70 y un 80 por ciento inferiores a las que se obtienen de un motor alimentado por gasolina convencional, aunque el problema en nuestro país es que no existen apenas gasolineras que suministren etanol E85. Así, el Ministerio de Hacienda no tiene más remedio que contar con que el usuario alimentará esos motores flexibles con gasolina.

Es un pez que se muerde la cola. Las gasolineras no quieren poner surtidores de etanol por la escasa demanda y el usuario no compra coches que puedan funcionar con etanol porque no hay lugares para repostar. En este sentido, el Gobierno vasco está trabajando para fomentar este tipo de energía limpia y subvenciona la producción de etanol y a las estaciones de servicio que pongan surtidores de este tipo de combustible.

José María Garrido, responsable de Relaciones Institucionales de General Motors, nos ha contado también que están manteniendo contactos con diversas administraciones autonómicas –Madrid, Aragón, Andalucía, Castilla y León y Comunidad Valenciana, entre otras- para lograr que los automóviles de biocombustible cuenten con ciertas ventajas y, con ello, se hagan más atractivos para el consumidor final. Se está negociando aparcamiento gratis en las zonas ORA o rebajas en los impuestos, aunque aún no está nada concretado.

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.