Publicidad

La discusión al volante igual a ir ebrio

Una discusión al volante con el copiloto reduce la atención del conductor en un 26%, lo que equivale a ir en el coche con más 0,5 gramos de alcohol en sangre, según el estudio 'Zen Driving', elaborado por Prevensis con el objetivo de demostrar --de forma cuantificada-- que detrás de cada accidente y de los comportamientos inseguros hay un componente emocional incontrolado.
-
La discusión al volante igual a ir ebrio
Así lo ha puesto de manifiesto el gerente de Prevensis, Jesús Gómez, durante la presentación del informe, que ha tenido lugar este lunes en Madrid. En este sentido, ha explicado que "las emociones pueden provocar situaciones similares a cuando conducimos con alcohol o drogas en el organismo". "Conducimos drogados por nuestras emociones", ha apostillado.

El estudio --patrocinado por la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (Unespa) en el II Premio de Seguridad Vial-- revela que solo siete de cada cien conductores mantienen un control emocional correcto y equilibrado a lo largo de su recorrido. Mientras, el 72% conduce con un control emocional bajo y el 17% restante lo hace sin ningún control emocional, "convirtiéndose --según añade Gómez-- en un peligro para si mismo y para el resto de conductores".

Por otra parte, se ha medido el impacto real de las principales distracciones al volante y entre los factores que más afectan a esa alteración se encuentran una conversación intensa por el móvil, que incrementa el riesgo de sufrir un accidente en un 41%, un altercado con otro conductor --37%-- o una conversación tensa con su acompañante --26%--. Además, concreta que los conductores alterados multiplican por 2,5 el número de multas de tráfico que reciben.

En el acto también han participado la directora general de Seguros y Fondos de Pensiones, Flavia Rodríguez-Ponga, la Fiscal de Seguridad Vial, Elena Agüero y la Presidenta de Unespa, Pilar González de Frutos. Esta última, ha reclamado a los conductores que presten especial atención a las conclusiones de este texto de cara a las salidas veraniegas en coche.

Los separados corren más al volante
El perfil común más positivo sería el de hombre casado de entre 37 y 50 años, aunque durante el estudio queda patente que el control emocional alcanza la verdadera plenitud a partir de los 55 años. En contra, el perfil común negativo sería el del soltero menor de 32 años, destacando que los más impulsivos son los jóvenes varones de menos de 25 años.

El estado civil también influye en los impulsos y, consecuentemente, en la velocidad, siendo los solteros los más despistados y los separados los más apresurados, quedando en un lugar intermedio y óptimo los casados o personas con pareja estable.

En cuanto al sexo, se registra un perfil negativo superior en mujeres, debido principalmente a la predisposición que presentan ante el volante, que es negativa en un 33 por ciento de los casos. En el caso de los hombres la actitud negativa viene asociada a la ira, mientras que en el de las mujeres, es hacia el miedo o la falta de seguridad.

En las conclusiones del estudio también se establece un 'ranking del enfado', en el que se explica que más altera al conductor es --por este orden-- tener un vehículo por detrás muy pegado, los atascos, la prisa por llegar a un destino, los vehículos que intentan colarse en una retención o en una incorporación, los que circulan a una velocidad que se considera lenta y los que no facilitan las incorporaciones o los cambios de carril.

La ‘conducción zen’ como alternativa
Por último, el estudio indica una serie de pautas y técnicas probadas que ayudan a la gente a una conducción más tranquila y segura que "varían y deben adaptarse a la personalidad de cada conductor". La mayor parte de las técnicas son de comportamiento y de estilo de conducción sencillas y de aplicación simple como, por ejemplo, dar una vuelta alrededor del coche antes de conducir, crear una frase que proyecte tu motivación o aprovechar las inercias de nuestro automóvil.

En concreto, sentirse cómodo al volante mejorará un 15% la atención; evitar distracciones, como puede ser apagar el móvil, mejorará el 35% de atención; no revolucionar el coche y evitar ruidos innecesarios mejorará el 18% la activación del conductor; y respirar con pausa mejorará en un 15% los niveles cardiacos, entre otros consejos a tener en cuenta.

"Conducir es una actividad completa compuesta por una parte física y una, mucho más amplia, parte intelectual. Las pautas del estudio 'Zen Driving' enseñan principalmente a conducir bien para desarrollar las capacidades y manejar mejor las emociones", ha concluido Gómez.
¿Qué opinas de esta noticia? Debate en los foros con otros aficionados al mundo del motor.
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.