Publicidad

Arranca la huelga de autobuses urbanos en Madrid

Cerca de un millón y medio de ciudadanos se verán afectados por la huelga iniciada esta madrugada por los más de 7.500 trabajadores de la Empresa Municipal de Transportes de Madrid (EMT). La Consejería de Transportes ha fijado unos servicios mínimos de entre el 50 y 60 por ciento.
-
Arranca la huelga de autobuses urbanos en Madrid
Los paros están convocados por todos los sindicatos que integran el comité de empresa (CC.OO., UGT, SICAM, CSI y Plataforma Sindical) ante la "falta de acuerdo" con la dirección sobre el convenio.
La Asamblea de Trabajadores, que se reunió por partida doble el jueves, ha ratificado que los paros de 24 horas continuarán los días 25 y 29 de febrero, 3 y 7 de marzo, mientras que serán parciales, de dos horas y media por turno, los días 27 de febrero, 5, 10 y 12 de marzo. El portavoz de CC.OO., Alberto Blanco, ha calificado los servicios mínimos de "abusivos" y ha añadido que el 60 por ciento de cobertura mínima sería como el 70 por ciento del "servicio real" que se presta a diario, porque "no se tiene en cuenta que todos los días hay turnos suprimidos y coches que no salen a la calle". Blanco también ha criticado la adjudicación del servicio mínimo a algunos trabajadores a los que les correspondía el día libre y que, por tanto, no están obligados a trabajar esa jornada. Por su parte, la EMT ha pedido "paciencia" para los madrileños y ha lamentado que se haya tenido que llegar a esta situación por la falta de acuerdo con los sindicatos. "No hemos tenido ninguna oportunidad y seguimos abiertos para cualquier tipo de negociación", han asegurado desde la dirección. Además, la empresa teme que se produzcan sabotajes después de la aparición de foros de Internet en los que los trabajadores daban consejos de cómo actuar a los piquetes y evitar así que los trabajadores pudiesen cumplir los servicios mínimos. Los sindicatos CGT y Actub anunciaron el pasado 12 de febrero la convocatoria de una huelga del 3 al 7 de marzo y cada jueves a partir de esa semana para reclamar los dos días de descanso semanal. El anuncio se hizo público en una asamblea en la que los conductores de autobuses de TMB rechazaron la propuesta de la empresa, que consiste en avanzar excepcionalmente en casi un año la negociación del nuevo convenio colectivo de autobuses —el actual tiene vigencia hasta el 31 de diciembre— y discutir en ese marco las pausas dentro de la jornada diaria de los conductores.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.