Publicidad

Así nos van a cazar en 2008

La DGT ultima la puesta a punto de un auténtico arsenal de “armas secretas” con el que espera controlar todos los excesos de velocidad que se produzcan en las carreteras españolas. Helicópteros, radares “invisibles”, de tramo… la tecnología más avanzada al servicio de la máxima recaudación.
-
Así nos van a cazar en 2008
El verano pasado ya lo advirtieron: “a principios de 2008 estará operativo el nuevo radar de helicóptero” ; por eso, hemos preguntado a la DGT sobre la fecha de entrada en funcionamiento del nuevo cinemómetro aéreo y, de momento, la respuesta es que el prototipo del MX-15 –cuyo coste asciende a 280.000 euros– sigue en fase de experimentación y está a la espera de ser homologado por el Centro Español de Metrología.
En la fase de pruebas el helicóptero de la DGT ya ha localizado algún coche a 216 km/h. En cualquier caso, Tráfico ha adelantado que el MX-15 se utilizará sobre todo en vías convencionales, de un solo carril en cada sentido, ya que son carreteras en las que suele ser más difícil establecer controles con los vehículos convencionales equipados con radar. También ha adelantado que, para captar la velocidad, el helicóptero mantiene aproximadamente la velocidad que lleva el vehículo, conservando una visión directa con el mismo.

El sistema resulta operativo incluso desde una altura de vuelo de mil pies –más de 300 metros– y hasta una distancia, en línea recta con el vehículo controlado, de un kilómetro. El MX-15 emplea tecnología láser y utiliza dos cámaras, una panorámica que facilita el seguimiento y captación de la velocidad y otra de detalle, dotada con un teleobjetivo, que permite leer la matrícula del vehículo. La aplicación de esta tecnología nunca se ha utilizado para sancionar a conductores, por eso en Tráfico hablan de un proyecto pionero, que no se ha empleado antes en otros países, una circunstancia que también se puede traducir en mayores inconvenientes, que alarguen más de lo previsto la fase de homologación. Aun así, en uno de sus últimos comunicados, la DGT insistía en “disponer a corto plazo de al menos un equipo MX-15 en cada uno de los siete centros que gestionan actualmente la regulación del tráfico y que se encuentran en Madrid, Valencia, Sevilla, Málaga, Zaragoza, Valladolid y A Coruña”.

Otro dispositivo sancionador que ya se emplea en Cataluña y que se va a extender a otros puntos de nuestra geografía es el nuevo “radar invisible” que utiliza unos sensores piezoeléctricos que van ocultos bajo el asfalto y que se activan al propio paso de los vehículos. Como no emite ningún tipo de señal constante, ni de onda, es imposible que sea detectado por ningún sistema “anti-radar” . Sólo un avisador de radares que disponga de las coordenadas GPS en las que se ubica podría advertir al conductor de su situación. Cuando un vehículo infractor es “cazado”, una videocámara más convencional situada, normalmente, detrás de un pórtico de información, graba una imagen digitalizada con la fecha, hora, velocidad... y la envía al centro de control. A veces, en el punto donde quedan enterrados los sensores se observan unas bandas que cruzan la calzada, pero que el conductor no puede reconocer a larga distancia. Este cinemómetro indetectable ya sanciona desde hace algún tiempo en Cataluña –A2, AP7, B10 y C31–, donde se han instalado seis controles en distintos tramos y también se utiliza en un túnel de Andorra.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.