Publicidad

Así será el interior de los coches del futuro

Súbete con nosotros a bordo del coche del futuro. Te mostramos cómo será su interior: los asientos, las pantallas o los materiales que serán tendencia de aquí a unos años.
Teresa de Haro.

Twitter: @TeresaAutopista -

Así será el interior de los coches del futuro

Los próximos años vamos a asistir a una revolución completa del interior del automóvil. El habitáculo del futuro será conectado, intuitivo, adaptable, sensible, acogedor y proactivo y esto implicará cambios a todos los niveles, no sólo tecnológicos, también de materiales o incluso de configuración. Faurecia es uno de los actores principales en la arquitectura interior del automóvil y según sus previsiones este mercado moverá alrededor de 27.000 millones de euros de aquí a nueve años, en 2025. Esto es casi el doble de lo que mueve actualmente. Precisamente Faurecia, fabricante francés de equipamiento y soluciones para el automóvil, nos muestra cómo será el interior del automóvil del futuro.   

El interior de los coches del futuro: el asiento

La experiencia con el coche inteligente comienza desde el mismo momento en el que tomas asiento. El Active Wellness 2.0 desarrollado por Faurecia es un asiento capaz de monitorizar el estado físico y mental del conductor (ritmo cardiaco y respiratorio, temperatura, inclinación de la cabeza, inquietud, parpadeo…) y actuar en consonancia, aliviando el estrés o la somnolencia. A través de varios sensores, en el propio asiento o en el panel de instrumentos, Active Wellness 2.0 recoge y analiza los datos biométricos del conductor, memorizando su comportamiento y preferencias. Esto le permite predecir cómo va a estar más cómodo, atendiendo a su estado físico actual, momento del día, condiciones del viaje o, incluso, si circula en modo autónomo o semiautónomo. Si el asiento detecta malestar, estrés o mareo, puede actuar con medidas como el ajuste de la posición, un programa que incluye cinco masajes diferentes, más o menos ventilación, cambios en la iluminación o en el sonido ambiente.  

El interior de los coches del futuro: decoración funcional

Si, como todo apunta, el futuro pasa por el coche autónomo, Faurecia pone el acento en interiores en los que el conductor pueda interactuar con la tecnología a través de superficies inteligentes y una decoración funcional. Así, la consola central (con tecnología AMOLED) se mezcla con elementos decorativos. La pantalla de los instrumentos, también AMOLED, es ultrafina, consume menos energía que sus predecesoras, puede ser curva y está fabricada a partir de sendos materiales plásticos unidos entre sí para formar una pantalla rígida de gran resolución.

Totalmente desapercibida pasa la pantalla TFT de color negro que recorre parte del panel de instrumentos y muestra información relacionada con el sistema de infoentretenimiento o el smartphone del conductor. Desarrollada en colaboración con Magneti Marelli, sólo se muestra cuando se activa y permanece en un segundo plano, como un elemento decorativo más, mientras no está funcionando. Faurecia también se las ha ingeniado para transformar espacios de madera, aluminio o plástico para la vista en superficies inteligentes que esconden los controles de la climatización, por ejemplo. Ofrecen además una respuesta háptica o visual tras su activación, vibrando o iluminándose.   

El interior de los coches del futuro: siempre conectados

La transformación digital nos exige estar constantemente conectados, también en el coche. El interior del futuro está hiperconectado y esta conectividad pasa ineludiblemente por nuestros dispositivos personales. La arquitectura del habitáculo se adapta a las preferencias del conductor, también a su smartphone o tablet. Ya lo estamos viendo, pero en los próximos años los cargadores inalámbricos serán algo habitual y no tendrán que estar necesariamente situados en la consola central.

El interior de los coches del futuro: predictivo e inteligente

El coche del futuro tendrá que adaptarse a varios escenarios diferentes, siempre con el foco en la seguridad, el confort y el bienestar. Si el vehículo está en modo autónomo y el conductor quiere leer o dormir, por ejemplo, el asiento podrá ajustar el reposacabezas, el respaldo y los apoyabrazos a una posición más relajada. También deberá ser capaz de evaluar si el conductor está en disposición de recuperar el control del coche antes de abandonar el modo autónomo. Asimismo, el uso de sensores y la disponibilidad de una gran cantidad de datos permitirá que el habitáculo pueda desarrollar habilidades para anticiparse, aprender y adaptarse a cada ocupante y sus necesidades.

También te puede interesar

¿Cómo será el interior de un coche autónomo?

Volvo S90 Excellence: revolución interior (vídeo y fotos)

Los 10 mejores interiores de coches

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.