Publicidad

El 77 por ciento de los automovilistas conducimos con estrés

Los resultados son preocupantes. Según el último estudio de Attitudes, la fundación de Seguridad Vial de Audi, una abrumadora mayoría de conductores españoles coge el coche bajo los efectos del estrés. Y no sólo eso: un 22 por ciento conduce con depresión y un once, con ansiedad.
-
El 77 por ciento de los automovilistas conducimos con estrés
Según el último estudio difundido por la fundación de Seguridad Vial de Audi, Attitudes, el 44 por ciento de los conductores españoles reconoce que se ha sentido alguna vez indispuesto para conducir. Pero son los problemas psicológicos la principal causa de una conducción peligrosa. Y es que el 76,9 por ciento de los conductores españoles coge el coche bajo estados de estrés; el 21,9, conduce con depresión, y el 11,2, lo hace bajo estados de ansiedad.
Según los expertos de Attitudes, esta situación es preocupante, porque el estrés modula en buena medida la forma de conducir de las personas y es la causa de un número considerable de accidentes. Puede tener efectos negativos en el conductor generando mayores niveles de hostilidad, de agresividad y de comportamientos competitivos y provocadores, mayor impaciencia y mayor tendencia a aumentar la velocidad y saltarse las señales y normas de tráfico, así como una menor capacidad de anticipación y valoración del riesgo, enor concentración, y mayor tendencia a tomar decisiones arriesgadas. Además, estos conductores toman decisiones arriesgadas y cometen imprudencias. A esto hay que añadir el efecto engativo de los fármacos que forman parte de los tratamientos de las personas que sufren depresión o ansiedad. A pesar de esta preocupante situación, ninguna normativa de tráfico alude al estrés como un elemento que pueda incapacitar para conducir. Del mismo modo, sucede con la depresión y la ansiedad. En cuanto a las medicinas que toman estos conductores tampoco hay ningún tipo de control legal. Por otra parte, los conductores no dejamos de conducir así como así. Los conductores españoles que se han sentido indispuestos para conducir por motivos físicos, el 64,8 por ciento ha dejado de conducir, mientras que en el caso de un malestar psicológico este porcentaje es del 52 por ciento. Del mismo modo, el cansancio, el alcohol, las preocupaciones, el sueño, los dolores de cabeza y los resfriados o gripes son las causas que más afectan la conducción para el 78 por ciento de los conductores. En el caso del estrés, la ansiedad y la depresión son razones planteadas sólo por el 4,8 por ciento de los entrevistados.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.