Publicidad

Audi A5 y S5

Audi regresa al segmento de los coupés después de once años y lo hace con un producto muy atractivo y refinado, típicamente Audi, que ofrece unos niveles de comodidad y dinamismo extraordinarios. Estará a la venta en el mes de junio con potentes motores de gasolina y Diesel a partir de 44.800 euros.
-
Audi A5 y S5
Ver vídeosVer vídeo

Galería relacionada

Audi_A5_S5

Ver vídeosVer vídeo
El A5 es un modelo que ha sido desarrollado pensando en el futuro y que, lógicamente tendrá una versión cabrio sobre esta misma plataforma, en lugar de hacerlo sobre el A4, como en anteriores generaciones. Así, Audi empleará algunas de las soluciones conocidas del A5 en la futura versión del A4, que se presentará oficialmente en el Salón de Frankfurt, a la vuelta del verano. No obstante, es un coche con aspecto de mayor tamaño por su excepcional anchura y baja altura. Presenta una longitud total de 4,62 metros (4 cm más que el A4), una anchura de 1,85 metros y una altura de 1,37 metros. Lo más significativo es la batalla larga que presenta, motivada por la nueva arquitectura de la parte delantera, con el motor adelantado y el diferencial por delante del embrague, lo que ha permitido mantener una distancia entre ejes de 2,75 metros, casi 11 cm más que la empleada el el actual Audi A4. Se ha recurrido a materiales de última hornada en la construcción de algunas partes, como las aletas delanteras de aluminio, anclajes de motor o los brazos de las suspensiones. Éstas recurren a sistema de de paralelogramo deformable con triángulos superpuestos y un brazo oblicuo en el tren delantero –similar a la del A8-, mientras que en el trasero se dispone de un elaborado paralelogramo con brazos superpuestos y tirantes, similar a la empleada en el A6 y que, probablemente acompañará a la futura generación del A4. Dependiendo de la versión se ofrecerán diferentes tarados, Normal, Sport y S, que incluye carrocería rebajada en 10 mm. A España vendrán de serie con suspensión deportiva y llantas de aleación de 17 pulgadas, aunque podrá solicitarse, sin cargo alguno, la suspensión normal, aparte de llantas de 18 ó 19 pulgadas con diferentes diseños.

La gama del A5 se ofrecerá inicialmente en el mes de junio con mecánicas V6: el motor 3.0 TDI de 240 CV y transmisión quattro y un nuevo 3.2 FSI de 265 CV con inyección directa de combustible, distribución variable y caja de cambios automática Multitronic con enclavamiento de 8 relaciones, que tendrán precios de 48.200 y 48.400 euros, respectivamente. También al inicio de la comercialización se ofrecerá la variante deportiva S5 con motor V8 4.2 FSI de 354 CV, que tendrá un precio de 61.800 euros. Aproximadamente en el mes de julio llegará el 2.7 TDI de 190 CV Multitronic, cuyo precio será de 44.800 euros y en agosto se pondrá a la venta el FSI 3.2 con tracción quatro y caja manual de seis marchas, por 48.700 euros. Hacia el otoño llegará el conocido TFSI de 1.8 litros de gasolina con 170 CV de potencia, también con la caja Multitronic, que será el escalón de acceso a la gama y cuyo precio rondará los 37.000 euros aproximadamente. La versión 3.0 TDI Quattro destaca por su brutal entrega de par en todo momento, que se convierte en verdadero torrente de energía nada más superar las 1.500 rpm. Tanto la aceleración como las recuperaciones son muy brillantes y el nivel de ruido es muy bajo. Conviene destacar que este motor entrega nada menos que 51 mkg a ese régimen y se mantiene fornido hasta cerca del corte de inyección, situado a 4.000 rpm, sin que los consumos se resientan (anuncia una cifra de consumo en ciclo mixto de 7,2 litros/100 km, lo que no está nada mal para un modelo de 240 CV de potencia y1.610 kg de peso).

Lo que nos pareció algo extraño durante la presentación a la prensa por las carreteras de la Valpolicella italiana fue el tacto de la dirección de endurecimiento progresivo, quizá demasiado ligera para un modelo tan potente. Esta misma sensación la apreciamos en la variante deportiva S5, aunque las condiciones del tráfico de la zona no nos permitieron exprimir al límite las capacidades de estos propulsores. Esperamos con ansia que lleguen unidades de prueba a la redacción para efectuar una valoración más exhaustiva con mediciones propias del rendimiento, sonoridad, dimensiones, etc.
Ver vídeosVer vídeo
Ver vídeosVer vídeo
El A5 es un modelo que ha sido desarrollado pensando en el futuro y que, lógicamente tendrá una versión cabrio sobre esta misma plataforma, en lugar de hacerlo sobre el A4, como en anteriores generaciones. Así, Audi empleará algunas de las soluciones conocidas del A5 en la futura versión del A4, que se presentará oficialmente en el Salón de Frankfurt, a la vuelta del verano. No obstante, es un coche con aspecto de mayor tamaño por su excepcional anchura y baja altura. Presenta una longitud total de 4,62 metros (4 cm más que el A4), una anchura de 1,85 metros y una altura de 1,37 metros. Lo más significativo es la batalla larga que presenta, motivada por la nueva arquitectura de la parte delantera, con el motor adelantado y el diferencial por delante del embrague, lo que ha permitido mantener una distancia entre ejes de 2,75 metros, casi 11 cm más que la empleada el el actual Audi A4. Se ha recurrido a materiales de última hornada en la construcción de algunas partes, como las aletas delanteras de aluminio, anclajes de motor o los brazos de las suspensiones. Éstas recurren a sistema de de paralelogramo deformable con triángulos superpuestos y un brazo oblicuo en el tren delantero –similar a la del A8-, mientras que en el trasero se dispone de un elaborado paralelogramo con brazos superpuestos y tirantes, similar a la empleada en el A6 y que, probablemente acompañará a la futura generación del A4. Dependiendo de la versión se ofrecerán diferentes tarados, Normal, Sport y S, que incluye carrocería rebajada en 10 mm. A España vendrán de serie con suspensión deportiva y llantas de aleación de 17 pulgadas, aunque podrá solicitarse, sin cargo alguno, la suspensión normal, aparte de llantas de 18 ó 19 pulgadas con diferentes diseños.

La gama del A5 se ofrecerá inicialmente en el mes de junio con mecánicas V6: el motor 3.0 TDI de 240 CV y transmisión quattro y un nuevo 3.2 FSI de 265 CV con inyección directa de combustible, distribución variable y caja de cambios automática Multitronic con enclavamiento de 8 relaciones, que tendrán precios de 48.200 y 48.400 euros, respectivamente. También al inicio de la comercialización se ofrecerá la variante deportiva S5 con motor V8 4.2 FSI de 354 CV, que tendrá un precio de 61.800 euros. Aproximadamente en el mes de julio llegará el 2.7 TDI de 190 CV Multitronic, cuyo precio será de 44.800 euros y en agosto se pondrá a la venta el FSI 3.2 con tracción quatro y caja manual de seis marchas, por 48.700 euros. Hacia el otoño llegará el conocido TFSI de 1.8 litros de gasolina con 170 CV de potencia, también con la caja Multitronic, que será el escalón de acceso a la gama y cuyo precio rondará los 37.000 euros aproximadamente. La versión 3.0 TDI Quattro destaca por su brutal entrega de par en todo momento, que se convierte en verdadero torrente de energía nada más superar las 1.500 rpm. Tanto la aceleración como las recuperaciones son muy brillantes y el nivel de ruido es muy bajo. Conviene destacar que este motor entrega nada menos que 51 mkg a ese régimen y se mantiene fornido hasta cerca del corte de inyección, situado a 4.000 rpm, sin que los consumos se resientan (anuncia una cifra de consumo en ciclo mixto de 7,2 litros/100 km, lo que no está nada mal para un modelo de 240 CV de potencia y1.610 kg de peso).

Lo que nos pareció algo extraño durante la presentación a la prensa por las carreteras de la Valpolicella italiana fue el tacto de la dirección de endurecimiento progresivo, quizá demasiado ligera para un modelo tan potente. Esta misma sensación la apreciamos en la variante deportiva S5, aunque las condiciones del tráfico de la zona no nos permitieron exprimir al límite las capacidades de estos propulsores. Esperamos con ansia que lleguen unidades de prueba a la redacción para efectuar una valoración más exhaustiva con mediciones propias del rendimiento, sonoridad, dimensiones, etc.
Ver vídeosVer vídeo
Ver vídeosVer vídeo
El A5 es un modelo que ha sido desarrollado pensando en el futuro y que, lógicamente tendrá una versión cabrio sobre esta misma plataforma, en lugar de hacerlo sobre el A4, como en anteriores generaciones. Así, Audi empleará algunas de las soluciones conocidas del A5 en la futura versión del A4, que se presentará oficialmente en el Salón de Frankfurt, a la vuelta del verano. No obstante, es un coche con aspecto de mayor tamaño por su excepcional anchura y baja altura. Presenta una longitud total de 4,62 metros (4 cm más que el A4), una anchura de 1,85 metros y una altura de 1,37 metros. Lo más significativo es la batalla larga que presenta, motivada por la nueva arquitectura de la parte delantera, con el motor adelantado y el diferencial por delante del embrague, lo que ha permitido mantener una distancia entre ejes de 2,75 metros, casi 11 cm más que la empleada el el actual Audi A4. Se ha recurrido a materiales de última hornada en la construcción de algunas partes, como las aletas delanteras de aluminio, anclajes de motor o los brazos de las suspensiones. Éstas recurren a sistema de de paralelogramo deformable con triángulos superpuestos y un brazo oblicuo en el tren delantero –similar a la del A8-, mientras que en el trasero se dispone de un elaborado paralelogramo con brazos superpuestos y tirantes, similar a la empleada en el A6 y que, probablemente acompañará a la futura generación del A4. Dependiendo de la versión se ofrecerán diferentes tarados, Normal, Sport y S, que incluye carrocería rebajada en 10 mm. A España vendrán de serie con suspensión deportiva y llantas de aleación de 17 pulgadas, aunque podrá solicitarse, sin cargo alguno, la suspensión normal, aparte de llantas de 18 ó 19 pulgadas con diferentes diseños.

La gama del A5 se ofrecerá inicialmente en el mes de junio con mecánicas V6: el motor 3.0 TDI de 240 CV y transmisión quattro y un nuevo 3.2 FSI de 265 CV con inyección directa de combustible, distribución variable y caja de cambios automática Multitronic con enclavamiento de 8 relaciones, que tendrán precios de 48.200 y 48.400 euros, respectivamente. También al inicio de la comercialización se ofrecerá la variante deportiva S5 con motor V8 4.2 FSI de 354 CV, que tendrá un precio de 61.800 euros. Aproximadamente en el mes de julio llegará el 2.7 TDI de 190 CV Multitronic, cuyo precio será de 44.800 euros y en agosto se pondrá a la venta el FSI 3.2 con tracción quatro y caja manual de seis marchas, por 48.700 euros. Hacia el otoño llegará el conocido TFSI de 1.8 litros de gasolina con 170 CV de potencia, también con la caja Multitronic, que será el escalón de acceso a la gama y cuyo precio rondará los 37.000 euros aproximadamente. La versión 3.0 TDI Quattro destaca por su brutal entrega de par en todo momento, que se convierte en verdadero torrente de energía nada más superar las 1.500 rpm. Tanto la aceleración como las recuperaciones son muy brillantes y el nivel de ruido es muy bajo. Conviene destacar que este motor entrega nada menos que 51 mkg a ese régimen y se mantiene fornido hasta cerca del corte de inyección, situado a 4.000 rpm, sin que los consumos se resientan (anuncia una cifra de consumo en ciclo mixto de 7,2 litros/100 km, lo que no está nada mal para un modelo de 240 CV de potencia y1.610 kg de peso).

Lo que nos pareció algo extraño durante la presentación a la prensa por las carreteras de la Valpolicella italiana fue el tacto de la dirección de endurecimiento progresivo, quizá demasiado ligera para un modelo tan potente. Esta misma sensación la apreciamos en la variante deportiva S5, aunque las condiciones del tráfico de la zona no nos permitieron exprimir al límite las capacidades de estos propulsores. Esperamos con ansia que lleguen unidades de prueba a la redacción para efectuar una valoración más exhaustiva con mediciones propias del rendimiento, sonoridad, dimensiones, etc.
Ver vídeosVer vídeo
Ver vídeosVer vídeo
El A5 es un modelo que ha sido desarrollado pensando en el futuro y que, lógicamente tendrá una versión cabrio sobre esta misma plataforma, en lugar de hacerlo sobre el A4, como en anteriores generaciones. Así, Audi empleará algunas de las soluciones conocidas del A5 en la futura versión del A4, que se presentará oficialmente en el Salón de Frankfurt, a la vuelta del verano. No obstante, es un coche con aspecto de mayor tamaño por su excepcional anchura y baja altura. Presenta una longitud total de 4,62 metros (4 cm más que el A4), una anchura de 1,85 metros y una altura de 1,37 metros. Lo más significativo es la batalla larga que presenta, motivada por la nueva arquitectura de la parte delantera, con el motor adelantado y el diferencial por delante del embrague, lo que ha permitido mantener una distancia entre ejes de 2,75 metros, casi 11 cm más que la empleada el el actual Audi A4. Se ha recurrido a materiales de última hornada en la construcción de algunas partes, como las aletas delanteras de aluminio, anclajes de motor o los brazos de las suspensiones. Éstas recurren a sistema de de paralelogramo deformable con triángulos superpuestos y un brazo oblicuo en el tren delantero –similar a la del A8-, mientras que en el trasero se dispone de un elaborado paralelogramo con brazos superpuestos y tirantes, similar a la empleada en el A6 y que, probablemente acompañará a la futura generación del A4. Dependiendo de la versión se ofrecerán diferentes tarados, Normal, Sport y S, que incluye carrocería rebajada en 10 mm. A España vendrán de serie con suspensión deportiva y llantas de aleación de 17 pulgadas, aunque podrá solicitarse, sin cargo alguno, la suspensión normal, aparte de llantas de 18 ó 19 pulgadas con diferentes diseños.

La gama del A5 se ofrecerá inicialmente en el mes de junio con mecánicas V6: el motor 3.0 TDI de 240 CV y transmisión quattro y un nuevo 3.2 FSI de 265 CV con inyección directa de combustible, distribución variable y caja de cambios automática Multitronic con enclavamiento de 8 relaciones, que tendrán precios de 48.200 y 48.400 euros, respectivamente. También al inicio de la comercialización se ofrecerá la variante deportiva S5 con motor V8 4.2 FSI de 354 CV, que tendrá un precio de 61.800 euros. Aproximadamente en el mes de julio llegará el 2.7 TDI de 190 CV Multitronic, cuyo precio será de 44.800 euros y en agosto se pondrá a la venta el FSI 3.2 con tracción quatro y caja manual de seis marchas, por 48.700 euros. Hacia el otoño llegará el conocido TFSI de 1.8 litros de gasolina con 170 CV de potencia, también con la caja Multitronic, que será el escalón de acceso a la gama y cuyo precio rondará los 37.000 euros aproximadamente. La versión 3.0 TDI Quattro destaca por su brutal entrega de par en todo momento, que se convierte en verdadero torrente de energía nada más superar las 1.500 rpm. Tanto la aceleración como las recuperaciones son muy brillantes y el nivel de ruido es muy bajo. Conviene destacar que este motor entrega nada menos que 51 mkg a ese régimen y se mantiene fornido hasta cerca del corte de inyección, situado a 4.000 rpm, sin que los consumos se resientan (anuncia una cifra de consumo en ciclo mixto de 7,2 litros/100 km, lo que no está nada mal para un modelo de 240 CV de potencia y1.610 kg de peso).

Lo que nos pareció algo extraño durante la presentación a la prensa por las carreteras de la Valpolicella italiana fue el tacto de la dirección de endurecimiento progresivo, quizá demasiado ligera para un modelo tan potente. Esta misma sensación la apreciamos en la variante deportiva S5, aunque las condiciones del tráfico de la zona no nos permitieron exprimir al límite las capacidades de estos propulsores. Esperamos con ansia que lleguen unidades de prueba a la redacción para efectuar una valoración más exhaustiva con mediciones propias del rendimiento, sonoridad, dimensiones, etc.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.