Publicidad

Los accidentes, un mal de todos

El 24,9 por ciento de los españoles ha vivido algún accidente grave de tráfico en su entorno, y la mayoría de ellos se produjeron en su propia familia, según el estudio 'La vida después del accidente de tráfico', presentado durante el VI Foro contra la Violencia Vial que organizó en Madrid Stop Accidentes.
-
Los accidentes, un mal de todos
Según el estudio de la asociación Stop Accidentes, de las 1.200 personas entrevistadas en el estudio, el 5,8 por ciento afirmaron que el accidente grave lo había sufrido ellos mismos, el 2,3 por ciento su pareja, el 1,9 por ciento algún hijo, el 1,2 por ciento su padre o madre y el 7,8 por ciento otro familiar.
Mientras, un 4,3 por ciento de los encuestados señaló que la víctima del siniestro de tráfico fue un amigo íntimo, un 1,3 por ciento algún compañero y un 1,2 por ciento otra persona con la que mantenía una relación cercana. Los accidentes de tráfico más frecuentes son:
— la salida de la calzada (19,3 por ciento);
— el choque frontal entre vehículos (18,6 por ciento);
— el atropello (15,5 por ciento);
— el choque lateral (15 por ciento);
— la caída de moto o ciclomotor (12,1 por ciento); y
— el choque por detrás (11,9 por ciento).
Un 32 por ciento de estos accidentes provocó la muerte, un 34,2 tuvieron consecuencias graves y un 33,8 por ciento fueron leves. Por las consecuencias provocadas, los accidentes más graves fueron:
— los accidentes por choque frontal, que en un 35,2 por ciento causaron la muerte y en un 15,1 por ciento consecuencias graves;
— los atropellos, con una mortalidad del 16,2 por ciento;
— la caída de la moto, en la que murieron el 15,8 por ciento;
— la salida de la calzada, con un 14,8 por ciento de víctimas mortales;
— el choque lateral, con un 8,1 por ciento de mortalidad; y
— el choque por detrás, el tipo de accidente con consecuencias más leves, en el que el fallecimiento se produjo en un 3,7 por ciento. No obstante, uno de los autores del estudio Josep Maria Aragay de la Universitat de Barcelona señaló que las consecuencias físicas no son las únicas provocadas por los accidentes. Así, las lesiones psicológicas causadas por el accidente duraron algo más de tres años de promedio, y casi seis años en el caso de los accidentes graves, un tiempo algo mayor al de las lesiones físicas. Después de sufrir el accidente, el 57,8 por ciento de los accidentados se pudo reincorporar al trabajo, mientras que un 27,5 por ciento quedó con alguna discapacidad y el 14,7 por ciento con incapacidad total. Además, debido al accidente, el 48,5 por ciento sufrió secuelas psicológicas y un 35,1 por ciento secuelas físicas. Por vehículos implicados en el accidente, los más frecuentes son los que se producen sólo con un coche (31,5 por ciento), seguidos de los causados por el choque de dos coches (21,1 por ciento), con sólo otro vehículo (15,6 por ciento), con sólo la moto (11,9 por ciento), con una moto y un coche (11,6 por ciento) y, por último, accidentes multitudinarios en los que se ven implicados más de dos vehículos (8,2 por ciento). Lo que mejor valoran las personas que han sufrido un accidente es la asistencia sanitaria, que puntúan con un 6,6 sobre diez, el trato de la aseguradora (5,6) y el atestado policial (5,47). Las peores notas se lo llevan la valoración de la asistencia psicológica (4) y el proceso judicial (3,15), en los casos en que se produjo. En cuanto a propuestas para mejorar la vida de los accidentados, los encuestados aconsejan en primer lugar conseguir el compromiso de las aseguradoras para garantizas un mejor trato a las víctimas, mejorar la ayuda psicológica, el compromiso de los abogados y la ayuda psicológica al accidentado. Detrás de estas propuestas, los encuestados sitúan un servicio de mediación y un teléfono de ayuda. La presidenta de Stop Accidentes, Ana María Campo, afirmó que el estudio refleja que la necesidad de mejorar la asistencia a las víctimas de tráfico 'ya no es una opinión' exclusiva de las asociaciones de víctimas, y esperó que el trabajo sirva para 'despertar conciencias'. Por su parte, el experto en reconstruir accidentes de Stop Accidentes, Pedro Gutiérrez, recordó que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 30 años los accidentes de tráfico van a pasar de ser la novena a ser la tercera causa de mortalidad, y abogó por incluir en los atestados de accidentes las circunstancias de la vía que pudieron motivar el siniestro.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.