Publicidad

Así realizamos nuestras pruebas

Cientos de kilómetros recorridos, pruebas en circuito, equipos de medición... Así realizamos nuestras pruebas, así descubrimos qué se esconde detrás de cada coche. Todo para que tú tengas más claro qué modelo merece la pena comprar. Te abrimos las puertas de nuestro Centró Técnico.
-
Así realizamos nuestras pruebas
Ahora que estrenamos nuevo diseño de la sección de pruebas queremos explicarte con todo detalle cómo realizamos este trabajo. En los últimos 365 días, más de 400 coches han pasado por nuestras manos. Tú lees el artículo final, pero, para llegar hasta ahí, tenemos por delante unas duras jornadas: en circuito, en nuestro banco de pruebas y, cómo no, en la mesa de redacción.

Galería relacionada

Así realizamos nuestras pruebas

Para poder hablar de un modelo, no sólo hay que guiarse de impresiones subjetivas: los datos son fundamentales. Así podemos comparar cada coche con sus rivales con total justicia. Hay dos equipos de trabajo especializados en las pruebas de vehículos. Por un lado, el equipo de pruebas de redacción y, por otro, el Centro Técnico. Hoy por hoy, este departamento cuenta con una gran cantidad de instrumentos de medida (luego te hablaremos de todos ellos). Ten en cuenta que, además de las pruebas tipo o de las comparativas, también realizamos estudios específicos sobre la eficacia de la climatización, de los controles de estabilidad, de los neumáticos o, por ejemplo, de los sistemas de ahorro de combustible. Así realizamos nuestras pruebas:
No te pierdas este interactivo. Nuestro circuito de pruebas se encuentra en las instalaciones del Instituto de Tecnología Aeroespacial (INTA), cerca de Madrid. Allí disponemos de una pista circular donde realizamos pruebas de aceleración, adelantamientos y recuperación. También utilizamos este tramo para medir el ruido en el interior del vehículo. Además, hay un anillo de velocidad, en el que realizamos las pruebas de consumo.

Bautizada como la plataforma dinámica, contamos con una superficie de forma rectangular donde hacemos ejercicios extremos de conducción, para analizar la seguridad activa del vehículo. Ahí realizamos diversos eslalones, el famoso test del alce (un violento movimiento de esquiva cambiando de un carril a otro en un tiempo y distancia muy reducidos), comprobamos el máximo agarre en curva y hacemos pruebas de frenada. El INTA posee una pista específicamente diseñada para la homologación de los sistemas ABS de los coches y que nosotros utilizamos para nuestras pruebas de frenada en condiciones de baja adherencia. En la actualidad, seis personas forman parte de nuestro Centro Técnico. Pero no están solos: una de nuestras últimas adquisiciones son varios muñecos que, llenos de agua, pesan 70 kilos. Siempre nos acompañan y nos sirven para ver el comportamiento del vehículo en condiciones de carga con conducción violenta. Así, no ponemos en riesgo a los ocupantes. Para simular la carga del equipaje en el maletero, usamos sacos de tierra. El equipo de prestaciones es la herramienta más utilizada en nuestras pruebas, ya que calcula el comportamiento dinámico del vehículo. Mide desplazamientos y tiempos de forma combinada. Con ello, conocemos la velocidad del vehículo, su variación y la distancia que recorre combinadas con el factor tiempo.

Para la realización de pruebas de aceleración, frenada o recuperación, utilizamos una configuración compuesta por un ordenador portátil que fijamos mediante ventosas y articulaciones a la luna delantera y conectado al equipo Microsat que es el encargado de transmitirle la información de velocidad y la distancia recorrida. El probador selecciona el test a realizar y, viendo a la derecha de la pantalla la velocidad real del vehículo, sitúa éste a la velociad a la que se ha de iniciar el test para comenzar el ensayo. La velocidad del vehículo es medida por una antena GPS con una alta precisión y con una frecuencia de muestreo muy rápida, actualizando su información cada cinco centésimas de segundo. Para que el equipo valide la medida, tiene que estar conectado con un mínimo de cinco satélites. La molestia que perciben los ocupantes en el interior del vehículo es algo bastante delicado de cuantificar. Para ello, utilizamos un complejo equipo que registra tanto la intensidad el ruido en plazas delanteras y trasderas, como un análisis por frecuencias que es capaz de mostrarnos la presencia de vibraciones o resonancias que perciben los ocupantes. Los datos registrados en el disco duro de cada uno de los ocho ensayos a las velocidades establecidas durante adquisiciones de cinco segundos son luego analizados para valorar la calidad del ruido percibido. La calidad del ruido la representamos con un valor entre el 0 y 5 según sobresalga la vibración en alguna frecuencia concreta respecto al ruido general percibido. La molestia que nos ocasiona la presencia de algún elemento que entre en resonancia es mayor que la de un vehículo q suene más, pero que su ruido tenga cierta armonía. Por otra parte, el análisis del ruido nos permite conocer la calidad de comunicación entre los ocupantes.
¿Cuál es el coche que menos consume del mercado? ¿Cuál es la berlina con más maletero? ¿Qué modelo tiene la mejor frenada?

85 modelos a examen, de todas las categorías. Lo mejor y lo peor de cada coche...

Si quieres saber todos estos datos y muchos más, no te pierdas el Especial 2007 Pruebas de Autopista.

Consigue aquí un ejemplar:
llama al 902 360 666.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.