Publicidad

Reducir la velocidad no reduce la contaminación

Reducir los límites de velocidad con el argumento de que se aminora la contaminación atmosférica “es una medida de cara a la galería y un ataque frontal al uso del automóvil”, a juicio de Faconauto, la patronal de los concesionarios automovilísticos.
-
Reducir la velocidad no reduce la contaminación
Faconauto ha replicado de este modo la decisión de la Generalitat de Cataluña de limitar la velocidad media a un máximo de 80 kilómetros por hora en la primera corona de Barcelona con el fin de reducir las emisiones contaminantes
Esta patronal rebate que la medida propuesta puede desembocar en efectos contrarios a los que persigue porque las velocidades lentas favorecen las congestiones de tráfico. A este respecto, Faconauto señala que el nivel óptimo de emisiones de los automóviles y camiones sólo se produce cuando el vehículo está lanzado y va a una velocidad de 90/100 kilómetros por hora. Faconauto explica que el ciclo óptimo de consumo se produce en las marchas largas, es decir en la quinta y la sexta, según el modelo de vehículo, mientras que en las marchas más cortas —primera, segunda y tercera— es cuando un coche o un camión gastan el máximo de carburante. La organización apela a un estudio elaborado por esta patronal que concluye que un vehículo medio puede gastar del orden de 30 litros en una conducción en primera, mientras que el consumo puede bajar hasta los 25 y 20 litros si va en segunda o tercera marcha, respectivamente en un recorrido de 100 kilómetros. Faconauto apunta otro efecto pernicioso de esta limitación de velocidad y es que pude incrementar los riesgos de accidentalidad, aunque admite que un exceso de la misma puede aumentar la gravedad del siniestro. Tras exponer que sólo un 15% de los accidentes de tráfico en las carreteras españolas se debe a un exceso de velocidad, se puntualiza que "está demostrado científicamente que la velocidad a la que se circula no es la causa de los accidentes, sino su dispersión, sobre todo si interviene más de un vehículo".

La limitación de velocidad favorece las congestiones de tráfico y los atascos, situaciones que elevan el riesgo de accidentalidad, con el añadido de que esas a bajas velocidades elevan el tiempo de descompresión de estas acumulaciones de tráfico.

El secretario general de Faconauto, Blas Vives, tras calificar de "incongruencia" estas limitaciones de velocidad, abogó por una adaptación inteligente y racional a las circunstancias del tráfico, la climatología, el estado del firme, el trazado de la carretera y la conciencia responsable del conductor. Faconauto reclama también "aumentar" el nivel de exigencia de las ITV, con una "liberalización efectiva" del sistema para mejorar la calidad del parque, y poner en marcha un "ambicioso" Plan de Renovación del parque.

Sobre las revisiones de la ITV, Faconauto se decanta por la aplicación del sistema mixto que se practica en Francia y Alemania, con una estricta separación entre inspección y funciones de reparación.

Con ello, la inspección se efectúa por peritos independientes que verifican el estado del vehículo, mientras que la reparación corre a cargo de organizaciones privadas autorizadas o instalaciones certificadas como concesionarios y talleres.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.