Publicidad

Accidentes leves, ¿sólo un susto?

Terminan las vacaciones y regresamos a casa después de unos días de descanso. Millones de vehículos circulan por las carreteras españolas y muchos de ellos sufren pequeños accidentes. ¿Qué debemos hacer si nos ocurre?
-
Accidentes leves, ¿sólo un susto?
Pasado el susto, una vez en casa, llega el momento de decidir cómo actuamos para recibir la compensación económica que nos pueda corresponder, en función de los daños materiales y/o personales que hayamos sufrido.
En un accidente con resultado de lesiones: se puede recurrir a la vía civil o a la vía penal, aunque las asociaciones de conductores recomiendan esta última. El presidente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), Mario Arnaldo, asegura que lo más conveniente es activar el proceso penal porque ‘‘es más sencillo, rápido y, además, es gratis’’. Hay un plazo de seis meses para presentar la denuncia si no conseguimos llegar a un acuerdo sobre la cuantía de la indemnización con la compañía de seguros del responsable del siniestro. Es necesario el análisis de un médico forense que fije el alcance de las lesiones. En el procedimiento penal lo que se discute es, por un lado, la responsabilidad que ha tenido el conductor en cuestión en las lesiones causadas y, por otro, la indemnización que éste debe pagar a quien padece las heridas. La cuantía de dicha indemnización la fija anualmente el Ministerio de Economía y Hacienda a través de una resolución en la que se especifican las cantidades por muerte, lesiones permanentes e incapacidad temporal. En el caso de lesiones temporales, como puede ser un latigazo cervical o la fractura de algún hueso, la resolución de 2007 prevé una indemnización diaria durante la estancia hospitalaria de 61,97 euros más 50,35 euros por cada día de baja impeditiva, es decir, por cada jornada en la que la persona afectada esté incapacitada para desarrollar su ocupación o actividad habitual. Por último, para las no impeditivas, se contempla una indemnización de 27,12 euros por día. Si la lesión se convierte en permanente, a la hora de cobrar indemnización se aplica la baremación por puntos. El forense es el que decide cuántos puntos le corresponden al lesionado en función de los problemas que padece y que van de 1 a 100. Los valores de cada punto en euros también dependen de la edad de la víctima. Por ejemplo, si el accidentado es mayor de 65 años y el médico considera que le corresponde un punto, cobrará 515,88 euros, que es la cantidad mínima. En cambio, si el herido es un joven menor de 20 años y se le asignan 100 puntos, le corresponderá la cuantía máxima, 3.004,96 euros por cada punto, es decir 300.496 euros.

Existe un catálogo de lesiones que fija el número de puntos en relación con el alcance de las mismas: por ejemplo, si una persona sufre la amputación de una pierna, le corresponderán entre 55 y 60 puntos; si pierde totalmente la visión, se le asignan 85 puntos. Para una persona que ha sufrido una lesión medular que ha desembocado en una tetraplejia, la puntuación sería la máxima: 100 puntos. Pero ojo, porque éstas son las indemnizaciones básicas; la resolución del Ministerio de Economía incluye también una tabla de factores de corrección para las indemnizaciones por lesiones permanentes, de tal modo que, dependiendo de distintas circunstancias, como los perjuicios económicos que la lesión suponga para la víctima o el grado de invalidez que presente, recibirá también una compensación económica adicional. Pongamos un ejemplo: si el accidentado necesita la ayuda de otra persona para realizar su vida cotidiana, se contempla una indemnización de hasta 330.742 euros, más la compensación básica. A la hora de fijar la indemnización también se valora si ha habido gastos sanitarios, tales como medicamentos, collarines, etcétera, que también son incluidos en la cantidad total. Si en el accidente sólo hemos sufrido daños materiales, tan sólo se puede reclamar por la vía civil y hay un plazo de un año para presentar la demanda. AEA explica que el propietario del vehículo tiene derecho a que le dejen el coche tal y como estaba antes del siniestro. Esto, según Mario Arnaldo, ‘‘se puede hacer de dos maneras: reparando físicamente los daños o indemnizando con una cantidad de dinero’’. Pero las reparaciones físicas tienen un límite, porque, si el coste del arreglo es superior al valor actual de ese vehículo usado en el mercado, la indemnización no podría superar dicha cuantía. Eso sí, el usuario tiene derecho a un coche de sustitución mientras el coche está en el taller.

Pero, ¿qué ocurre si es un amigo o familiar nuestro quien ha provocado el siniestro por el que nos hemos visto afectados? Puede existir ‘‘reparo’’ a la hora de presentar una denuncia por vía penal, pero desde AEA recuerdan que, si se llega a un acuerdo con la aseguradora, existe la posibilidad, en un momento dado, de retirar dicha denuncia. Además, según Mario Arnaldo, ‘‘en las puertas de los juzgados se resuelven muchos casos’’. También se puede recurrir a la vía civil si se quiere evitar al amigo o familiar el mal trago de tener que pasar por el juzgado.

Muchas compañías incluyen en sus pólizas la defensa jurídica en caso de siniestro, pero no siempre la proporcionan. La mayoría de estos casos se producen cuando hay un accidente en el que se ven implicados dos o más vehículos asegurados a terceros en la misma compañía, o se trata de distinta empresa, pero debido a los acuerdos entre ellas, se niegan a reclamar el dinero al contrario. Si nos vemos en esta situación, debemos negociar con nuestra aseguradora la indemnización necesaria para reparar los daños de nuestro coche, aunque lo ideal es haber contratado, con antelación, este servicio en otra compañía independiente.

Debes saber que hay empresas que se dedican a tramitar todo lo relacionado con las indemnizaciones y los accidentes, como S.O.S Indemnización Accidentados. La mayoría de ellas informan en Internet de sus servicios y de cómo contactar con ellas (indemnizacionporaccidente.com o infoaccidentes.com son algunos ejemplos) .

Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.