Publicidad

Alpine: Renault y Caterham se separan

No es oficial, pero según la prensa francesa todo indica que Renault y Caterham se separan: el Alpine no será un Caterham con otra estética y motorización propia. Y aparentemente, todos aliviados de dejar el matrimonio.
Miguel García Puente.

Twitter: @Miguelgpuente -

Alpine: Renault y Caterham se separan

¿Cómo rentabilizar la imagen de deportivo y de vanguardia tecnológica derivada de la presencia de Renault en Fórmula Uno? Esta pregunta ha sido una constante en Renault desde hace años, incluso en los periodos en blanco, en los que no estuvo presente en esta disciplina. Las variantes RS de sus modelos, esos Renault Sport, han venido llenando el hueco con buena aceptación, pero quizá se podría explotar mucho más el aura de deportividad alrededor de la presencia deportiva de Renault en la máxima disciplina.

Renault Clio RS frente a F1 de 2007

Resucitar Alpine

¿Y por qué no resucitar una marca como Alpine? La propia historia de Alpine como mata-gigantes encajaría perfectamente con esta necesidad de explotar la deportividad de Renault. Un coche pequeño, ligero, rápido, que fuera capaz de competir con grandes deportivos como el Porsche 911 a menor coste. Un coche capaz de hacer disfrutar de su conducción en cada utilización en carretera, pero sobre todo, susceptible de entrar en un circuito a realizar unas tandas sin desfallecer y volver rodando a casa, sin necesidad de remolque. Un útil para carreras de club... y lo que se le ponga por delante, a un precio relativamente contenido.

En Renault pensaron que había un fabricante que ya ofrecía eso: Caterham. Fiables, divertido, llenos de sensacionescapaces de rodar por la calle, pero con el circuito como su hábitat. Sus ventas eran de lo más saneadas y, además, distribuidas por el mundo. ¿Para qué inventar nada?¿No sería mejor unir fuerzas y aportar las ventajas de la economía de escala a Caterham y los conocimientos de compra y de logística de Renault?

Durante un tiempo el noviazgo Caterham-Renault parecía viento en popa. Ambas marcas tenían presencia en Fórmula Uno. Renault daba golpes de efecto rediseñando el concept-car Renault Dezir para dar lugar al Alpine A110-50 y vistiendo un chasis con el que poder hacer una mediática presentación durante un Gran Premio de Mónaco, con su embajador Alain Prost al volante.

Simultáneamente, el equipo Signatech daba sus primeras vueltas de rueda del A450 LMP2 mientras preparaba lo que debía finalmente ser una temporada 2013 victoriosa en la European Le Mans Series.

La separación de caminos en 2014 parece positivo para todos. Al entusiasta patrón de Caterham Tony Fernandes, ya con su diseño congelado, la parece que los pasos cautelosos y medidos de Renault son lentos. Ahora podrá seguir ampliando su consolidado mercado entre los deportivos. Entre tanto, ha desaparecido de Renault Carlos Tavares, verdadero entusiasta del automovilismo deportivo y presumible valedor del proyecto Alpine.

 

Tiempo extra

El renacimiento de Alpine se viene preparando desde muy atrás, pero por lo visto el diseño no convencía. Del lápiz del diseñador Van den Acker tendría que salir algo imperecedero, personal y sin perder algún hilo conductor con el aire venidero de Renault. Los técnicos de Renault tampoco entendían demasiado bien qué iba a aportar Caterham que no estuviera a su alcance. Hace ya mucho tiempo, allá por 1994, de un proyecto de investigación de materiales ligeros denominado MOSAIC con fondos europeos Eureka, se llevó a cabo un deportivo, el Renault Spider, ligero de motor central, sin ningún tipo de asistencias o comodidades. El Renault Spider de finales de los años 90 podría haber constituido en aquél momento un verdadero Alpine. Si ya se hizo una vez, ¿no se podría hacer otra, con los nuevos conocimientos y nuevos métodos?

Renault Spider

 

Esperando a Alpine

Mientras, los representantes sindicales han declarado que en la fábrica de Dieppe donde se debían fabricar los coches de Alpine y de Caterham se producirán entre 2016 y 2018 los Clio RS de fase dos.

Dado que Renault no fue rápido para hacer coincidir todo con el 50 aniversario de Alpine, seguro que pueden rehacer el calendario. Eso sí, ya no podrán fundir en las culatas de los F-1 la denominación Alpine, como en los inicios de la era turbo, porque ya no se ven. Pero, ¿verdad que un V6 resultante de "pegar" los dos motores tricilíndricos del Twingo, con cierta reminiscencia del F-1, sería un buen reclamo para un renacimiento de Alpine? Seguiremos a la espera.

Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.