Publicidad

Alquiler de coche: cúrate en salud

Como todo 'buen' contrato, los de alquiler también tienen su correspondiente letra pequeña. No leerla bien puede suponer más de un quebradero de cabeza. Te contamos cómo ahorrarte disgustos este verano.
-
Alquiler de coche: cúrate en salud
Por fin llegan las vacaciones. Así que haces las maletas, organizas a la familia y te dispones a alquilar el coche que te permitirá moverte como pez en el agua en ese destino perdido de-la-mano-de-Dios que has elegido para disfrutar del periodo estival. Miras ofertas, anuncios… y crees que has encontrado el "rent a car" de tu vida. Pues cuidado, porque los problemas, en muchas ocasiones, empiezan aquí. Según la Unión de Consumidores de España (UCE), la publicidad engañosa es uno de los problemas más habituales que los usuarios tienen con las compañías de alquiler. Las empresas anuncian unos precios en sus folletos publicitarios que no se corresponden con el precio final del vehículo, ya que en ellos no se incluye el IVA, el combustible, los impuestos, el seguro obligatorio o la fianza. En muchas ocasiones esto se hace constar en la letra pequeña y, en otras, no aparece por ningún sitio. De esta forma, a la hora de pagar nos encontramos con alguna sorpresa.
Para no ser víctimas de la publicidad engañosa, hay que tomar ciertas medidas. Una de ellas es guardar los folletos donde se anuncia la alquiladora. Así, podremos probar que efectivamente la empresa alquiladora no cumple con lo prometido. Si todavía no hemos alquilado el coche, con el folleto se puede exigir que se mantenga la tarifa y la oferta anunciada. Pero, si la sorpresa nos la llevamos en el momento de abonar el importe, lo recomendable es pagar y presentar una reclamación en arbitraje de Consumo, aportando el mayor número de datos posible. También es muy útil guardarse el documento de la reserva, en caso de que la hubiera, en la que se especifiquen las características del vehículo, las fechas, el precio total del seguro, el IVA, el kilometraje ilimitado, etc. Los accidentes sufridos con un coche de alquiler son otra fuente muy recurrente de problemas. La mayoría de los conflictos de este tipo surgen cuando el seguro suscrito por el cliente es tan sólo "a terceros" y éste es el culpable o nadie reconoce la culpa. En estos casos, algunas compañías deciden, según UCE, retener la fianza indebidamente. En otras ocasiones, pretenden llegar a un acuerdo cuando la fianza está sólo para supuestos de deterioros o uso indebido del vehículo, pero no para accidentes. Otras optan por obligar al cliente a correr con los gastos que tuviese la compañía para reclamar por vía judicial la cantidad pertinente.

En caso de siniestro, lo primero que hay que hacer tras rellenar el parte de accidentes es comunicarlo inmediatamente a la empresa de alquiler. Ésta dispone de siete días para dar el parte a la aseguradora. Si el contrario reconoce la culpa, la empresa de alquiler no deberá exigirnos dinero, aunque es posible que retenga la fianza durante unos dos meses. Si no está clara la culpabilidad, además de retener la fianza, nos podrán reclamar el importe de la reparación del vehículo, si hemos contratado un seguro a terceros simple. Si observas alguna incorreción en la forma de actuar de la empresa de alquiladora, no dudes en reclamar ante Consumo. Para ello, resulta imprescindible guardar todos los resguardos y comprobantes. Un dato que resulta interesante conocer es que el Seguro Obligatorio de Accidentes a terceros, suscrito en el momento de firmar un contrato de alquiler, se puede ampliar con un seguro complementario de responsabilidad civil. Estos seguros no incluyen en ningún caso los daños al vehículo por colisión, robo o actos vandálicos, el robo de objetos personales y los daños de los ocupantes del propio vehículo. Las compañías suelen ofrecer ampliaciones a este seguro básico. Te recomendamos que estudies las posibilidades de ampliación que oferten y las contrates, sobre todo, teniendo en cuenta el uso que le vas a dar al coche. Aunque no se trata de un problema del que se reciban muchas quejas, en algunas ocasiones, los vehículos de alquiler presentan fallos mecánicos que provoca una avería grave. Desde un simple pinchazo hasta quedarnos sin líquido refrigerante o sin batería, son trastornos que impedirán, al menos durante un tiempo la marcha de nuestro viaje. Algunas compañías incluyen en el contrato de alquiler una cláusula en la que se dice que la empresa entrega el vehículo en buenas condiciones de uso. De esta forma, el cliente se ve obligado a admitir que el coche está en perfecto estado sin haber tenido la oportunidad de comprobarlo.

Lo peor de estos casos es que muchas veces es difícil determinar cuando una avería se debe a un deficiente mantenimiento y cuando se debe a un mal uso por parte del conductor. A veces es un poco de todo. En cualquier caso, recuerda que la mayoría de los contratos de alquiler incluyen la asistencia en carretera y, si el coche está dentro del periodo de garantía, también dispondrá de la asistencia de la marca. El teléfono de este servicio lo encontrarás dentro de la documentación del propio vehículo. En caso de no poder proseguir viaje, la empresa de alquiler, de acuerdo con el contrato firmado, te pondrá un vehículo de sustitución. De todas formas, ten en cuenta que la mayoría de las compañías se hacen cargo de los gastos originados en carretera por una avería de mantenimiento, previamente aprobados por la oficina de alquiler, presentando los recibos originales de pago. — El requisito mínimo para alquilar un vehículo es un año de antigüedad de carné, generalmente, aunque hay algunas compañías que añaden otro requisito más: haber cumplido los 25 años.
— Revisa detenidamente el contrato de alquiler. Lee atentamente las condiciones que debes cumplir. También se incluyen otras que son negociables. Si vas a visitar otro país con el coche, consulta la documentación por si no pudieras hacerlo.
— En el contrato, ha de figurar el estado general del coche y el equipamiento que incluye. Además, debes revisar bien el vehículo antes de conducirlo. Asegúrate de que no haya abollones, arañazos, etc. Cuando lo devuelvas puedes encontrarte con sorpresas desagradables, como que la compañía pretenda que te hagas tú cargo de los desperfectos que ha ocasionado otro usuario.
— El seguro que se incluye en el precio suele ser el básico: con coberturas como accidene, robo y fallecimiento o daños del titular y ocupantes, pero lo usual es que sea con franquicia. Entérate bien del importe de ésta por si te merece la pena contratar una extensión del seguro.
— Normalmente, se tiene que devolver el vehículo con el depósito lleno o bien pagar el repostaje. La mejor opción es la primera porque será más barata.
— Algunas compañías limitan el número de kilómetros que se recorren y si se superan hay que abonar la cantidad que fije la compañía.
— Hay una serie de extras que se pueden contratar, pero repercutirán en el precio del seguro, como el lugar de devolución del coche o el conductor adicional.
— La asistencia en viaje está incluida en el precio del alquiler y es efectiva las 24 horas del día.
— Mientras tengas alquilado el coche, te haces responsable de él en todos los sentidos. Así que ten cuidado con las multas.
— Si tienes cualquier problema mecánico con el coche, avisa inmediatamtente a la compañía. Si intentas solucionarlo por tu cuenta y riesgo y no consigues arreglar el coche, te pueden culpar a ti de la avería completa.

Pueden obligarnos a pagar un suplemento por:
— Carburante. Los contratos de alquiler no suelen incluir el carburante con lo que en caso de encontrarnos el depósito lleno deberemos devolverlo en las mismas condiciones. De no hacerlo así nos cobrarán un importe equivalente al propio carburante más un suplemento por el servicio.
— Recogida del vehículo en el aeropuerto.
— Recogida fuera del horario de oficina.
— Conductor adicional. En principio, las compañías no permiten conducir el vehículo a más de un conductor. Incluir otro más supone un suplemento variable.
— Recorrer más kilómetros de lo pactado en el contrato, si tenemos limitación.
De lo bueno lo mejor
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.