Publicidad

Los atascos, perjudiciales para la salud y para tu coche

Estar atascado con tu coche es algo perjudicial para la salud, pero también para la mecánica de cualquier vehículo. Te contamos cómo reducir estos daños.
Rubén Leal.

Twitter: @Rubenleal_motor -

Los atascos, perjudiciales para la salud y para tu coche

Cada año llega un estudio para contarnos cuánto tiempo pasamos en los atascos de las ciudades más grandes de España. El año pasado, la media de tiempo perdido en estos embotellamientos de coches fue de 18 horas, llegando incluso a estimar en 72 días el tiempo de vida que una persona perdería en España por culpa de estar atascado.

Y llegar tarde al trabajo, perder los nervios o la pérdida de la atención al volante no son las únicas cosas malas de la congestión del tráfico, sino que la contaminación dentro del habitáculo puede llegar a aumentar hasta un 40 por ciento más que cuando se está circulando a velocidad normal. Cerrar las ventanillas del coche y poner la ventilación en modo ‘recirculación’ del aire puede ayudar a que el aire que respiremos en el interior del coche esté algo más limpio.

Pero el aumento del tráfico, que tiene algo que ver con la ligera recuperación económica del país, también tiene efectos nocivos en la mecánica de los coches. Te enumeramos los elementos del automóvil que más sufren con los atascos que, en ocasiones, desembocan en graves averías.

Embrague: quedarse atascado durante aproximadamente una hora supone un mayor trabajo en la caja de cambios que conducir durante 1.000 kilómetros ininterrumpidos en autopista. Esto hace que el pedal del embrague sufra en exceso, con lo que aumenta el desgaste y las posibilidades de avería. Lo mejor es no arrancar con acelerones, pisar el pedal a fondo para cambiar y nunca quedarse parado con una velocidad engranada.

Caja de cambios: este sistema se ve sometido a un esfuerzo mayor cuanto más cambios de marcha se hagan, sobre todo en el paso de punto muerto a primera velocidad. El desgaste de este elemento del coche puede dar lugar a que las marchas terminen rascando al cambiar (engranajes con holgura), no se puedan insertar bien (fallo de las varillas) o incluso sean ‘escupidas’ por el sistema (desgaste en los sincronizadores).

Frenos: cuanto más se use el pedal del freno, más se desgastarán las pastillas y/o discos. Por tanto, en los atascos, en los que aceleramos y frenamos constantemente, estos elementos sufrirán más. Sólo nos quedará mantener la distancia de seguridad y no realizar frenadas bruscas para alargar la vida y el estado de los frenos.

Filtro de aire y sistema de refrigeración: el primero de ellos filtra el aire que llega al motor, mientras que el segundo lo enfría para evitar un sobrecalentamiento de la mecánica. De ahí la importancia de que tengas ambos elementos en las condiciones más óptimas, lo que permitirá una menor riesgo de averías importantes.

También te puede interesar

Las ciudades españolas con más atascos

¿Bajar la velocidad de 90 a 70 km/h hace que se contamine menos?

Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.